BALAQ: Bil’am y los peores enemigos de Israel

DE ADENTRO HACIA AFUERA

Hasta ahora, la mayoría de los problemas del pueblo de Israel en el desierto tenían que ver con conflictos internos: la gente insatisfecha, la falta de apreciación, quejas por la comida (maná), quejas de los espías que desalentaron al pueblo, la rebelión de Koraj contra el liderazgo de Moshé, etc. Esa generación que salió de Egipto tuvo que, literalmente, desaparecer. Ahora, 40 años más tarde, los problemas no terminan, pero se transforman: son conflictos externos. Israel está en el lado este del río Jordán, listos para ingresar a la tierra prometida. Balaq, el rey de la nación de Moab que vive allí, ve desde lo alto de su montaña al pueblo judío y tiene miedo. Se dio cuenta de que los judíos son ahora diferentes a la primera generación: pareciera que aprendieron las lecciones de convivencia entre sí y, aparte, ahora saben defenderse y luchar, como ha quedado demostrado en las avasallantes victorias contra Sijón y Og. Balaq teme que su vida y la de su reino terminen de una manera parecida. Para evitarlo, se le ocurre una idea no convencional, en inglés se dice: “out of the box”.

EL SECRETO DE LA SUPERVIVENICIA JUDIA

Balaq reflexiona sobre el pueblo judío y sus espectaculares triunfos: si la primera generación, los que salieron de Egipto y no sabían luchar, vencieron a la mayor superpotencia del Medio Oriente y humillaron al faraón y su ejército, su triunfo NO se basaba en su poderío militar. Algo tiene que explicar por qué Israel nunca perdió una guerra a pesar de no ser un pueblo agresivo, guerrero y despiadado. Balaq concluye, correctamente,  que el secreto de Israel no está en su destreza militar. Hay algo no convencional que les ayuda a ganar las guerras. Y asume que el secreto de las victorias judías está en el comandante en jefe de su ejército: Moshé, y su relación con HaShem, el Dios de Israel.  El Dios de Moshé es superior y ha vencido a todos los dioses egipcios. Balaq tiene muchos recursos  propios: adivinos, brujos y magos. Pero decide buscar a alguien que compita con Moshé en su propia arena: alguien que invoque al mismo Dios de Moshé. Y recuerda que hay un individuo muy famoso llamado Bil’am, aliado de sus aliados los mediatintas,  y lo manda a buscar.  ¿Cuál era su plan?  Balaq no piensa como un monoteísta. Piensa como un idólatra. Y parte esencial de la idolatría era la creencia que los dioses no tienen voluntad propia, no pueden querer a alguien en la dimensión humana, por ejemplo. Los dioses paganos son casi mercenarios. Si los humanos les ofrecen sacrificios o regalos, pueden ser comprados, manipulados.Y cree que Bil’am puede invocar la bendición de Dios para bendecir o la maldición de Dios para destruir. Balaq le pide a Bil’am maldecir a Israel y así remover la bendición divina sobrenatural que los protege. Luego de algunas negociaciones, Bil’am al final llega a lo de Balaq y trata de invocar a Dios para maldecir a Israel. La costumbre de insultar a los judíos es un deporte nacional de nuestros enemigos.  Pero Dios interviene en las palabras de Bil’am, lo inspira —lo posee— y en lugar de maldiciones, pone bendiciones en su boca, reafirmando que Dios ama a Israel: algo incomprensible para Balaq y como veremos ahora,  decepcionante para Bil’am.

BILAM EL MONOTEISTA

El relato es fascinante y deja muchos interrogantes abiertos. Pero me voy a concentrar en uno solo. ¿Por qué Bil’am ayuda a los  enemigos de Israel? Es muy raro porque Bil’am es una persona religiosa, temerosa de Dios. Cuando Balaq lo va a buscar, le dice que solo dirá lo que Dios le indique. Y hay un detalle extremadamente importante: Bil’am no solo cree en “Dios”, como hemos visto en los numerosos ejemplos que cita la Torá de no-judíos que se refieren a “Dios”. En todos esos casos los gentiles usan el nombre ELOQIM, que significa “Dios” en un sentido general. Pero Bil’am invoca a Amonay (con “d”), HaShem: es decir, al Dios de Israel.  Esto es increíble y merece un breve análisis.  Primera pregunta, ¿cómo llegó Bil’am a conocer y enterarse acerca del Dios de Israel? Por lo que recuerdo, los comentaristas no ahondan en esta pregunta. Por lo que asumo que la respuesta debe ser demasiado simple. Bil’am es parte, o está asociado con Midyán, el pueblo del suegro de Moshé, Yitro. En el libro de Shemot leímos que Yitró llegó al campamento de Israel alabando y reconociendo al Dios de Israel. Y hace unas semanas atrás vimos que Yitró regresó a Midyán, y de acuerdo a algunos Midrashim, al regresar a su pueblo, Yitro difundió el culto al Dios de Israel.  Esta Parashá sucede 40 años más tarde. Y al parecer las semillas de la creencia en el Dios de Israel dieron sus frutos, por lo menos en algunos individuos como Bil’am. Pero esta reflexión abre otro interrogante fascinante y muy relevante para nuestros días.

LA COMPETENCIA RELIGIOSA

La religión de Bil’am y la de Moshé tienen un origen en común. Ambos son monoteístas y creen en el mismo Dios. Bil’am seguramente lo llamaría en su propio idioma, como los musulmanes pueden llamar a Dios “Alá”, pero se refieren al mismo Dios bíblico, el Dios de Abraham. Pero si la religión de Bil’am y la de Israel eran tan parecidas, ¿por qué Bil’am quiere eliminar a Israel? Por su afinidad ideológica ¡Bil’am tendría que actuar como el protector de Israel! O por lo menos como su aliado más sólido. ¿Como se explica el antagonismo de Bil’am hacia Israel?

Creo que, una vez más, para entender el pasado bíblico debemos utilizar el presente político.

Pensemos en quienes son hoy en día los enemigos más feroces de Israel. Sin duda los musulmanes, particularmente los islamistas, es decir, los musulmanes más religiosos como Hamas, la hermandad musulmana o el Jihad islámico. Recordemos que el Islam se forma a partir de los textos e ideas judías: el patriarca Abraham, la Biblia, el monoteísmo, el rezo, el ayuno, etc. ¿Por qué entonces esa enemistad, cuando en realidad, los musulmanes —nuestros primos hermanos— deberían ser nuestros protectores o al menos “aliados naturales”? En lugar de eso son nuestros peores enemigos. ¿Cómo se explica?

LA TEORIA DEL REEMPLAZO

El profesor Mordejai Kedar y otros analistas israelíes que saben árabe y comprenden el Islam, explican que detrás de todo el odio político de los islamistas contra Israel hay una base religiosa: ¿quién es el verdadero representante del Dios de la Biblia: Israel o la nación islámica? ¿Quién fue el mayor de los profetas: Moshé o Mahoma? ¿Quiénes son los auténticos representantes de Dios sobre la tierra: los judíos o los musulmanes?

NADA NUEVO BAJO EL SOL

Este tema —la fervorosa lucha religiosa, el Jihad,  por demostrar supremacía— viene de un solo lado: del lado islamista contra el lado judío. Los judíos, BH, no tenemos la necesidad de atacar o destruir a otros pueblos o regiones para emerger victoriosos en una guerra santa que valide nuestra condición de pueblo elegido.  Pero por el otro lado hay una desesperación religiosa por demostrara la supremacías religiosa. Y la creencia que aquel que vence en el campo de batalla es el elegido de Dios.   

