MUNDIAL DE QATAR: Leones, elefantes, y por qué no quiero que gane Marruecos 

0
655
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

 

JUDIO MESSI-ANICO
Estoy muy contento, ¡eufórico! por el triunfo de Argentina en las semifinales. Y muy contento que la final se juegue un domingo y no un Shabbat, como ocurrió con varios partidos anteriores.  Y menos mal que puedo ver las transmisiones en castellano porque los relatos de fútbol norteamericanos son más aburridos que un partido de béisbol. ¡No saben cantar “gol”!.  Pero lo que me lleva a escribir estas lineas no es mi favoritismo argentino sino mi indignación como judío por un tema específico que ocurre en el Mundial, y mi mayor temor a su  normalización.  Me explico:  Al principio me puse contento que Marruecos estaba ganando partidos imposibles, principalmente, porque por mis venas corre sangre marroquí, ya que mis abuelos paternos,  z”l nacieron en Tetuán, Marruecos.   Pero luego del encanto  inicial comencé a decepcionarme. A sentirme muy incómodo con Marruecos ¿Por qué? Por esto.

Lo que están viendo arriba de su pantalla NO es la bandera de Marruecos. Increíblemente, los jugadores de la selección de Marruecos no festejan con su propia bandera, sino que eligen celebrar la causa palestina. Para que no le queden dudas a ningún ingenuo: en el mundo árabe la bandera palestina, o el slogan FREE PALESTINE, no representan un inocente gesto de empatía con otro país o pueblo, sino una declaración en contra de la existencia del estado judío. Como le dijeron una y otra vez a los periodistas israelíes en Qatar. “You are not welcome here…  There is only Palestine. No Israel.” (Aquí los israelíes no son bienvenidos. Solo existe Palestina. Israel no existe).  En otras palabras: no se trata aquí de empatizar con reclamos territoriales, o de abogar por territorios a cambio de una paz eterna y duradera con nuestros el estado de Israel.  FREE PALESTINE es un eufemismo para expresar que “Israel no debería existir»Ver . Que debe desaparecer del mapa. Y los judíos, tirarse al mar.   (ver este lamentable artículo). Si se tratara de la selccion de Irán o del Libano, lo entendería. Pero lo  que mas duele es que sea MARRUECOS: uno de los pocos países árabes que tiene relaciones diplomacias abiertas con Israel.  ¿Cómo se explica entonces esta enorme contradicción?   

QATAR 

Y luego, claro, está el cinismo de Qatar. El gobierno ha callado por decreto a toda manifestación política en este mundial de Futbol. No se han visto bandera ucranianas, por ejemplo. Y Qatar ha prohibido que los iraníes disidentes se expresen en contra de su gobierno represivo. También se opusieron a cualquier manifestación en contra de la violación de los derechos humanos en Qatar. Y suprimieron cualquier denuncia por la muerte entre 500 y 6.500 (depende a quién le pregunten) trabajadores extranjeros que perdieron la vida en accidentes por la apresurada construcción de los fastuosos estadios en Qatar (ver aquí) . Es que Qatar no quiere política en el Mundial.  Y por eso, Roi Ben Shlush, un israelí que quiso fotografiarse con la bandera de Israel fue inmediatamente abordado por 4 policías que le dijeron «que desplegar la bandera israelí es un delito. Que los israelies no son bienvenidos. Que la bandera de israel . No es bienvenida aquí.» Nos tiraron a la basura, explica en este video Roi (minuto 1:18). Cualquier manifestación política en Qatar esta prohibida porque “¡No hay que mezclar política con deportes!”.  Pero siempre hay UNA excepción. Una solita: los judíos.  En Qatar se normalizó protestar contra la existencia del estado judío. En el teatro más  importante del mundo, el antisemitismo se ha Kasherizado y es la patética causa que une a todos los árabes del mundo! ¿Por qué no quiero que gane  Marruecos? Porque más allá del deporte, va a ser una fiesta de odio hacia el estado judío. 

¿POR QUÉ EL ODIO DEL MUNDO ARABE HACIA ISRAEL? 

