lunes, mayo 27, 2024
InicioPesaj 5783La esclavitud en Egipto y los campos de concentración en Europa

La esclavitud en Egipto y los campos de concentración en Europa

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
ÉXODO 1:11 Entonces los egipcios impusieron sobre [los judíos] capataces para [obligarlos a trabajar] y debilitarlos con duro trabajo. Y los judíos edificaron para Faraón las ciudades fortificadas de Pitom y Ramsés.
 
En la primera fase de la “solución final” del Faraón, el pueblo de Israel todavía no estaba técnicamente esclavizado por el Faraón. De hecho, en Éxodo Capítulo 1:11-12, la palabra “esclavitud” o “cautiverio” no se menciona en el texto. Sin embargo, el texto hebreo enfatiza la palabra “impuestos” (missim). De hecho, los israelitas trabajaron para Faraón, construyendo Pitom y Ramsés. Pero esta forma de trabajo forzado era un procedimiento legal y legítimo: se trataba de una forma de pagar impuestos. El Faraón, por lo tanto, como clausure soberano tenía pleno derecho a exigir de sus súbditos cualquier servicio: incorporarse al ejército para defender sus territorios o trabajar en las obras de construcción que él considerara necesarias. Como vimos en el discurso de Faraón, los judíos eran extranjeros y los egipcios no confiaban en ellos; por lo tanto, tenían que contribuir con mano de obra en lugar de, por ejemplo, servir en el ejército egipcio. En esta primera fase, la labor de los judíos consistió en construir las ciudades de Pitom y Ramsés, que según la interpretación más aceptada eran fortificaciones de uso militar-ciudades de guarnición. Estas fortificaciones seguramente no fueron construidas con adobes comunes sino con piedras talladas. Podríamos suponer que los judíos trabajaban en las canteras extrayendo las rocas, esculpiéndolas, transportando las piedras pesadas y construyendo estructuras fortificadas.
 
Pero debemos tener en cuenta que, aunque estos impuestos a los judíos era un acto completamente legal, el verdadero propósito final detrás de este trabajo forzado lo era. Cuando el Faraón pronunció su infame discurso (Éxodo 1: 9-10) advirtiendo a su pueblo sobre la amenaza que representaban los judíos para Egipto debido a su creciente crecimiento demográfico y riqueza, propuso un plan estratégico para (הבה נתחכמה לו) y debilitar a los judíos, financiera y demográficamente, obligándolos a trabajar en la construcción de Pitom y Ramsés y forzarlos así a abandonar sus trabajos, obligándolos a dormir en los campos lejos de casa. De esta manera sofisticada y no violenta, el poder y la tasa de natalidad de los judíos se reduciría significativamente. Sin embargo, como dice explícitamente la Torá en el siguiente versículo, los judíos de alguna manera se las arreglaron para que el plan del Faraón no produjera los resultados esperados.
 
ÉXODO 1:12. Pero cuanto más los oprimían [los judíos], más se multiplicaban y crecían. Y los egipcios se sintieron amenazados por los hijos de Israel.
 
El plan del Faraón fracasó. El pueblo de Israel no se debilitó, sino que se fortaleció y continuó reproduciéndose. En este punto, Faraón decide iniciar la Fase 2 de su plan: la esclavitud.
 
ÉXODO 1:13 Y entonces los egipcios esclavizaron a los hijos de Israel con cadenas (párej).
 
Aquí, por primera vez, nuestro texto menciona “esclavitud”, vaya’abidu, redefinida con una palabra crucial: “párej”, que significa “esclavitud de propiedad”. Es decir, la sumisión incondicional e indefinida del esclavo al amo. Para entender mejor esta fase, recordemos que en la primera fase, “trabajos forzados”, los judíos debían cumplir una misión asignada: construir los proyectos del faraón. En esta situación los judíos no tenían que trabajar directamente para el Faraón. Seguramente, tuvieron que pagar por el material de construcción, pero quizás se les permitía contratar trabajadores para que hicieran estas construcciones por ellos. Y lo que es más importante, una vez terminado el proyecto de construcción, podrían volver a sus vidas y rutinas. Sin embargo, en la segunda etapa, “párej”, a los israelitas no se les asignó un trabajo específico. Vimos que los egipcios se sentían intimidados por los judíos. Por lo tanto, no habría sido difícil para el Faraón declararlos como “los enemigos del pueblo” de Egipto. Me imagino que los judíos fueron capturados y llevados como prisioneros de guerra —probablemente encadenados— y obligados a trabajar las 24 horas del día para los egipcios. Ahora estaban completamente a merced de sus amos, quienes controlaban sus vidas.
 