Esta reflexión me hace pensar que lo mismo ocurrió con Bil’am. A pesar de todo lo que tenía en común con Moshé, a Bil’am NO LE INTERESABA relacionarse con Moshé, admirar a Moshé, convertirse en su aliado, sumarse a su pueblo. El egoísmo de Bil’am, su inseguridad, y especialmente su extrema arrogancia lo llevaban a aspirar en lo más profundo de su ser A REEMPLAZAR a Moshé. Y por eso se transformó en su mayor enemigo e intentó destruirlo.

Pero Dios no lo permitió en ese momento. Ni lo permitirá hoy.

SHABBAT SHALOM




BALAK: Palabras que hieren. Palabras que curan.

LA PERASHÁ DE LA SEMANA Y NUESTROS HIJOS

por Rabanit Coty Bitton

GUERRA DE PALABRAS
Balak, el rey de Moab, se siente amenazado por la presencia de Israel cerca de su tierra.   Él sabe que las armas convencionales no serán suficientes para combatir a este pueblo que cuenta con la ayuda de Dios. Balak decide entonces utilizar una estrategia más sofisticada. Contrata a Bil’am, un hechicero famoso por el poder de sus palabras. Bil’am puede pronunciar maleficios y palabras mágicas que supuestamente destruirá al enemigo. Nada más adecuado para derrotar a este pueblo que poderes no convencionales.    HaShem interviene y no le permite a Bil’am maldecir a Israel. Por el contrario, Bil’am se ve forzado a alabar y pronunciar bendiciones para Israel . Algunas de estas bendiciones son tan hermosas que las hemos incorporado a nuestras Tefilot diarias.  Como vemos, las palabras son muy poderosas. El ser humano fue dotado con la increíble habilidad del lenguaje.   Este regalo Divino nos permite comunicarnos unos con otros y expresar nuestras ideas, pensamientos y sentimientos.
HABLAR DE LOS DEMAS
Pero controlar nuestras palabras es una gran responsabilidad. El habla de una persona refleja su nivel intelectual y espiritual. Un individuo educado y refinado no usará las malas palabras y del lenguaje negativo o agresivo. Tenemos un gran número de Mitsvot en la Torá que nos advierte sobre el dolor que las palabras negativas pueden causar a los demás. Como padres debemos aprovechar cada oportunidad que tengamos para enseñar a nuestros hijos a mantenerse alejados del uso de un lenguaje tóxico. Por ejemplo, si escucho a mi hija hablar con sus amigas negativamente acerca de otra amiga, debo recordarle la prohibición del  Lashón haRá y los efectos destructivos de este terrible hábito. Obviamente, el proceso de enseñanza más poderoso sucederá cuando mis hijos observen que mi marido y yo, en nuestras conversaciones, nunca hacemos comentarios negativos sobre otras personas.
MALAS Y BUENAS PALABRAS
Pero no todo es cuidarnos de hablar mal. También hay que aprender a usar las buenas palabras. El discurso positivo es muy pero muy poderoso.  Pero hay gente que no sabe elogiar: solo criticar o atacar. El rey de Moab, y Bil’am son quizás el mejor ejemplo.  Balak tenía miedo de Israel y contrató a Bil’am para que maldijera al ejército judío, lo debilitara y así en la batalla lo podría vencer. La pregunta por el millón es:  Si Balak pensaba que Bil’am tenía superpoderes, y que con sus palabras podía afectar al ejército judío, ¿por qué no le pidió que bendijera a su propio ejército? ¿Por qué en lugar de maldecir a Israel no le pidió a Bil’am que bendijera a su pueblo Moab? Aparentemente,  Balak solo podía pensar en maldecir… Hay muchas personas que no pueden bendecir o elogiar: solo pueden criticar….
PALABRAS QUE SUBEN LA AUTOESTIMA
Nosotros, los judíos, somos diferentes. Cuando rezamos por Medinat Israel, por ejemplo,  lo primero que le pedimos a Dios es que bendiga a nuestros soldados, no que maldiga al enemigo. La Torá nos enseña que las buenas palabras, las bendiciones, los elogios, tienen un enorme poder que afecta positivamente a los demás. Cuando alguien está mal, se encuentra triste o deprimido, las palabras de apoyo de un amigo le dan ánimo, levantan su espíritu, lo curan. Lo mismo pasa con las palabras de agradecimiento y de reconocimiento hacia el esfuerzo que hacen los demás: con palabras positivas ayudamos a que los demás se sientan bien consigo mismos.  Hacer este tipo de Jesed con el prójimo ¡es tan sencillo! Como dice la Torá: כי קרוב אליך הדבר מאוד… Cumplir con la Torá es muy accesible. La posibilidad [de hacer el bien] «está en tu boca y en tu corazón» . ¡Con muy pocas palabras podemos hacer mucho bien!
¡DEJA YA DE JUGAR CON LA PELOTA!
Nuevamente, debemos enseñar a nuestros hijos con nuestro ejemplo. Así como los regañamos cuando hacen algo mal, debemos aprender a elogiarlos cuando hacen algo bien. El poder del elogio es increíble. ¡Y hay que utilizarlo en su máxima potencia!. Generalmente, a la hora de  corregir comportamientos negativos de nuestros hijos, solemos criticarlos. Cuando hacen algo mal, allí está mama o papá listos para regañarlos. ¿Pero, qué sucede cuando hacen algo bien? ¿Nos acordamos de elogiarlos?  Si nuestros hijos solamente reciben críticas, aunque sean justificadas, es muy posible que se sientan inadecuados o torpes. Y que a la larga sufran de baja autoestima. También es muy posible que en el futuro nos imiten y se conviertan en «criticones» de los demás. ¿Es eso lo que queremos para los seres que más amamos?  Debemos aprender a encontrar un balance entre la crítica constructiva, que como padres tenemos que ejercer, y el elogio: las palabras de aliento y reconocimiento a nuestros hijos, que los va a nutrir de autoestima y los va a convertir en personas de bien, que utilizan un lenguaje positivo hacia los demás.
SHABBAT SHALOM



RESUMEN DE LA PARASHA BALAQ

PRIMERA ALIYA

Cuarenta años después de salir de Egipto, y poco antes de entrar a la tierra de Israel, los judíos acaban de conquistar a los Emorim y al pueblo de Bashán, que se encontraban en lo que hoy es el norte del Jordán. El que ve esto con gran preocupación es Balaq, el rey del pueblo vecino de Moab. Teme que su nación sea atacada por el ejército judío. Sabe que el poder de Israel no consiste en su ejército, sino en su Alianza con Dios. Balaq busca una forma no convencional de debilitar a Israel. Envía por Bil’am, un hechicero no judío, debido a la eficacia de sus predicciones y maldiciones. Balaq le pide que pronuncie una maldición contra los judíos. Pero Dios se aparece a Bil’am y le ordena que no vaya a Moab. “¡No maldecirás al pueblo, porque Israel es bendecido [por Mí]!”

SEGUNDA ALIYA

A instancias de la solicitud divina, Bil’am declina la invitación y no se dirige a Moab. Pero el rey Balaq insiste y sugiere que lo recompensará generosamente por sus servicios. Dios le permite a Bil’am aceptar la invitación, pero le advierte que solo debe hablar las palabras que Él pondrá en su boca.

TERCERA ALIYA

Bil’am deja la tierra de Midián y va al reino de Balaq. Dios envía un ángel que Bil’am no llega a ver. Pero el burro de Bil’am registra la presencia del ángel Divino, se asusta y se niega a continuar. Bil’am golpea a su animal y milagrosamente —o en forma de profecía— el burro se comunica con Bil’am y le reprocha que lo haya golpeado. Entonces Dios abre los ojos de Bil’am y le permite ver al ángel. El ángel cuestiona a Bil’am por su enojo contra su burro (Con este evento, Dios le demuestra a Bil’am que 1. Su visión profética es inferior a la de su un animal, su burra. Y  2. Que es Dios quien pone las palabras en la boca de sus criaturas) Dios exhorta una vez más a Bil’am a decir sólo lo que Dios le ordene. Bil’am finalmente llega a Moab, donde el rey Balaq lo está esperando.

