sábado, marzo 2, 2024
InicioYom YerushalayimJerusalem, y la profecía de David Ben Gurión

Jerusalem, y la profecía de David Ben Gurión

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
AMÉRICA: LA TIERRA PROMETIDA…
El nacimiento del Estado judío no fue un proceso fácil, incluso después de la Declaración Balfour (1917) en la que los británicos, y más tarde la Liga de Naciones (las «Naciones Unidas» de esa época) , reconocieron el derecho del pueblo judío a un Hogar Nacional y asignaron para la futura patria judía todo el territorio del Israel actual más el territorio de Jordania. Surgieron dos graves problemas: primero, la incesante violencia y la agresión de los árabes en su negativa a aceptar un Estado judío. Y segundo, el problema más grave fue que los líderes judíos como Jaim Weizmann o Herbert Samuel habían asegurado a las autoridades británicas que «una vez que tuvieran su tierra, Israel, los judíos llegarían rápido y en grandes cantidades Pero no fue así … Las condiciones de vida en Israel eran muy difíciles, y millones de judíos que escaparon de Europa eligieron buscar su destino en el continente americano…
LA COMISIÓN PEEL
En 1936 se estableció una comisión especial encabezada por Lord Robert Peel para reevaluar la situación del futuro estado judío y, lamentablemente, esta comisión concluyó que el proyecto de un estado judío no era posible  porque los judíos no estaban llegando: el plan debía ser abolido.  La comisión asignó solo un pequeño territorio, de ciudades practicamnte aisladas unas de otras , donde podrian seguir viviendo los pocos judíos que estaban allí. Este territorio equivale a un 17% del territorio de Israel hoy, como se puede ver ne este mapa en la zona anaranjada.
Pero milagrosamente, y antes de que esta división de territorios tuviera un carácter oficial y permanente, se canceló. ¿Por qué? Porque los árabes rechazaron la oferta de los ingleses de quedarse con el 75% del territorio de Israel en la actualidad.  Esto fue providencial porque si los arabes hubian aceptado esa divison, los judíos se hubieran quedado con un territorio atomizado, pequeño e indefendible, que los árabes ni huberian tardado en destruir con facilidad.
EL GRAN DISCURSO
De todos modos, hoy quiero contarles el impresionante (pero no muy conocido) discurso que pronunció David Ben Gurion ante la comisión Peel para convencer a los ingleses de que el regreso de los judíos a Israel podía llevar tiempo, pero que era inminente. El argumento utilizado por Ben Gurion fue el valor de la memoria histórica para el pueblo judío, que no nos permite olvidarnos ni de nuestros orígenes ni de nuestro destino final. Para ilustrar este punto, Ben Gurion usó inteligentemente el ejemplo del «Mayflower». Los primeros colonos ingleses llegaron a América en esta famosa embarcación en 1620, que representa la historia fundacional de los Estados Unidos y el dato más importante para establecer y comprender el vínculo entre los Estados Unidos e Inglaterra.
TRIVIA BRITÁNICA
Ben Gurion se dirigió a los representantes ingleses y estadounidenses y les dijo : “Hace más de 300 años, un barco, cuyo nombre era ‘Mayflower’, llegó al Nuevo Mundo. La llegada del Mayflower a Plymouth Rock fue uno de los acontecimientos históricos más importantes de la historia de Inglaterra y de los Estados Unidos de América (ver aquí). Pero me gustaría preguntar a cualquier caballero inglés aquí en el comité: ¿Qué día partió el Mayflower desde el puerto británico? Y me gustaría preguntarles a los estadounidenses: ¿saben exactamente cuándo llegó el Mayflower al nuevo mundo? ¿O cuántas personas había en ese barco? ¿Quién era el capitán? ¿Cuánto tiempo duró el viaje? ¿Qué tipo de comida trajeron para comer en el barco?”
LA PROFECÍA DE BEN GURION
Y Ben Gurion continuó: “Hace más de 3300 años, mucho antes de la partida del Mayflower, nuestro pueblo abandonó Egipto, y cualquier niño judío en el mundo, dondequiera que esté, sabe qué día dejamos Egipto, cuántos éramos los judíos en ese momento, quién era nuestro líder, cuánto duró el viaje e incluso qué comida comieron nuestros antepasados cuando partieron. Es más: todavía seguimos comiendo esa misma comida todos los años en el aniversario de la salida de Egipto. Y celebramos este evento con una cena festiva donde contamos a nuestros hijos y nietos la historia de nuestros inicios  para asegurarnos de que nunca la olvidarán. Y al final de esa ceremonia decimos una frase muy famosa: ‘El año que viene en Jerusalem’. Ahora estamos atrapados en la Unión Soviética o Alemania, donde Hitler nos está destruyendo, y todavía estamos esparcidos por todo el mundo. Pero aunque ahora mismo nuestro regreso a la tierra de Israel parezca imposible, eventualmente, el año que viene o el próximo, regresaremos a Israel, porque de la misma manera que nunca olvidamos nuestro origen, nunca olvidaremos nuestro destino final: Jerusalem“.
Así lo predijo Ben Gurión y, Baruj HaShem, así fue…
Rab Yosef Bittón
RELATED ARTICLES