VERDUGOS VOLUNTARIOS DEL FARAÓN
Visualizar este escenario es muy difícil desde la comodidad de nuestras vidas modernas y prósperas. Solo pude pensar de manera más realista sobre este tipo de esclavitud al recordar la Shoah. La primera vez que leí una comparación entre la esclavitud egipcia y el Holocausto fue en el libro de Elie Wiesel, “Job: Ou Dieu dans la tempête” (francés). Siguiendo la línea de pensamiento de Wiesel, me imagino que en esta segunda fase, las casas, las propiedades y los bienes de los judíos fueron confiscados por el gobierno y entregados al Faraón. Y los hombres, mujeres y niños judíos deben haber sido capturados a la fuerza y sacados de sus hogares, humillados y llevados a “guetos”, similares a los judíos europeos en 1940. Pero luego, en lugar de ser llevados a campos de concentración, fueron entregados a los civiles egipcios para ser utilizados como mano de obra gratis. Esta idea poco conocida de que los judíos fueron entregados a los egipcios comunes fue mencionada por el rabino Wisser, el Malbim (Rusia, 1809 – 1879). Él explica la palabra “Egipto”, Mitzrayim, mencionada en este versículo como genitivo: “Y los egipcios esclavizaron a los hijos de Israel”. En otras palabras, de manera similar a lo que describe Daniel Goldhagen en su libro “Hitler’s Willing Executioners”, los civiles egipcios comunes fueron cómplices del régimen del Faraón. El Malbim escribe: “Los judíos fueron tomados como esclavos, pero ya no trabajaban para el monarca [el gobierno], sino para la población en general. Los israelitas eran ahora los esclavos de los esclavos [del Faraón] y estaban obligados a hacer cualquier trabajo que cualquier egipcio les pidiera”.
 
ÉXODO 1:14: “Y [los egipcios] amargaron la vida [de los hijos de Israel, obligándolos a hacer] los trabajos más duros, [como la extracción del] barro y [la fabricación de] los ladrillos…
 
Este versículo describe la forma sádica y brutal que los egipcios trataban a sus esclavos judíos. El texto bíblico menciona aquí la palabra vayimareru, “y amargaron sus vidas”. De esta palabra hebrea proviene la palabra “maror” las hierbas amargas que comemos la noche del Seder de Pésaj para recordar la amargura de la esclavitud egipcia. Pero, ¿cuál era la fuente de esta animosidad? Un amo suele cuidar bien de su esclavo. En aras de la comparación, piense en los esclavos africanos llevados a América en los siglos XVIII y XIX. Estos esclavos se comerciaban a un alto precio. Los amos, en efecto, los explotaban en las plantaciones de algodón o tabaco, pero también los cuidaban física y médicamente. Y aunque quizás no lo hacían por compasión, lo hacían por conveniencia, porque en aquellos tiempos cuidar de los esclavos era como cuidar de los bienes de uno: los amos trataban a sus esclavos con el mismo esmero que trataban a sus animales.
 
¡TRABAJA HASTA MORIR!
Pero los judíos en Egipto –y en la Shoah– fueron tratados de manera diferente. Nuestro texto describe “amargura”: es decir, “resentimiento” y “odio”. Había algo personal en este maltrato. Una posible explicación es esta: durante varias décadas, desde la época de Yosef hasta la nueva dinastía que gobernó Egipto, los judíos tuvieron una vida privilegiada. Vivían en un área segura y fértil, Goshén, donde disfrutaban de riqueza y prosperidad. ¡Es posible que muchos hebreos ricos tuvieran sirvientes egipcios trabajando para ellos! Recuerden que el discurso de Faraón incluyó la acusación de que los judíos obtuvieron su riqueza explotando a los egipcios comunes (רב ועצום ממנו). Ahora, el Faraón le regala a los egipcios comunes esclavos judíos, sus antiguos amos ricos. Este era un momento de venganza para el egipcio común. El resentimiento se transforma ahora en la venganza más terrible: los judíos representaban en Egipto lo que los “ricos, capitalistas y nobles” representaron para los comunistas rusos a principios del siglo XX. Los judíos estaban ahora absolutamente a merced de sus resentidos amos egipcios que disfrutaban de torturalos física y psicológicamente.
 