CUARTA ALIYA

Siguiendo las instrucciones de Bil’am, Balaq construye siete altares y ofrece sacrificios a Dios. Pero Dios le dicta en forma poética/profética las palabras exactas que debe dirigir a Balaq y a sus ministros: “De Aram me ha traído el rey Balaq de Moab, de los montes del oriente y me ha pedido que maldiga a Israel… Pero ¿Cómo podría maldecir a aquellos a quienes Dios no ha maldecido, y cómo me atrevería a invocar la ira de Dios si Él no se ha enojado con Israel?… “ . Luego pronunció bendiciones y alabanzas muy hermosas para el pueblo judío. Balaq, muy enojado por las bendiciones de Bil’am,  le recuerda que debe decir solo lo que él le ordena, es decir, maldecir a Israel. .

QUINTA ALIYA

En un intento por convencer a Bil’am de maldecir a Israel, Balaq lo lleva a otro lugar, como si el cambio de ubicación lo inspirara a pronunciar maldiciones. Construyen altares y ofrecen sacrificios, pero Dios nuevamente pone bendiciones para Israel en la boca de Bil’am. “Dios [ama tanto a Israel] que ignora cuando no hacen lo correcto, los perdona y no ve la maldad en los hijos de Israel”.

SEXTA ALIYA

Una vez más, Balaq lleva a Bil’am a otro lugar con la esperanza de poder maldecir a los judíos desde allí. A pesar de los nuevos altares y ofrendas, más bendiciones y alabanzas salen de la boca de Bil’am: “¡Cuán hermosas son tus tiendas [las casas de los judíos], oh Jacob, tus moradas, oh Israel! … Dios, que los sacó de Egipto… destruirá a las naciones enemigas… (insinuando que Dios destruirá a Moab). Los que los bendigan serán bendecidos y los que maldijeren a Israel serán maldecidos.  Balaq pierde la paciencia y le pide a Bil’am que regrese a su tierra con las manos vacías.

SÉPTIMA ALIYA

Antes de partir, Bil’am expresa una profecía sobre el fin de los días: “Lo veo, pero no será ahora; Lo contemplo, pero no ocurrirá pronto. De Jacob saldrá una estrella, y de Israel surgirá un bastón que derrotará a los príncipes de Moab y desarraigará a los hijos de Set…». También predice la eventual destrucción de Esav, Amaleq y Asiria.

El plan de Balaq de maldecir a Israel, tratando de que Dios castigue a su pueblo por sus eventuales pecados, fracasó. Entonces se pone en práctica un nuevo plan: las mujeres Moabitas y Midianitas van al campamento de Israel para seducir a los judíos y atraerlos a través de la actividad sexual a la idolatría de la deidad pagana Ba’al-Peor. Muchos hombres caen en la tentación y pecan. Dios le ordena a Moisés que castigue a los culpables. Una plaga mortal se desata entre los judíos, provocando la muerte de 24.000 hombres. Zimri, un líder judío que fue parte de este gran pecado, cohabitó públicamente con una princesa de Midián. Pinejás, el nieto de Aharon haCohen, los ejecuta a ambos y la plaga se detiene.




La humildad de Moshé y la arrogancia de Bil’am

¿QUIÉN ERA BILAM?

Aunque una de las Perashiot que leemos esta semana lleva el nombre del Rey de Moab, Balaq, el protagonista principal es un individuo muy misterioso llamado Bil’am (Balaam). ¿Quién era Bil’am? Bil’am era un profeta no-judío. Y de acuerdo a nuestros Sabios, Dios se reveló a Bil’am en un nivel similar al que se reveló a Moshe (Moisés).

Pero no asumamos que por el hecho que Dios se reveló a Bil’am, Bil’am se parecía a Moshé. En realidad aunque ambos, Moshé y Bilam, recibieron un mensaje profético, procesaron esta experiencia de una manera completamente diferente. Opuesta. 

LA EXPERIENCIA DE MOSHE

El comunicarse con Dios le hizo darse cuenta a Moshé de lo pequeño y limitado que él era.  Un ejemplo.  Moshé tenía muchas preguntas que hacerle a Dios. Uno de los temas que más angustiaba a Moshé era no comprender la justicia de Dios. ¿Cómo puede ser que si Dios es todo bondad (omnibolente) y todo lo puede (omnipotente) los hombres justos muchas veces sufren?  Sin embargo, después de su «encuentro cercano» con Dios, esta pregunta de Moisés desapareció. Pero no desapareció porque Moshé encontró una respuesta a este interrogante, sino porque la cercanía de Dios le permitió a Moshé entender mejor sus propias insuperables limitaciones. Su encuentro con Dios le hizo comprender a Moshé por qué no podía comprender. Al aproximarse a la Infinitud de Dios Moshé tomó conciencia de su infinita pequeñez. Y entendió que tratar de entender «los pensamientos de Dios» está más allá de las capacidades cognitivas de un ser humano, por más sabio o inteligente que éste fuera. Es por eso que después de experimentar la revelación Divina, Moshé, que ya era humilde, se comportó con más humildad y se convirtió en «el hombre más humilde que hubo sobre la faz de la tierra» (Bamidbar 12:03).

LA EXPERIENCIA DE BILAM

Bil’am también tuvo un encuentro cercano con Dios. La misma epifanía abrumadora que experimentó Moshé Rabenu. Pero la reacción de Bil’am fue exactamente opuesta a la de Moshé. Cuando Dios se reveló a Moshé, Moshé se enfocó en Dios, en su Infinita Sabiduría que tan lejos está de nosotros. Pero cuando Dios se reveló a Bil’am, Bil’am se enfocó en sí mismo. Bil’am pensó que si Dios se comunicaba con él, era porque él, Bil’am, era una persona muy especial y única: un iluminado. Y así Bil’am se convenció de que él era el hombre más importante sobre la faz del planeta.  Y actuaba de esa manera. Lejos de tomar conciencia de su finitud al tener más conciencia de la infinitud de Dios, Bil’am se jactó de que él ahora podía comprender la Sabiduría Divina. Y en un momento pronunció la frase más arrogante que se haya escrito en la Torá: yode’a da’at ‘Elion, «[Yo soy Bil’am], el que comprende la mente del Todopoderoso».

LA EXPERIENCIA RELIGIOSA

Vemos como la misma experiencia espiritual, la revelación de Dios, afectó a Bilam y a Moshé Rabenu de maneras completamente opuestas.  Moshé se transformó en el hombre más humilde de la historia. Y Bilam, en el más arrogante.  Bil’am, por ejemplo,  se refirió a sí mismo en tercera persona.  Y también se alardeaba de que Dios hablaba «a través de su boca», como si él fuera Su elegido. Bil’am presumía tener la habilidad de destruir a toda una nación, Israel, con el poder de su palabra, sin necesidad de un enfrentamiento militar.  Bil’am pensaba que podía «forzar» la voluntad Divina y «obligar» a Dios, a través de su magia a hacer lo que él, Bil’am, quisiera. 

CUANDO LOS BURROS HABLAN

Nuestros rabinos señalan que Bil’am recibió una lección de humildad de quien menos imaginaba: de su burra.   

Cuando Bil’am se dirigía a encontrarse con Balaq, que lo había contratado para maldecir a Israel, iba montado en su asno. El animal de pronto se detuvo y se desvió de su camino. La Torá explica que al animal vio un ángel, se asustó y por eso se detuvo. Pero Bil’am castigó a su burra y la amenazó de muerte con su espada. Dios, entonces, «abrió la boca» del animal y la burra le reveló a Bil’am por qué se había desviado.