El antisemitismo, en este caso, árabe no es circunstancial. Es cultural. No tiene una explicación lógica.  Como lo explica mi amigo el profesor Mordejai Kedar, para los musulmanes, delegitimizar a Israel es un deber religioso.  ¿Por qué? Porque el Islam asume que la superioridad  politico, militar, refleja la superioridad religiosa.  Es decir, la religión verdadera es la de aquel que gana, que controla, que gobierna.  Este razonamiento, que nos puede parecer tan extraño, es la explicación de esa paradoja que muchos ingenuamente mencionan. “Los árabes trataron muy bien a los judíos en los países árabes donde vivieron”. Esto puede ser cierto, pero hace falta aclarar algo: en los países árabes los judíos éramos “dhimmis”, esto es, ciudadanos de segunda categoría, bajo la autoridad del Islam y con derechos limitados. Nos aceptan mientras estemos sujetos al gobierno musulmán.  Pereo el caso de Israel es diferente. Aceptar que los judíos gobiernen a los árabes es herejía (como lo dice explícitamente la carta fundacional de Hamás) ya que equivaldría a creer ¡qué el Islam es inferior al judaismo!   Si esto es cierto, entonces no estoy seguro que sea posible que haya una paz duradera, normal, entre Israel y los países árabes (esta semana escuché en una clase del Profesor David Pasig, que el acuerdo de paz que tiene Israel con Egipto NO es un acuerdo de paz. Las autoridades religiosas solo le permitieron al presidente egipcio Anwar Sadat firmar una tregua… )

¿QUÉ PUEDE HACER ISRAEL?

Si esto es verdad no hay vuelta que darle. Si el rechazo a Israel es un tema religioso, el conflicto árabe israelí , y el odio, nunca acabarán.  No reconocer esta triste realidad puede ser muy peligroso pra el estado judío. Me explico:  Si racionalizo el antisemitismo palestino o árabe  y supongo que nos odian porque “les quitamos su territorio” , o si supongo que «el diálogo nos va a traer la paz», como creen muchos judíos seculares que no entienden nada de religion, puedo causar un daño irreparable.  Al equipo marroquí lo llaman los Leones del Atlas (una cadena montañosa en Marruecos). Así que usaré este ejemplo para tratar de explicar esta idea que no es muy simpática.  Imaginemos que un hombre perdido en las cadena montañosa de los Atlas se encuentra con un león. Los leones de esa zona tienen fama de ser los felinos más agresivos del mundo.  El león se acerca, y el hombre trata de explicarle al león por qué no tiene que atacarlo. Le dice al león: “Yo pertenezco a la sociedad protectora de leones. Lucho contra su extinción. Estoy aquí buscando un territorio donde ustedes, los leones, puedan vivir en paz, sin temer a los cazadores”. Pero por más válidos que sean los argumentos de este hombre el león se sigue acercando peligrosamente, con ojos asesinos y con cara de hambre. ¿Qué es lo único que puede detener a este león? ¿Qué puede disuadirlo de comerse vivo a este pobre tipo?  Lo único que este hombre puede hacer es “transformarse en un elefante”, en un animal más poderoso que el león. En un ser de la selva que al león le dé miedo atacar.  El elefante obligará al león a medir sus propias fuerzas, activar su instinto de supervivencia y volver a su manada.  Si el odio hacia Israel es cultural, visceral, religioso, la único que Israel puede hacer para preservar la “paz” (o mejor dicho, la tregua) con sus vecinos árabes es ser más fuerte que ellos.      No queda otra.

Les regalo algunos artículos de la Carta fundacional de Hamas, que por lo menos, no disimulan sus intenciones

  • ‘Artículo 12’ afirma que el nacionalismo, desde el punto de vista del Movimiento de Resistencia Islámico, es parte del credo religioso».8
  • ‘Artículo 13’ No existe una solución negociada posible. Yihad [la guerra santa] es la única respuesta.8
  • ‘Artículo 14’ La liberación de Palestina es un deber personal de cada palestino.8
  • ‘Artículo 15’ «El día que los enemigos usurpan parte de la tierra musulmana, la Yihad se convierte en el deber individual de todo musulmán». Habla de la historia de las cruzadas en tierras musulmanas y dice que el «problema palestino es un problema religioso».8
  • ‘Artículo 31’ Describe a Hamás como «un movimiento humanista», que » protege los derechos humanos y se guía por la tolerancia islámica cuando se trata de los seguidores de otras religiones». «Bajo el ala del Islam», es posible que el islam, el cristianismo y el judaísmo «coexistan en paz y tranquilidad con los demás». Se refiere  al concepto de Dhimmi.8