lunes, mayo 27, 2024
InicioIsraelUna nota de agradecimiento a los manifestantes de los Campus universitarios en...

Una nota de agradecimiento a los manifestantes de los Campus universitarios en EEUU

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

7 de mayo de 2024. Por Bret Stephens Columnista de Opinión del New York Times

Queridos manifestantes anti-Israel en el campus: Aunque puede que tarden algunos años en darse cuenta, los partidarios de Israel como yo tenemos razones para agradecer a los anti-sionistas militantes como ustedes. Recientemente, un amigo me preguntó qué habría pensado de sus protestas si no hubieran sido tan fervientemente unilaterales. Si, por ejemplo, los grupos de estudiantes pro-palestinos en Harvard y Columbia no hubieran condenado a Israel inmediatamente después de la peor masacre de judíos desde el Holocausto. O si los estudiantes y profesores judíos no hubieran enfrentado violencia, acoso e imágenes antisemitas de ustedes o sus aliados, desde Harvard hasta Columbia, Berkeley y Stanford. O si hubieran hecho un punto de reconocer la realidad de las violaciones del 7 de octubre o el sufrimiento de los rehenes de Israel y sus familias mientras exigían su retorno seguro. O si ustedes consistentemente condenaran y se distanciaran de Hamas. O si todos ustedes simplemente hubieran seguido las reglas que les otorgan todo el derecho a la libre expresión sin pisotear los derechos de los demás a un campus seguro y abierto.

En resumen, ¿qué pasaría si sus protestas se hubieran centrado en las políticas de Israel, ya sea en Gaza o en Cisjordania, en lugar de exigir la eliminación completa de Israel como un estado judío? ¿Qué pasaría si hubieran evitado demonizar a cualquiera que apoye el derecho de Israel a existir — lo que incluye a la gran mayoría de los judíos — como nazis modernos? En ese caso, le dije a mi amigo, habría estado en desacuerdo con sus opiniones pero no las habría despreciado. Tampoco lo habría hecho una amplia pluralidad de estadounidenses, incluyendo a muchos a mi izquierda. El resultado podría haber sido un movimiento que habría tenido argumentos más sólidos y un mayor impacto. Habrían podido convencer a los indecisos sobre su causa. Y yo habría tenido que luchar más duro para defender mi caso de que Israel debe deshacerse de Hamas. Me doy cuenta de que esto no es como algunos de ustedes lo ven. Los más radicales entre ustedes quieren «agudizar las contradicciones», como dicen los marxistas. Su verdadero objetivo no es moldear la política del gobierno de EE. UU., al menos a corto plazo. Lo que ustedes realmente quieren hacer es normalizar el anti-sionismo, especialmente en los campus universitarios de élite, mientras esperan que el mayor beneficio llegue en 20 o 30 años, cuando aquellos a quienes han convertido a su causa se conviertan en senadores, gobernadores y presidentes de universidades.

Pero el problema con agudizar las contradicciones es que las contradicciones que están agudizando son las suyas propias. Por cada estudiante que se volvió ardientemente pro-palestino durante las protestas, otro, quizás un estudiante judío con sentimientos previamente indiferentes sobre Israel, finalmente vio la conexión entre el antisemitismo y el anti-sionismo. Por cada profesor que ha aparecido en su campamento para prestar apoyo, han perdido a un liberal de mente abierta con su eslogan de estilo maoísta y su desdén arrogante por los temores genuinos de algunos de sus compañeros judíos. Y por cada ceremonia de graduación cuya cancelación han forzado efectivamente, o que intentan arruinar, miles de estudiantes apolíticos — que no pudieron tener una graduación de secundaria adecuada gracias al Covid — han tomado un intenso y permanente desagrado hacia ustedes y todo lo que representan. En resumen, si agudizar las contradicciones es el juego que están jugando, está pagando mayores dividendos para mi lado que para el suyo. También es nada nuevo. Esas protestas de 1968 que están tratando de emular? Lo que principalmente ayudaron a lograr fue la elección de Richard Nixon seguido por casi 40 años consecutivos de gobierno de derecha en los Estados Unidos. Ni siquiera es la única ayuda que están dando a mi lado.

Soy sionista no solo porque apoyo el derecho de Israel a existir como un estado judío — un punto abstracto sobre otro país. También soy sionista por las razones más personales: porque veo a Israel como una póliza de seguro para cada familia judía, incluida la mía, que ha sufrido persecución y exilio en el pasado y entiende que podríamos no estar seguros para siempre en nuestros países anfitriones. Para cualquiera con una memoria histórica de Francia hasta Dreyfus, Alemania hasta Hitler o Irán hasta Khomeini, ese tipo de seguro es algo que los judíos no pueden permitirse perder. Lo que sucedió el 7 de octubre sacudió mi fe en la calidad de ese seguro: después de todo, ¿para qué existe el estado israelí si no es para proteger a su gente del tipo de carnicería que sufrieron ese día? Pero lo que sucedió el 8 de octubre — el momento en que comenzaron sus protestas — renovó esa fe, porque me dio un vistazo de lo que EEUU podría llegar a ser para los judíos, al menos si gente como usted llegara a tener poder real.

Entiendo que muchos, si no la mayoría de ustedes, se ven a sí mismos como idealistas dedicados que quieren poner fin al sufrimiento de los palestinos, abogar por la igualdad y oponerse a todas las formas de intolerancia. Hay formas en que podrían hacer eso sin hacer causa común con personas que odian a los judíos, quieren matarnos y a menudo lo hacen. Apoyar una solución de dos estados sería una de esas formas. Insistir en que los palestinos merecen mejores líderes que Hamas es otra. Construir puentes con los israelíes es una tercera. En cambio, sin saberlo, son mi recordatorio diario de para qué, sobre qué y contra qué es mi sionismo. Por eso, si no por otra cosa, gracias.

Bret Stephens es columnista de opinión del Times, escribe sobre política exterior, política doméstica y cuestiones culturales.

RELATED ARTICLES