Nuestro rabinos explicaron lo siguiente:

Bilam se jactaba de que Dios «hablaba por su boca». Ahora, Bilam vió que incluso un burro, que nunca fue considerado un animal muy inteligente, también podía hablar y transmitir un mensaje Divino, si Dios así lo quiere. Ergo: Bil’am no era ni siquiera superior a su burra.

Bilam también afirmó que él podría eliminar toda la nación de Israel con sus maldiciones mágicas. Pero entonces ¿por qué para amenazó matar a su burro con su espada? Bil’am alardeaba de poderes que él mismo sabía que no tenía. 

Por último, Bil’am afirmó que él podía entender la Mente Divina. Y Dios le demuestra a Bil’am que ni siquiera era capaz de comprender la mente de una burra…

El hombre humilde es como el Bambú, dice un proverbio chino, cuando más alto crece más se inclina. 

SHABBAT SHALOM




I ❤️ ISRAEL: El derrotismo y los judíos

Derrotismo: Tendencia al pesimismo y la desconfianza respecto de las posibilidades de éxito o victoria.

EN EL DESIERTO

El pueblo judío está en el desierto, a pocos días de arribar a la tierra prometida. Dios le indica a Moshé que envíe 12 hombres a Israel a espiar y explorar el territorio y así poder planificar un plan de conquista de la manera más efectiva. Los espías regresan de su misión y muestran los frutos de Canaan a la gente, que queda encantada. Acto seguido ocurre lo que para Moshé era inconcebible: 10 de los 12 líderes comienzan a expresar un tremendo pesimismo acerca de inminente operación militar para conquista de la tierra que mana leche y miel: “¡No podremos conquistarla! Los que la habitan son muy fuertes. Son gigantes. Nosotros somos pequeños. Insignificantes como langostas. ¡No vamos a lograrlo!”.

Los dos líderes fieles a Moshé, Yehoshua y Caleb, intentan que el pueblo entre en razón y les ofrecen los siguientes argumentos: “No somos un pueblo más. Somos el pueblo de Dios. ¿Ya se olvidaron de Quién nos sacó de Egipto hace poco más de un año? ¿No se acuerdan de las 10 plagas? ¿No se dan cuenta de que Dios nos está guiando hacia allí y que Él nos ayudará a conquistar la tierra? ¡No teman! ¡ALÓ NAALÉ! ¡Vamos a poder conquistar la tierra!”.

La historia terminó mal… la gente se puso a llorar, a gritar y a hacer protestas y manifestaciones contra Moshé y Aharón. Yehoshua y Caleb tratan de calmar los ánimos , pero la turba no quiere escucharlos: querían apedrearlos. Era un momento muy delicado para el pueblo judío: luchaban por su futuro y el de sus hijos. Necesitaban mucho estímulo emocional. Y optimismo. Pero estos líderes hicieron todo lo contrario. Los contagiaron de derrotismo. Dios tuvo que intervenir directamente para evitar una sublevación colectiva. Hubo víctimas fatales. Dios castigó a esa generación de la peor manera posible: si no quieren ir a la tierra prometida, se tendrán que quedar acá hasta morir. Habrá que esperar 40 años: un cambio generacional. Fue una noche tan trágica que la recordamos en luto todos los años el 9 del mes de Ab: es el origen del día nacional de duelo del pueblo judío.

Por años me pregunté qué fue lo que motivó a los 10 espías a ser pesimistas. La Torá, fiel a su estilo, lo deja abierto para nuestra interpretación. Leí y escribí mucho al respecto. Al principio reconocí que me superaba. No lograba entender por qué ese pesimismo. Era ilógico, especialmente porque no había otra alternativa para el pueblo. No había un plan B. Si no luchaban para conquistar la tierra de Israel ¿qué iban a hacer? ¿Volver a Egipto? ¿Quedarse en el desierto?

En los últimos años me convencí de que era un tema psicológico: los espías estaban acomplejados. Tenían mente de esclavos. Tenían miedo y el pánico se viralizó. Lo describí en detalle en un artículo que llamé: «El miedo a la libertad”. Lo pueden ver más abajo.

EN LA KENESET

El lunes pasado llegué a Israel. Y como me ha sucedido anteriormente, el presente del pueblo judío me está ayudando a comprender o a ensayar una nueva interpretación al pasado bíblico basado en el presente de Israel. Lo intento una vez más.

Quizás lo de los 10 espías no era miedo. No fue sin querer. No tenían mente de esclavos sino ambiciones de poder. Los 10 líderes representaban la oposición a Moshé. La coalición anti-Moshé. רק לא משה No querían que Moshé siguiera a la cabeza del pueblo. Querían derrotarlo y apoderarse del gobierno. Armar una coalición dirigida por ellos. El primer objetivo era sacar a Moshé. Acusarlo de que está guiando al pueblo a la perdición y no sabe lo que hace. Que Moshé solo busca su gloria personal y perpetuarse en el poder… Si lograban desalentar a la gente y convencerlas de que el plan de Moshé, conquistar Israel, iba a fallar, el pueblo se volvería contra Moshé, lo cual sucedió. O Moshé renunciaría por agotamiento emocional, lo cual estuvo a punto de pasar. Y si a alguien esta interpretación le resulta anacrónica, antojadiza o tendenciosa, recuerden lo que se viene la próxima semana: Koraj, que junto a los “Rubenitas” —los descendientes del hijo mayor de Jacob Abinu, que sentían que la élite debía manejar las cosas del país— desafían abiertamente el liderazgo de Moshé. Allí la rebelión política se hizo totalmente explícita.

DERROTISMO VIRALIZADO

¡Qué hermoso que está Israel! Es verdad que este año hay menos turismo. Pero en Yerushalayim no se notan las tensiones. La vida sigue normal. La economía pujante. Los precios de las propiedades no bajan, lo cual es un indicador muy fiel de una macroeconomía sana. Los precios están más caros que el año pasado. Pero el aumento del costo de vida es menor, mucho menor, que el que experimentó el último año Nueva York. O Buenos Aires.

El pueblo de Israel está muy unido. Primero está unido en el duelo. En llorar a lágrima partida por los valientes soldados, los héroes de Israel, que están sacrificando sus vidas en esta guerra. Miles o decenas de miles de personas llegan a los funerales. A honrar con su presencia a sus héroes nacionales y a sus familias.

La mayor parte del pueblo también está unido por el optimismo. Porque comprenden la magnitud de la tremenda victoria del ejército de Israel en Gaza. Los más optimistas y entusiasmados son los propios soldados que vienen de Gaza y vieron con sus propios ojos los increíbles logros militares del ejército, la destrucción de Hamás y la desmoralización del enemigo. VER AQUÍ.  https://conta.cc/4ewM2QK

Pero hay otras voces. Especialmente en los medios de comunicación. Calculo que no serán menos de 10 de un total de 12 medios de comunicación que representan al pesimismo deliberado de los espías del desierto. Y lamentablemente contagian su derrotismo a la gente. Hay un grupo de gente muy ruidoso que organiza manifestaciones, incendian neumáticos, cortan las calles y promueven la anarquía. Ese grupo promueve la creación de un estado palestino. Que al igual que volver a Egipto o quedarse en el desierto, es una idea suicida. ¿Por qué lo hacen? ¿Qué objetivo tienen? ¿Es un derrotismo psicológico o inconsciente, o está motivado políticamente? Si me dejo llevar por la interpretación que presenté de los 10 espías, es posible que el plan sea: sembrar el pesimismo, para derrocar al gobierno y apoderarse del mismo.

