TESHUBA, y la excusa más antigua del mundo

0
4077
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
En opinión de HaRambam, Maimónides, la Teshubá consta de tres pasos:
1 Hakarat hajet, la admisión de la responsabilidad personal por algo que hicimos mal.
2 Viduy, nuestra confesión sincera por las cosas malas que hemos hecho.
3 ‘azibat hajet, la resolución de dejar nuestros malos hábitos atrás y corregir nuestras acciones.
Hakarat hajet, admitir que hemos hecho mal, es probablemente el desafío más difícil que tenemos que superar para hacer Teshuba. Porque, naturalmente tendemos a justificar y racionalizar todas las cosas malas que hemos hecho. O tal vez porque caemos en la trampa psicológica más antigua en la historia humana: «la transferencia de la culpa», también conocido como «culpar a los demás».
Todos sabemos que HaShem castigó a Adam y Eva y los expulsó del paraíso. Pero ¿por qué fueron castigados? ¿Fue porque comieron del fruto prohibido, como dice la opinión convencional?
Prueben lo siguiente. Ponga sobre una mesa todo tipo de golosinas, dulces y pasteles y traiga a un niño de seis o siete años de edad . En el centro de la mesa también, en un plato especial y bien visible, también ponga una fruta. No hace falta que sea un manzana, la Torá nada menciona de manzanas, así que puede ser un racimo de uvas. Ahora, le diremos a este niño: «Puedes comer todo lo que tu quieras, excepto las uvas en el centro de la mesa». Será sólo una cuestión de tiempo hasta que el niño desobedezca, dejé todos los azúcares y carbohidratos y agarre las uvas. El fruto prohibido despierta una curiosidad y un deseo irresistible, simplemente porque no lo podemos tener. Según el rabino Yosef Albo (España, 1480-44), el pecado original de Adam y Eva no era comer del fruto prohibido. En su opinión, HaShem sabía que tarde o temprano iban a sucumbir a la tentación. Según el rabino Yosef Albo en su sefer haiqarim (ver , HaShem quería enseñarle a los primeros seres humanos el camino de la Teshubá, es decir, la forma de arrepentirnos de nuestros errores y le dio a Adam la oportunidad para confesarlo que había hecho mal y arrepentirse de haber desobedecido a HaShem. Sabiendo que cometer errores es parte de la naturaleza humana, de otra manera no habría «una Mitsva» de hacer Teshubá, HaShem les dio la oportunidad de algo importantísimo: aprender a reparar su relación con Él, a través de Teshubá.
Para el rabino Albo, el pecado original tuvo lugar cuando en lugar de admitir la responsabilidad personal y pedir disculpas por desobedecer a D-s, Adam transfirió la responsabilidad a Eva, diciéndole a Dios: «La mujer que me diste (refiriéndose a HaShem. Es decir, Adam no sólo culpó a Eva, también culpó al mismo Creador!), ella me tentó a comer del fruto, y comí».
HaShem entonces cuestionó a Eva, pero Eva también reaccionó mediante la transferencia de la culpa: Yo no fui, dijo Eva «La serpiente me hizo hacerlo «.
El desplazamiento de culpa, es decir, cuando culpamos a otros por aquello que es nuestra responsabilidad, es uno de los principales obstáculos para la Teshubá (el arrepentimiento), y  es la excusa más antigua de la historia.

Like us on Facebook