Shabbat: del fuego a la eletricidad

0
3163
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
לא תבערו אש בכל מושבותיכם ביום השבת
Hay 39 categorías de actividades prohibidas en Shabbat. Estas actividades son llamadas «melajot».  «Melajot» no son «trabajos». Estas «melajot» no consisten necesariamente en una tarea que requiere un esfuerzo físico, como popularmente se cree. Las «melajot» son en realidad actividades creativas, algunas de ellas no demandan un esfuerzo físico por ejemplo: escribir, cocinar,  coser, etc.
Una de estas 39 melajot, tal vez la más conocida, está mencionada en la Perashá de esta semana (Shemot 35: 3): 
 
«No encenderéis fuego, en ninguna de tus residencias, en el día de Shabbat». 
 
Lo que tiene de especial esta melajá (singular de melajot) es que es la única que fue descrita explícitamente  en la Torá.  Todas las demás melajot se deducen directa o indirectamente de la construcción del Mishkán. Es decir, toda actividad que se realizó para construir el Templo en el desierto (el Tabernáculo) constituye una tarea prohibida durante Shabbat. 
Algo que también debemos saber es que cada categoría de melajá (ab melajá) incluye también sus derivados o sus extensiones, en hebreo «toledot».  Esto quiere decir que las melajot no se limitan a esa tarea específica, sino que las 39 categorías incluyen muchas otras actividades que pertenecen a esa misma categoría de actividad.
Si bien este tema es muy complejo, vamos a dar un ejemplo sencillo:  La categoría de «escribir» (hakoteb). Dentro de escribir esta incluido también trazar, dibujar, imprimir (usar un sello, por ejemplo). Y aunque en los tiempos del Talmud no existía la tecnología moderna, los rabinos contemporáneos entienden que la melajá de escribir también incluye la prohibición de  usar una maquina de escribir, una computadora (aparte de la prohibición de usar electricidad) , escribir un text en un  teléfono celular, sacar una foto (sería como imprimir un sello) o grabar una conversación.
Ahora que quizás entendimos el concepto de las «extensiones» de una melajá, podemos comprender mejor por qué la activación de una luz incandescente (= luz producida por el calor) o el encendido de un artefacto eléctrico, se considera una extensión (toladá) de la prohibición bíblica de encender un fuego.

El fuego es uno de los agentes más importante a la hora de modificar o mejorar algo. Los metales son modificados por el fuego, los alimentos se preparan usando fuego, el frío se combate con el fuego. Usando el mismo principio del fuego, «calor y energía», el hombre moderno inventó 
máquinas activadas y movidas por vapor, carbón, combustibles y en nuestros días por la electricidad. La pregunta es: una fuente de calor o energía que no produce una llama, ¿está incluida dentro de la melajá «encender un fuego»?
Si bien los Rabinos contemporáneos discuten algunos tecnicismos, como ser ¿a qué categoría pertenecen estas prohibiciones (Bíblicas, rabínicas, beniyá, etc)  hay un consenso total acerca de la prohibición de la activación de cualquier forma de energía eléctrica o combustión en Shabbat.
Esta consideración está basada en el hecho que en la Guemará (siglo V de la era común) se discutió un caso muy interesante: ¿qué pasa si se usa en Shabbat, por ejemplo para hervir agua, una barra de metal caliente? Los rabinos entendieron que si bien no se trata del fuego mismo, es decir, «no hay una llama», esa barra metálica incandescente actúa de la  misma manera que el fuego (calentando, y actuando como una fuente de energía) y por lo tanto determinaron que esa barra caliente se considera una extensión de la categoría fuego «(Ver Masejet Shabbat 41a).
Sobre la base de esta Mishná y otras fuentes talmúdicas que definen como «fuego» a algo caliente o a una fuente de energía, Maimónides (1135-1204) afirmó: «El que calienta un barra de metal para templar el agua en ella ha violado la prohibición bíblica de encender un fuego» (MT, Shabbat 12:1). Ya que esta barra incandescente se considera definitivamente una extensión de la melajá «fuego»,  aunque no produce una llama
Para que sea más sencillo para el lector hispanoparlante entender por qué la utilización de todos los aparatos electrónicos se considera una extensión de la categoría de «encender» un fuego, tomemos en cuenta que cuando nos referimos a la activación de un aparato electrónico o un automóvil empleamos el mismo verbo que la Torá usó en la Parasha de esta semana para la utilización del fuego: «encender» o «prender». Decimos: encender la luz, aunque no se trata de un fuego real; prender el motor, aunque no hay llamas visibles; prender la radio, prender el celular, encender o prender y apagar la computadora, etc