DIME QUÉ CANAL ESCUCHAS Y TE DIRÉ CÓMO PIENSAS

Desde que llegué, me he transformado en un agente publicitario sin goce de sueldo del canal 14 y de la radio Galei Israel: dos medios de comunicación optimistas (=optimistas realistas) que representan el espíritu de Yehoshua y Caleb. Le repito una y otra vez a mis familiares, amigos y hasta a los conversadores taxistas de Yerushalayim: ¡Cambien de canal! Literalmente. No escuchen el Canal 12 o el 13. Escuchen y lean el canal 14. Aquí tienen el dato: www.now14.co.il. No lean Haaretz o Yediot Ajaronot. No escuchen a aquellos que al mejor estilo derrotista de los espías del desierto, y con las mismas intenciones políticas, publicaron —irresponsablemente y sin evidencia— que van a haber 15.000 muertos en la inminente guerra con el Líbano ח“ו. Y todo para desalentar al pueblo, crear derrotismo, y tratar de ganar poder.

No permitamos que el derrotismo sin razón se repita.

LAS DOS CARAS DE LA FE

Yehoshua y Caleb representan la verdadera EMUNÁ en todas sus dimensiones. EMUNÁ significa fe en Dios, pero también significa convicción y firmeza personal. Una vez me lo explicó en persona el rabino Eliezer Ben David, z”l. Primero me preguntó: “¿En quién tenía fe Abraham Abinu, el hombre que cambió el mundo?”. Y yo le contesté con ingenuidad: “Abraham tenía fe en Dios”. “Obviamente”, dijo el Rab Ben David “pero primero tenía fe en sí mismo. No puedes cambiar el mundo si no tienes primero una fuerte dosis de autoestima”. Brillante. La fe en uno mismo es un prerequisito para una fe realizadora, activa.

Abraham era exactamente lo opuesto a un derrotista. Y practicaba esa fe que comienza por la fe en uno mismo. Era la que les faltaba a la generación que salió de Egipto. Es lo que necesitamos en Israel.

En el desierto, los judíos escuchamos las voces pesimistas, nos dejamos llevar por el derrotismo y lo pagamos muy caro. Tengamos fe en AM ISRAEL, en los soldados de Israel y en el Dios de Israel. Como dijeron Yehoshua y Caleb:

» … a toda la congregación de los hijos de Israel: ‘La tierra que exploramos es muy, muy buena. El Creador nos quiere, y nos llevará a esta tierra y nos concederá esa tierra que mana leche y miel. ¡Solo no se rebelen contra Dios, y no teman a los pueblos que habitan en la tierra, ¡porque ellos serán pan para nosotros [como se dice en Argentina: “son pan comido” Y.B.]! …Dios está con nosotros. ¡No tengan miedo!»

BAMIDBAR 14:8-10

ויאמרו אל כל עדת בני ישראל לאמר הארץ אשר עברנו בה לתור אתה טובה הארץ מאד מאד

אם חפץ בנו ה‘ והביא אתנו אל הארץ הזאת ונתנה לנו ארץ אשר הוא זבת חלב ודבש

אך בה‘ אל תמרדו ואתם אל תיראו את עם הארץ כי לחמנו הם סר צלם מעליהם וה‘ אתנו אל תיראם

Rabino Yosef Bitton




I ❤️ ISRAEL: Los tesoros ocultos en el mar de Israel

Una de las lecciones más importantes que nos transmite la Parashá de los MERAGUELIM es aprender a identificar y comunicar lo bueno de la tierra de Israel. Lamentablemente, no todos han aprendido esta lección. En lugar de concentrarse en los grandes logros del estado judío, muchos medios de comunicación se enfocan “únicamente” en sus problemas, conflictos, etc. Prácticamente un 80/20: se habla cuatro veces más de lo malo que de lo bueno de Israel, en todos los aspectos: militar, económico, social, etc. Y realmente eso no refleja la realidad que uno ve aquí. Hoy les voy a presentar un pequeño ejemplo que va a servir como un test respecto a la información selectiva que la gente común sabe o ignora sobre lo positivo y extraordinario que está pasando en Israel.

Por primera vez, ¡les voy a hablar de economía!

Al principio de la Parashá Bejuqotay HaShem comenzó sus promesas de bendición a Bené Israel asegurando que la tierra tendrá una enorme prosperidad. Esto no puede ser algo natural porque como la misma Torá lo dice, Israel no tiene recursos naturales propios como Egipto, por ejemplo, que tiene el Nilo. Pero el Creador igual nos aseguró que Su bendición llegará a la tierra prometida. Y hasta habrá superavit. Pero para identificar la extrema prosperidad que aseguró la Torá hay que tener imaginación. Y mucha paciencia.

¿DONDE BUSCAR LA BERAJA?

Hace unos años atrás, en el 2010, un americano no judío pero muy seguidor de la Biblia, John Brown, creó la compañía Zion Oil & Gas e invirtió 130 millones de dólares para buscar petróleo en Israel. Esta no fue una búsqueda tirada de los pelos, ya que el Medio Oriente es muy generoso en petróleo. Tengo entendido que su iniciativa comercial se basó en que la Torá describe la tierra de Asher, en el Noroeste de Israel, a orillas del Mediterráneo, como una tierra de SHEMEN ( מאשר שמנה לחמו) «en el territorio de Asher el “shemen” será su principal recurso”. ¿Pero que significa shemen? La interpretación judía tradicional es que este shemen es el aceite de oliva, y la tierra de la tribu de Asher producía este aceite. Tanto es así que la razón por la cual en los tiempos de Janucá tardaron 8 días en obtener nuevo aceite es que tenían que ir a buscarlo y traerlo desde el Norte, el territorio de Asher, hasta Yerushalayim. Pero me parece que este buen señor, John Brown, con impecables buenas intenciones, se dejó llevar por la traducción al inglés de la palabra shemen:  “oil”. Y el problema es que en inglés “oil” significa “aceite” ¡y también significa “petróleo” ! Y por eso el sr Brown se puso a buscar petróleo allí.

De cualquier manera, y lamentablemente, Mr Brown no encontró nada.

BAJO DEL MAR, BAJO DEL MAR ….

Unos años después, Israel comenzó a explorar no en el territorio de Asher sino en el mar de Asher y un poco más al sur del mismo… . Y ¡oh sorpresa! Israel encontró debajo del lecho del mar gigantescos depósitos de gas natural. El gobierno contrató compañías internacionales como Chevron para extraer el gas y también hizo un acuerdo de largo plazo con Egipto, que encontró muy poco gas en su territorio marítimo, para que ese país liquidifique el gas y se exporte a Europa.

El estado judío recibe y seguirá recibiendo enormes ganancias del gas natural, y eso está cambiando por completo la macro economía de Israel. Al punto que hoy en día Israel es considerada una “potencia energética mundial”. ¿Quién lo hubiera pensado de un país sin petróleo que siempre fue considerado pobrísimo en recursos naturales? ¿Quién hubiera imaginado que Boré Olam tenía estas riquezas reservadas para Israel en un lugar que fue intocable por siglos?

El acuerdo comercial con Egipto que es a 20 años significa también que Israel provee constantemente a Egipto de gas natural. En este momento, este país árabe depende energéticamente de Israel. Aparte del enorme impacto económico que este tratado tiene, especialmente para Israel, este tipo de alianzas comerciales y dependencia energética es fundamental para mantener la estabilidad política. Es una forma de fortalecer el delicado acuerdo de paz con el país árabe más poderoso —y potencialmente más peligroso para Israel. Lo mismo ocurre con Jordania, que también se abastece del gas israelí.

EL FUTURO ECONÓMICO DE ISRAEL

Las ganancias de esta industria son enormes. Y están ayudando a afrontar el tremendo costo de la guerra. Pero el superávit de estas regalías está enriqueciendo el Tesoro Nacional de Israel, y su reserva de divisas. Para que tengan una idea aproximada de qué estamos hablando, en este momento, el tesoro nacional de Israel, tiene reservas nacionales de 210 billones de dólares (billón = 1.000 millones), lo cual dicho sea de paso, es el doble de lo que tiene España o Canadá, por ejemplo.

