Maimónides, Bar Kojbá y el Mashiaj (Parte 3)

0
159
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

LAS GUERRAS DE DIOS

Ya hemos mencionado dos elementos que caracterizan al Mesías que esperamos los judíos:

(1) El Mashíaj será un monarca o líder político judío, descendiente del rey David.

(2) Su misión como líder  será restablecer la Torá como Constitución del pueblo judío.

El tercer elemento mencionado por Maimónides es que

(3) El Mesías  “luchará las guerras de Dios” (‘לוחם מלחמות ה’)

¿Qué significa “las guerras de Dios”?

Esta expresión hebrea es una clara alusión a las batallas militares que el pueblo judío libra contra sus enemigos. Estas batallas se llaman las guerras «de Dios», ya que los enemigos de Israel son los enemigos de Dios. ¿Por qué? Porque quien ataca al pueblo judío se rebela contra la voluntad de Dios, quien eligió a Israel como su pueblo, y prometió protegerlo (este es el tema del famoso Salmo 2 de Tehilim).

LA DIFERENCIA ENTRE EL FALSO Y EL VERDADERO MESÍAS

Aclaremos que las guerras de Dios no son “batallas espirituales” o guerras en sentido metafórico. El Mesías judío no va a ser el jefe de un “Ejército de Salvación” judío o algo así. Las guerras de HaShem son verdaderas batallas militares que los judíos libramos para recuperar o defender nuestra soberanía, como venimos haciendo en Israel desde 1948 (ver H. Melajim 4:10, 7:15). En el texto que estamos analizando (ver más abajo), Maimónides menciona explícitamente dos figuras históricas en referencia al Mesías: el Rey David y Bar Kojbá (ca. 90 -135 de la era común), ambos sirvieron como comandantes en jefe del ejército judío y lucharon contra los enemigos de Israel.

TODO SOBRE BAR KOJBA

Exploremos ahora un poco más en profundidad, qué vieron los rabinos en Bar Kojbá para considerarlo el Mesías.

1. Era descendiente de la casa de David. Si hubiera triunfado contra los romanos, habría sido designado (y ungido) por los judíos como rey legítimo de Israel.

2. La principal intención de la rebelión encabezada por Bar Kojbá era restaurar la observancia de la religión judía. En su época (125 – 138 de la era común) los romanos habían prohibido bajo pena de muerte la observancia de cualquier mandamiento o ceremonia de la Torá: incluyendo el Berit Mila, Shabat, etc.

3. Bar Kojbá era un guerrero. Comenzó y lideró la rebelión contra los romanos, que al principio tuvo un éxito rotundo, y logró restaurar la soberanía judía sobre la tierra de Israel durante unos tres años. Bar Kojbá fue el comandante en jefe del último ejército judío, antes de 1948. Pero luego fue derrotado y asesinado. La derrota de Bar Kojbá es una de las cinco tragedias por las que nos lamentamos el 9 de Ab. Bar Kojbá, explica Maimónides, inicialmente contó con el apoyo de Ribbí Aquibá, pero no tuvo el mérito suficiente para tener éxito en su misión ( נהרג בעוונות). Cuando eso sucedió, los rabinos dijeron que aunque ellos consideraron a Bar Kojbá como el Mesías, su muerte demostró que no lo era. Lo llamaron entonces “Bar Koziba”, es decir: “el que provocó el desengaño” de los que creían que él era en realidad el Mesías.

¿QUÉ LE FALTÓ A BAR KOJBA?

Para que un líder judío sea declarado y ungido (coronado) como el Mesías, tendría que:

(4) Restaurar completamente la vida religiosa judía en un Israel soberano, es decir: reconstruir el Bet haMiqdash.

(5) Y una vez que logre esto, debería traer (o atraer) a todos los refugiados judíos, dispersos por todo el mundo, a la tierra de Israel (o al menos, creo, los judíos deberían tener la oportunidad de regresar a la tierra de Israel).

Ahora, el perfil del Mashíaj debería resultar un poco más completa: el verdadero Mesías que estamos esperando los judíos será: un líder (1) político, (2) religioso y (3) militar del pueblo judío.

¿POR QUÉ BAR KOJBA?
Los rabinos nunca escribieron explícitamente las condiciones y características del Mashíaj. Por otro lado, explica Maimónides, los más grandes rabinos de todos los tiempos, como Ribbí Aquibá y los Sabios de su generación, “creían que Shimon Bar Kojbá era el Mashíaj”. Y como no hubo otras personalidades en la historia judía que hayan sido consideradas candidatas a Mashiaj por la mayoría de los grandes rabinos de su generación (el caso del impostor Shabbetay Zevi -1626-1676- es una historia aparte que merece una larga explicación) esta identificación rabínica representa “un precedente legal” para determinar en el futuro las características que debemos encontrar en un líder judío para considerarlo como el Mashíaj (y/o para rechazar a los pseudo-mesías).

Por último, creo que si tomamos en serio la figura de Bar Kojbá como modelo del Mesías, parecería que para Maimónides el futuro Mashiaj que estamos esperando debería ser un líder militar “activo” en el ejército de Israel , o al menos tener la autoridad sobre el ejército de Israel cuando Israel lucha contra sus enemigos.