Los primeros espías «árabes» del ejercito de Israel    

0
917
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

En esta foto se ve a los espias «mustaarabim»: Shelomo Salaj, Yosef Costica, Jack Saad, Salim Mawas. La fotografia de arriba es de Yaaqob Bucay. 

 

Esta noche y mañana se conmemora “Yom haZikarón”, “Día de la memoria” .

Recordamos a los heroes de Israel, soldados, espías, o mártires, que sacrificaron sus vidas para el establecimiento y la continua existencia de Medinat Israel.

Ayer recibí una revista de manos del Señor Nathan Hasson, vicepresidente de mi comunidad. Esta revista mensual,  “MIKAN UMISHAM” escribe sobre los judíos de Siria, sus historias , tradiciones, etc.  La última edición, la que tengo en mis manos, está dedicada a los comienzos de los “mustaarabim” (o mista’arabim) , una unidad especial del ejército de Israel que fue formada oficialmente en 1943.

Les voy a contar de qué se trata.

Antes de la independencia de Israel en 1948 los judíos que vivían en Israel habían formado un ejercito clandestino llamado la Haganá. La Haganá fue establecida para defender a las colonias judías de los ataques y saqueos que la población árabe llevaba a cabo constantemente para afectar a la población judía. Dentro de la Haganá había una unidad militar de comando, Palmaj, cuya misión era atacar al enemigo de forma preventiva y desbaratar sus planes militares. En 1943 el Palmaj estableció un grupo de elite especial de espionaje y contraterrorismo llamado “El comando árabe” o en hebreo, los mistaarabim (“seudo-árabes). Esta unidad estaba formada por un puñado de jóvenes judíos, agentes especiales y espías, provenientes de países árabes.  Estos jóvenes hablaban árabe a la perfección, conocían la cultura y podían vestirse y verse como árabes.  De esta manera, podían infiltrarse detrás de las lineas enemigas y recoger información de inteligencia o realizar misiones especiales.

El más famoso de los espías “mustaarabim” fue sin duda Eli Cohen z”l (1924 – 1965) , cuyas operaciones de espionaje para Israel en Siria fueron cruciales y determinantes para la victoria de Israel en la guerra de los Seis Dias.

Hoy y mañana me gustaría compartir con ustedes otras historias menos conocidas y así honrar el heroísmo y la memoria de algunos heroes del Israel moderno.

YOSEF COSTICA  

Yosef Costica nació en Damasco, Siria, en 1921.  A la edad de 13 años emigró a Israel. En 1936, el año de la gran rebelión árabe,  Yosef se ofreció como voluntario en la Haganá.  En 1940 Yosef fue reclutado para una misión especial en Trípoli, Líbano.  Costica cambió su identidad y su nombre. En Tripoli era “Abu Nuri”, un importante comerciante maronita libanés.  La misión de Costica era reportar el posible ingreso de las tropas Nazis en el Líbano. Me explico: Líbano era prácticamente una colonia francesa, y en ese entonces Francia estaba bajo el control de Vichy, que apoyaba a Adolf Hitler י“ש.  Se esperaba que en cualquier momento las tropas Nazis llegaran al Líbano, y cruzaran hacia Israel, para deportar y matar a los judíos. Costica tenia que observar e informar sobre estos movimientos a sus superiores, y así sabotear la llegada de los Nazis a Israel haciendo que fuera necesario: destruyendo puentes y carreteras, o haciendo explotar barcos u otros medios de transporte.

Costica fue luego resignado a reportar sobre la ubicación de las refinerías de la ciudad, para lo cual reinventó su identidad y se hizo pasar por un deportista que corría varios kilómetros cada día, alrededor de las instalaciones de refinería…. Costica regresó a Israel a pie para llevarle a sus superiores toda la información y los mapas que necesitaban.

La información que recogió Yosef Costica fue de un gran servicio a Israel, en los tiempos  más vulnerables de su historia.

YAAQOB BUCAY

La historia de este joven es bastante trágica.

Yaaqob nació en Damasco en 1930, en una familia de 10 hijos.  A los 15 años hizo Aliyá  y a los 16 se ofreció como voluntario en las filas juveniles de la Haganá.  Bucay se destacó tanto por sus condiciones físicas como por su gran motivación para luchar y defender a Israel. Su fama llegó hasta el comandante del Palmaj, quien lo reclutó para la unidad de “mustaarabim” por sus conocimientos del idioma árabe.  Yaaqob  fue asignados para una misión muy arriesgada: establecer una red de espionaje en Amán, Jordania. Yaaqob recibió un entrenamiento intensivo de 6 meses. El plan era el siguiente: en 1948 se había firmado una tregua entre Jordania e Israel, y parte del acuerdo era que Israel le entregaría a Jordania 450 ciudadanos jordanos que habían cruzado ilegalmente a Israel. Yaaqob Bucay iba a infiltrarse en ese grupo y hacerse pasar por un ciudadano jordano, y una vez en Aman comenzaría a organizar la unidad de inteligencia y espionaje  allí.  La trasferencia de los ciudadanos jordanos se realizó en Marzo de 1949.  Pero algo falló. Y el joven espía judío fue descubierto. Algunos dicen que lo delataron sus ojos claros, o su apariencia judía que no puedo disimular… A pesar de todas las gestiones diplomáticas y al envío de varios agentes para rescatarlo, no se pudo dar con su paradero para salvarlo. Se especula que en la cárcel jordana Bucay, de solo 19 años, fue torturado para tratar de sacarle información.      Yaaqob Bucay fue sentenciado a muerte y colgado en Agosto de 1949.

Dos meses después de su ejecución llegó a Israel una carta escrita de su puño y letra en la que escribe a sus superiores que en ningún momento confesó su identidad ni su misión.  “No he traicionado [a Israel], mi conciencia y mi corazón están y seguirán siempre fieles a ustedes y mientras esté con vida “ . 

Se desconoce donde fue enterrado, pero se erigió un monumento en su honor en el cementerio militar de Israel Har Hertzel.

יהי זכרם ברוך