Se estima que en los próximos 20 años las regalías del gas harán que ingrese al tesoro nacional de Israel entre ¡55.290 y 72.040 billones de dólares!

¿POR QUE NO SE HABLA DE ESTO?

Volviendo al tema de las buenas noticas , le pregunto a mis lectores para que me contesten con toda honestidad: ¿cuántos de ustedes habían escuchado sobre el increíble desarrollo energético de Israel? ¿Sobre estos gigantescos recursos naturales? ¿Sobre las enormes ganancias que el gas natural submarino le reporta y le reportará a Israel B”H en los próximos años?

Nadie dice que Israel no tiene problemas. O que la guerra va a ser fácil. O que el problema de los rehenes se va a resolver mágicamente. Pero concentrarse todo el tiempo en eso es ignorar las buenas noticias y ser desagradecido a Dios por las generosas bendiciones que nos concede. Como la increíble victoria estratégica de Israel en Gaza, el aumento record de la Aliya —contra todos los pronósticos — o la prosperidad económica. Ignorar las buenas noticas equivale a repetir el error de los meraguelim. Y del pueblo que lloraba contagiado de un derrotismo viralizado.

Aprendamos de Yehoshua y Caleb, que hablaron בשבחה של ארץ ישראל de las bendiciones y maravillas de la tierra de Israel.

טובה הארץ מאוד מאוד

El futuro de Israel B”H es brillante. Más allá de lo que nos atrevemos a imaginar.




I ❤️ ISRAEL: El Pan de Israel

ESCRITO EN JULIO DE 2023

Una de las experiencias espirituales más profundas que uno vive en Israel tiene que ver irónicamente con la comida. Más específicamente, con comer una comida con pan, algo que generalmente no hago durante la semana. Esta extraordinaria experiencia espiritual tiene su precio. En mi caso, unos 3 o 4 kilos de más, en menos de 3 semanas. Pero creo que vale la pena…

Antes de comer, los judíos recitamos una bendición o en hebreo “berajá”. Esta primera bendición es una expresión de reconocimiento a Dios antes de obtener un beneficio de lo que Él creó. Si no recitamos esta bendición, estaríamos tomando lo que Él creó sin siquiera “pedirle permiso”. Luego, después de comer, recitamos otra bendición, esta vez para agradecer. La bendición de agradecimiento por excelencia es el Bircat HaMazon, la única pleagaria que está registrada explícitamente en la Torá y que se recita después de comer una comida con pan.

Recitar el Bircat HaMazón en Israel es muy significativo. ¿Por qué?

Bircat HaMazón consiste en tres bendiciones bíblicas (más, una rabínica). La primera se refiere a cómo el Creador se preocupa y se ocupa de mantener a los seres vivos y proveer nuestra alimentación. Luego, llega la Berajá central, que se enfoca específicamente en agradecer a Dios «por la tierra de Israel y por el alimento, que esta tierra produce” על הארץ ועל המזון . Israel es descrita como la tierra ”generosa”, es decir, fértil. Como la tierra que los judíos anhelamos y como una tierra de una extraordinaria abundancia (ארץ טובה חמדה ורחבה). La tercera bendición se concentra en Yerushalayim (Jerusalem) y en interminables súplicas y ruegos para ver a esta ciudad santa reconstruida. Concluye con un milenario (y por siglos: imposible) anhelo «que HaShem reconstruya Yerushalayim pronto en nuestros días», es decir, que nosotros podamos verlo.

Claro está que uno puede ir a un restaurante en Yerushalayim, como el Café Rimón o el restaurante Noya, y disfrutar «de la mejor comida del mundo”, (e incluso de ¡la mejor carne!, con perdón de: «Al Galope») y luego tomar un librito, recitar la bendición ritual y listo.Pero así uno se pierde el increíble “significado” que tiene estar comiendo pan en la tierra de Israel.

La diferencia entre percibir los eventos que suceden en Israel como naturales o sobrenaturales consiste en la capacidad de contextualizar o en la pereza mental de «normalizar». Si uno no contextualiza, entonces todo se da por sentado, se vive el presente como algo normal y no se percibe que se está viviendo un milagro. Los rabinos denunciaron esta miopía espiritual —que lamentablemente no afecta a pocos judíos— con las siguientes palabras: «en ba’al hanes makir benisó»,  «quien vive un milagro, se resiste a verlo como tal».

Contextualizar es lo que la Tefila quiere inspirar en uno. En el caso de Bircat HaMazón, esta oración despierta en mi corazón la idea de que lo que acabo de comer es un regalo del Creador. La intención final de Bircat HaMazón es des-normalizar el privilegio de tener comida en la mesa. La Torá nos advierte sobre el peligro de olvidarnos de Quién provee el pan que acabamos de comer. Bircat haMazón es el antídoto para combatir “el olvidarse de Dios” .

Y algo más.

Cuando estoy en Israel, Bircat HaMazon me transporta a una dimensión adicional. Pienso en el extraordinario (e inmerecido) privilegio que tengo como judío que vive en esta generación. Pienso en la profunda pobreza que sufrió la tierra de Israel durante tantos siglos, como esta tierra no dio más sus frutos, se convirtió en una tierra de pantanos, árida, seca, sin agua y amarilla de abandono. Con miles de kilómetros de aridez y soledad, como la describió Mark Twain en 1890. Pero exactamente como lo profetizó el profeta Ezequiel hace 2.500 atrás, “una vez que los hijos de esta tierra regresaron a ella”, Israel se convirtió en un vergel, en un verdadero Jardín del Edén que da sus frutos en una abundancia sobrenatural, que se nota en los supermercados, en los restaurantes y en los excéntricos sabores, colores y aromas en el Shuq (mercado) Majané Yehudá los viernes al mediodía.

«Contextualizar» es entender que la realidad del Israel de hoy fue inimaginable, y es infinitamente mejor de lo que pudo profetizar el más audaz de los profetas. Como dijeron nuestros sabios: «El ojo humano no es capaz de visualizar aquello que solo Dios puede realizar» (עין לא ראתה, א’ זולתך) .

Pienso en los millones de Yehudim que recitaron este mismo texto de Bircat HaMazón en los últimos 2.000 años. ¿Qué habrán pensado cuando mencionaban la abundancia de Israel? ¿Cómo se la habrán imaginado? Pienso en la insoportable pobreza de Jerusalem que describía el Rab Obadía de Bertinoro en sus cartas (ver abajo), o en el abuso y la humillación que los pocos judíos que vivían aquí en esos tiempo tenían que sufrir. ¿Qué pensaban o soñaban cuando rezaban en el Bircat Hamazón por una Jerusalem reconstruida? ¿Habrían podido vislumbrar el barrio de Mamila, el tranvía que atraviesa la ciudad, o el tren que conecta Jerusalem con el aeropuerto?

Albert Einstein dijo: “Hay dos maneras de ver la vida: la primera sintiendo que nada en la vida es un milagro, y la segunda, sintiendo que todo a mi alrededor es un milagro”.

La primera, es el resultado de “normalizar” las innumerables bendiciones que nos rodean.

La segunda: la esencia de la espiritualidad judía y el secreto para enamorarse de Israel.

SHABBAT SHALOM DESDE YERUSHALAYIM

Rab Yosef Bittón




JUQAT: El primer nuevo ejército de Israel

LOS HOMBRES LANGOSTAS

En algún punto no especificado de manera explícita en la Parashá de esta semana, Jukat, el texto bíblico hace un salto en el tiempo y nos transporta desde el segundo año de la salida de Egipto al año 40. Los nuevos protagonistas son la joven generación de Am Israel, lista para luchar y conquistar la tierra prometida.