LOS TRABAJOS MÁS INSALUBRES
La esclavitud de los judíos en Egipto no era el tipo clásico de esclavitud: el amo compraba y vendía esclavos en el mercado. Los judíos no fueron tratados con la deferencia que se trata a los animales que un campesino usa en su trabajo, sino como extranjeros hostiles, traidores potenciales que según el Faraón, estaban dispuestos a unirse al enemigo en caso de guerra. Por lo tanto, los egipcios deben haber sentido que su misión no era solo vengarse de los judíos y hacerlos sufrir por un tiempo. Los judíos, en última instancia, tenían que ser eliminados. ¿Cómo podían hacer eso? Nuestro texto menciona brevemente que los egipcios asignaban a los judíos los trabajos más insalubres y riesgosos, aquellos que nadie más en Egipto estaba dispuesto a hacer. El ejemplo mencionado en la Torá es “jomer ulbenim”, barro y ladrillos. Probablemente el trabajo más agotador y peligroso de Egipto. Estos ladrillos de barro se producían mezclando el barro con el limo del fondo Nilo y estiércol, revolviéndolo con las manos y los pies durante 4 o 5 días hasta que alcanzaba el punto de fermentación. Luego, la paja se mezclaba con este barro para hacer que los ladrillos sean más fuertes, más sólidos y más duraderos. Todo este trabajo lo hacía en los pantanos del Nilo, un río que estaba infestado de cocodrilos, hipopótamos, mosquitos, etc., y bajo el sol abrasador del desierto que quemaba la piel. Maimónides explica que los Sabios introdujeron la Mitsvá de Jaroset que comemos en el Seder de Pésaj (ver más abajo) para traer a la memoria estas terribles inolvidables imágenes. La pasta marrón recuerda el color y la textura del barro. El vinagre, la amargura, o las lágrimas. Y el tebalín, hierbas comestibles o especias, cortadas en trozos delgados y largos—que formaban parte de la receta de original del Jaroset de nuestros Sabios— como recuerdo visual de la paja mezclada con el barro. Un trauma que nunca olvidaremos. .
 
LA SHOAH EGIPCIA
El objetivo final de la esclavitud egipcia era el mismo que el de la Shoah europea. La vida de un judío en Egipto, como en Europa, no tenía valor alguno. Ni siquiera el valor del trabajo. Los esclavos judíos en Egipto eran como los prisioneros judíos en campos de concentración. Tenían que trabajar sin cesar hasta morir. En la Shoah,y supongo que lo mismo habrá ocurrido en Egipto, no existía una enfermería para atender a los trabajadores enfermos o heridos. Si un prisionero judío se enfermaba, era ejecutado o dejado morir y rápidamente reemplazado por el siguiente prisionero. Había un suministro interminable de trabajadores judíos, tanto en Egipto y Alemania. Los judíos no eran tratados como valiosos esclavos laborales sino como enemigos despreciables del pueblo a los que había que explotar antes de ser asesinados. Los prisioneros eran “utilizados” como mano de obra gratuita hasta que morían de hambre, enfermedad o agotamiento. Tanto en Egipto como en Alemania los judíos eran sometidos deliberadamente a los trabajos más insalubres y peligrosos, como la extracción del lodo del Nilo o el carbón de las minas de Mauthausen. Porque tanto para los alemanes como para los egipcios, el objetivo no era el producto del trabajo del judío sino “la solución final”. Este tipo de trabajo con el propósito de matar tiene un nombre especial en hebreo: “abodat parej”, e increíblemente también tiene un nombre único en alemán: Vernichtung durch Arbeit, que significa “exterminio a través del trabajo”, expresión que define la práctica de los nazis en los campos de concentración, que mataban a los prisioneros judíos que no habían sido ejecutados en las cámaras de gas mediante trabajos forzados.
RELATED ARTICLES