lunes, mayo 20, 2024
InicioShemotEl primer discurso antisemita

El primer discurso antisemita

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Un tiempo después de la muerte de Yosef, hubo un cambio de gobierno en Egipto, aparentemente se trataba de una nueva dinastía de faraones, que tomó o recuperó el gobierno por la fuerza. Como siempre pasa en la política, el nuevo gobierno se comportó con hostilidad con los aliados del gobierno anterior. Entre ellos, los judíos que durante el gobierno anterior gozaron de una época de prosperidad, fertilidad y prominencia extraordinaria.

Desde este punto de vista, la animosidad del Faraón hacia los judíos no fue un tema personal sino político. Los tiranos y dictadores siempre precisan de un enemigo externo, una amenaza imaginaria, para crear pánico y odio en su pueblo, y así manipularlos mejor y mantenerse en el poder.

Pero la invención de un enemigo, tan necesaria para el tirano, necesita de una intensa propaganda. En el caso del Faraón, tuvo que reescribir la historia (revisionismo) y lograr la demonización de los judíos. La misión era difícil, porque en el pasado reciente Yosef, un miembro del pueblo hebreo, había salvado a Egipto de una tremenda hambruna. Por otro lado, los judíos habían cometido un pecado capital que los dejaba expuestos: habían triunfado económicamente. Así que aquí el faraón utilizó otro sentimiento que galvaniza a las masas y genera el odio: la envidia.

Veamos:

וַיֹּ֖אמֶר אֶל־עַמּ֑וֹ הִנֵּ֗ה עַ֚ם בְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֔ל רַ֥ב וְעָצ֖וּם מִמֶּֽנּוּ׃

Éxodo 1: (9) “y [el Faraón] le dijo a su pueblo: vean ahora, el pueblo de los hijos de Israel es más numeroso y más rico que nosotros.

DEMAGOGIA

El Faraón le dijo a ‘su’ pueblo. Nótese que el Faraón NO se dirige a su corte, a su congreso o a su gabinete, como lo hace en otras ocasiones. El Faraón está en modo propaganda, y por eso, excepcionalmente, le habla directamente al pueblo, por cadena nacional, diarios hoy, ya que necesita cambiar la opinión de su gente sobre los judíos y transformarlos en los enemigos del pueblo. Ahora llegan las venenosas acusaciones.

LOS JUDÍOS SON XENOFOBOS

El Faraón le dijo a ‘su’ pueblo. He aquí ‘un pueblo», los hijos de Israel. Los judíos vivíamos en Goshen porque seguimos nuestras propias tradiciones y costumbres, no por elitistas ni desleales a Egipto. El Faraón, sin embargo, toma esta característica de los judíos (probablemente enfatizando la endogamia: que los judíos se casan entre sí) y afirma que los judíos NO son parte de nuestro pueblo egipcio. Los difama y los trata de xenófobos y cerrados. El primer paso para transformarlos en el enemigo.

DEMASIADOS JUDÍOS

Luego el Faraón dice que los judíos son muy numerosos: “Son más que nosotros”, miente el faraón. Al igual que los antisemitas modernos, el Faraón exagera deliberadamente el número de judíos para infundir más recelo y desconfianza. Los judíos son una amenaza demográfica.

!EL DINERO JUDIO ES NUESTRO!

Luego el Faraón remata su caracterización de los judíos como demasiado poderosos. Y para hacerlo más tóxico, y rematar la idea, repite la mantra antisemita: los judíos se hicieron ricos por nosotros, es decir, los judíos se hicieron ricos quitándonos nuestro dinero.

Una vez que terminó de hablar del dinero y el poder de los judíos, todavía tiene que mencionar dos prejuicios más, acerca del carácter y la no lealtad de los judíos.

י הָ֥בָה נִֽתְחַכְּמָ֖ה ל֑וֹ פֶּן־יִרְבֶּ֗ה וְהָיָ֞הכִּֽי־תִקְרֶ֤אנָה מִלְחָמָה֙ וְנוֹסַ֤ף גַּם־הוּא֙ עַל־שֹׂ֣נְאֵ֔ינוּ וְנִלְחַם־בָּ֖נוּ וְעָלָ֥ה מִן־הָאָֽרֶץ

(10) «Seamos, pues, más astutos que ellos, no sea que se multipliquen y en caso de guerra, se unan con nuestros enemigos, peleen contra nosotros y se apoderen del país (ve’ala min ha-aretz).”

LOS JUDIOS SON ASTUTOS

El Faraón dice indirectamente que los judíos son maliciosamente inteligentes, «vivos». Y con astucia explotaron a los egipcios y tomaron su dinero. «Ahora es el momento de hacerles pagar y recuperar lo nuestro. Y la única manera de lidiar con los judíos es ser más astutos que ellos.» Todo esto, por supuesto, crea en el pueblo egipcio un tremendo odio hacia los judíos, especialmente de las clases más pobres, que debe haber sido la mayoría.

LOS JUDÍOS SON DESLEALES Y AMBICIOSOS

Y ahora llega la estocada final del Faraón, la más conocida acusación antisemita. «Los judíos, en la eventualidad de una guerra, nos traicionarán. Se unirán a nuestros enemigos y pelearán contra nosotros. Y cuando alcancen la victoria se «alzarán de la tierra», es decir, tomarán el poder.

La Torá resume toda la venenosa propaganda antisemitas del Faraón, digna de «Los protocolos de los sabios de Zion” en solo 2 versículos.

Y tres versículos más adelante (Éxodo 1:12) vemos el resultado de la propaganda antisemita. “vayaqutsu «…y los egipcios sintieron odio (desprecio) por los hijos de Israel». El terreno mental de los egipcios está ahora sembrado con propaganda antisemita. El Faraón está listo para cosechar la solución final, el genocidio de los judíos, empezando por sus recien nacidos. Y ningún egipcio se va a oponer. Son todos colaboradores.

¡Misión cumplida!

La Torá describe todo esto brevemente pero con una escalofriante precisión, que nos deja atónitos. Porque de alguna increíble manera, el discurso del Faraón y sus argumentos siguen siendo el repertorio habitual de los antisemitas modernos, 3500 años después.

Rab Yosef Bittón

RELATED ARTICLES