La generación anterior nació y vivió toda su vida en la esclavitud. No sabían luchar ni defenderse. Seguían atados mentalmente a la esclavitud. Sufrían del miedo a la libertad. Extrañaban Egipto y anhelaban regresar a una vida de opresión. Por más que vieron y experimentaron los milagros más imponentes de la historia, tanto en Egipto como en el desierto (las diez plagas, la apertura del mar, la revelación de Dios en el monte Sinaí, el maná que cae del cielo, etc.), no fueron influenciados más que temporalmente. Dios estaba con ellos, pero ellos no lo veían. O no lo querían ver. Quizás para rechazar así las no pocas responsabilidades que demanda vivir como judíos. Fue la generación derrotista que se definió a si misma como langostas que no podían defenderse del enemigo.

Pero esta generación ahora ha desaparecido. El cambio en la mentalidad del pueblo judío, lamentablemente, no ocurrió como un proceso de transición desde la esclavitud a la libertad. Ocurrió, como lo dijo una vez sin compasión el secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger: “En algunas sociedades el cambio no tiene lugar a través de un lento proceso de aprendizaje, sino funeral tras funeral”.

OPERACION ANTEBE

Este nuevo pueblo de Israel, la generación que se no se crio obedeciendo al Faraón sino observando la voluntad de Dios, comienza en esta Parashá su implacable campaña de conquista hacia la tierra prometida. El primer desafío que enfrentan es sumamente relevante para nuestros días. Los cananeos de la ciudad de Arad en el Negev, atacan a los judíos y ¿saben que hacen? ¡Toman prisioneros!. ¿Qué hace el joven ejército de Israel en su primer desafió? Primero rezan, y le prometen lealtad y gratitud a Dios si les concede ese primer triunfo. Luego atacan a los secuestradores terroristas y rescatan a los rehenes con vida. Lo mas importante es percibir qué no hicieron: negociar. La Torá no parece muy a favor de negociar con terroristas.

LA PRIMERA GUERRA

Están ahora en lo que hoy es Jordania, del lado oriental del río Jordán. Antes de atravesar el río para llegar a Israel, tienen que pasar por los territorios de Sijón y Og, reyes del Emori y del Bashán respectivamente.

Sijón era un poderoso rey, con fama de invencible, que había conquistado las tierras de los moabitas en una batalla tan feroz que fue registrada por los poetas de la época —y mencionada incidentalmente por la Torá— como una épica victoria militar, posiblemente con la intención de intimidar al enemigo. Ahora, el comandante en jefe del nuevo ejército de Israel, llamado Moshé Rabbenu, le envía a Sijón un “mensaje de paz”: El pueblo de Israel solicita tu permiso para atravesar su territorio «sin desviarse del camino principal, y sin arruinar tus campos o viñedos, y sin la intención de beber agua de tus pozos. No buscamos la guerra contigo. Solo queremos pasar por tu territorio, para cruzar el río Jordán y llegar a nuestro destino: la tierra de Israel, que nos fue prometida por Dios (Bamidbar 21:22). Sorprendentemente —o no— Sijón rechazó el generoso mensaje de paz de Israel y salió a atacar a Israel.

¿Por qué?

Reflejando en los días que vivimos se me ocurrieron algunas ideas:

  1. En el Medio Oriente no estaban acostumbrados a que un pueblo se comporte con honor y respete su palabra. Porque en esas naciones la mentira era parte de la estrategia militar. Sijón tiene que haber pensado que los judíos estaban tratando de engañarlos. Es lo que él hubiera hecho. O quizás hizo para concitar Moab.
  2. Es posible que Sijón haya pensado que los judíos todavía seguían con la mentalidad de esclavo, con el “complejo de langostas”. Y la prueba para Sijón era que habían deambulado por el desierto por 40 años, y durante todo ese tiempo no habían practicado la guerra ni habían atacado a ninguna nación. El judío siempre se destacó por su inteligencia y su vocación de estudio. Es la víctima ideal. Sijón no sabía que estos judíos también sabían defenderse y luchar.
  3. Complementando esta segunda idea: la oferta de paz que hizo Israel no es típica en el Medio Oriente. Y especialmente en nuestros días. En esa región del mundo los fuertes atacan sin preguntar. Solo los débiles ofrecen la paz o avisan antes de atacar. Creo que Sijón, al mejor estilo de la cultura bélica del Medio Oriente, confundió la oferta de paz de Israel con “debilidad”.

Y así, sin provocación alguna, Sijón atacó a Israel. Irónicamente, el primer desafío militar para el nuevo ejército de Israel no fue atacar y conquistar sino defenderse de sus atacantes. Estamos ante la primera batalla del Ejército de DEFENSA de Israel.

Sijón calculó mal: «Israel lo venció a punta de espada y heredó su territorio, desde Arnón hasta Yabok, hasta la tierra de Amón…” Esas nuevas tierras se extendían a lo largo de la mitad superior del Mar Muerto, continuando a lo largo de las orillas del Jordán hasta las actuales Alturas del Golán, hoy territorio israelí, donde limitaba con las tierras de otro poderoso monarca: Og, rey del Bashán.

SEGUNDA GUERRA

Luego llega la segunda guerra que enfrentó del nuevo ejército de Israel. Og, no aprendió de lo que le sucedió a Sijón, y también salió a atacar a Israel. «El pueblo (de Israel) se dirigió hacia el norte por el camino de Bashán, pero Og, el rey de Bashán, salió con todo su pueblo para enfrentarlos en la batalla en Edrei. Dios le dijo a Moshé: ‘No le temas, porque yo te lo entregaré a él y a todo su pueblo en tus manos. Harás con él lo mismo que hiciste con Sijón, el rey de los amorreos, que habitaba en Jeshbón.   El pueblo de Israel lo derrotó a él, a sus hijos y a todo su pueblo completamente… y heredaron su tierra…» (Bamidbar 21:33-35). Esta ultima frase “y heredaron su tierra” también es muy importante. Si alguien te ataca, te defiendes y ganas, no le tienes que regresar su territorio: ahora se considera tu heredad. La postura derrotista de la vieja generación había sido reemplazada por la actitud optimista de sus hijos. Imbuidos de una sólida EMUNA confianza en la providencia de Dios y en Su ayuda, prevalecieron en la batalla militar contra los reyes de Cisjordania. Israel emergió así como un pueblo preparado para asentarse en su tierra, ejercer su voluntad nacional y estar siempre listo para defenderse de cualquier enemigo.

LOS NUEVOS SOLDADOS DE ISRAEL

No puedo dejar de pensar en los valientes jóvenes soldados que, junto a sus líderes, pelean hoy valientemente en Gaza con un espíritu BIBLICO indomable . Con una profunda convicción de que están luchando lo que los Sabios judos llamaron MILJAMOT HASHEM, “las guerras que los enemigos de Dios libran contra Sus representantes, el pueblo de Israel ”.

La línea de mando que hoy comanda a las fuerzas armadas que luchan en Gaza son los comandantes del ejército del futuro y también —estoy convencido —los líderes políticos del Estado de Israel en los próximos años. Esta nueva generación que cree en si misma y en su Divina misión reemplazará a la cúpula militar que tendrá que despedirse de las fuerzas armadas y dejarles el lugar para asumir la responsabilidad. Acumulan ya 9 meses de combate, pero también 9 meses de unión. Tienen muy claro que su objetivo es la victoria sobre el enemigo. Están dirigiendo una guerra del tipo más difícil y peligroso. No contra un ejército regular de un país en llanuras de combate de tanques, sino contra una organización terrorista, un enemigo oculto, en túneles en áreas urbanas densas. Es una guerra dificilísima y peligrosa para los comandantes y los combatientes.

Estos soldados además, poseen un sólida Emuná, fe, en que Dios que nos sacó de Egipto, venció al faraón y estuvo con nosotros cuando derrotamos a Sijón, Og y a todos los pueblos de Canaán, sigue hoy también con nosotros, más cerca que nunca.




RESUMEN DE LA PARASHÁ JUQAT

Cenizas que purifican
La más severa de todas las impurezas rituales es la tum’at met, la impureza contraída por el contacto con un cadáver humano. Esta sección detalla el proceso de purificación para una persona u objeto que ha contraído esta forma de impureza. Se sacrifica una vaca de pelaje rojizo y se quema su cuerpo, se añade agua de un arroyo a las cenizas y esta mezcla se rocía sobre la persona u objeto que queda libre de esta impureza. Una persona impura no puede ingresar al Tabernáculo o al Templo hasta que el proceso de purificación esté completo.

Muerte de Miriam
La Torá registra la muerte de Miriam, la hermana de Moshé, en el cuadragésimo año de la estadía de los israelitas en el desierto. Con la muerte de Miriam, las aguas que fluían providencialmente se secan. El pueblo se queja amargamente por la falta de agua.

Moshé golpea la roca
Dios le dice a Moshé y a Aharón que tomen un bastón y reúnan al pueblo frente a una roca en la montaña y sin tocarla: Moshé debe “hablar” a la roca que milagrosamente dará su agua. Esto debía ser una demostración adicional del poder Divino y de su amor por Israel. Pero Moshé «golpea» a la roca, de la cual sale ahora agua, lo que da la impresion de haber sido causado por el impacto del bastón –o por un acto de violencia– en lugar de la intervención Divina. Dios castiga a Moshé y Aharón y ya no seguirán liderando por mucho más tiempo al pueblo de Israel.

Rechazo del rey de Edom
Moshé envía mensajeros al rey de Edom solicitando permiso para pasar por su tierra en su camino a la Tierra Prometida. A pesar de las promesas de Moshé de no causar daño a la tierra mientras pasan, Edom rechaza el paso de los judíos. Por lo tanto, los judíos se ven obligados a rodear la tierra de Edom y acercarse a Canaán desde el este.

Muerte de Aharón y batalla contra los cananeos
Los judíos llegan al Monte Hor. Por mandato de Dios, Moshé, Aharón y el hijo de Aharón, Eleazar, suben al monte. Aharón se quita las vestiduras de sumo sacerdote y Eleazar se las pone. Luego, Aharón fallece. Toda la nación lamenta la muerte de Aharón durante treinta días.

Los primeros rehenes judíos

Los cananeos de la ciudad de Arad en el Negev, atacan a los judíos y toman prisioneros. Los judíos rezan a Dios, y no negocian con los terroristas sino que emprenden una operación de rescate que gracias a Dios culmina con éxito.

El pueblo se queja de su comida

En una enorme demostración de falta de agradecimiento, los judíos afirman que están «hartos» del maná. Dios envía serpientes al campamento israelita, y muchos mueren. Moshé reza a Dios en nombre de los judíos. Siguiendo las instrucciones de Dios, Moshé diseña una serpiente de bronce y la coloca en lo alto de un poste para que los judíos miren hacia arriba, recen y sean curados.

Conquista de la tierra de los Emoritas (amorreos) y la nación del Bashán
Los judíos se acercan a la tierra de los amorreos, ubicada en la orilla oriental del río Jordán. Envían un mensaje a Sijón, su rey  pidiendo permiso para pasar por su tierra en ruta a Canaán. Sijón se niega y en su lugar reúne a sus ejércitos y ataca a los judíos. Los judíos son victoriosos y ocupan las tierras de los amorreos. Luego, Og, rey de Bashán, también ataca a los judíos. Los judíos triunfan nuevamente y ocupan su tierra.

Ahora la nación judía ha llegado a la orilla del río Jordán, justo enfrente de la ciudad de Jericó en la tierra de Israel. Listos para conquistar la tierra .




JUQAT: Las serpientes del desierto y el tiranosaurio de Jurassic Park

וַיְשַׁלַּח ה’ בָּעָם אֵת הַנְּחָשִׁים הַשְּׂרָפִים

UN IDIOMA SOFISTICADO
El idioma hebreo original, el bíblico, es sumamente sofisticado. Casi todas las palabras tienen una “raíz” semántica de 3 letras, que con el agregado de prefijos y sufijos se diferencian una de la otra. Lo verbos, también de 3 letras, se pueden combinar de 7 formas distintas (binyanim) , con significados diferentes que pueden pasar desapercibidos para el principiante. Esta breve explicación debería ser suficiente para comprender una idea “filosófica” muy profunda que se esconde detreas de este tipo de detalles muy sutiles de la gramática bíblica.  En la Parashá de esta semana el pueblo nuevamente se queja y se rebela. En un momento sugieren que no deberían haber salido de Egipto. Dios castiga este intento de insubordinación “enviando” a las serpientes venenosas que se cobran numerosas víctimas. Esta es la traducción de casi todas las traducciones, judías y no judías, al español en un versículo de nuestra Parashá, Juqat, Bamidbar (Números) 21: 6: “Y Dios envío /mandó al pueblo las serpientes venenosas… “.Sin embargo, esta traducción no captura la sutileza de este versículo

¿ENVIAR O LIBERAR?
Hay dos maneras de vocalizar la misma palabra hebrea «וישלח»: una es VAYISHLAJ y la otra VAYISHAL-LAJ. Sin adentrarnos mucho en los detalles, la primera palabra, que figura muchas veces en esta misma sección semanal, significa “enviar” , “mandar”. Así, nuestra Parashá menciona por ejemplo que Moshé “envió” emisarios a hablar con los pueblos de Edom (20:14) y luego de Emor, (21:21), etc. Esta palabra se repite muchísimas veces en la Torá e incluso hay una Parashá con este nombre VAYISHLAJ (YAAQOB MALAJIM…). La segunda palabra, VAYISHAL-LAJ (con el daguesh, que duplica la letra «L») es menos común y su significado es diferente: Un ejemplo que se me ocurre es VAYHI BESHAL-LAJ PAR’O ET HAAM, también malinterpretado por casi todas las traducciones como “Y fue cuando el faraón ‘envió’ al pueblo”, como si los traductores no diferenciaran entre las dos palabras…  Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre VAYISHLAJ y VAYISHAL-LAJ ? La primer significa enviar, mandar: A envía a B para una misión específica (SHELIJUT o SHALIAJ). La segunda VAYISHAL-LAJ significa: “liberar”, ”dejar salir”, “soltar”, y expresa la idea de que A, que está de alguna manera “imitado” por B,  es ahora «dejado en libertad» y puede actuar por su cuenta. El Faraón no «envía» a los judíos con una misión fuera de Egipto: el Faraón los “deja salir”, “los libera” de su captividad y una vez libres los judíos actúan por su cuenta. La diferencia semántica no es pequeña.

EL MODUS OPERANDI DIVINO
Volvamos ahora a las serpientes: VAYISHAL-LAJ no significa que Dios “envió” a las serpientes a morder a sus victimas sino que Dios «las liberó». Nuestros Sabios explican que en el desierto Boré Olam nos protegió de nuestros enemigos y de los elementos naturales, el peligroso clima, los animales del desierto, las tormentas de arena, con los “‘anané kabod”,  una nube virtual, una cúpula trasparente, o en un idioma más comprensible en la era informática, un “firewall”. El castigo Divino entonces, no consisntió en que Dios “enviará” a las serpientes venenosas, sino en que Dios suspendiese su protección especial, y así las serpientes venenosas actuaron según su naturaleza e instinto. Recuerdo una escena inolvidable de “Jurassic Park” que puede ilustrar esta idea. El tiranosaurio Rex, el dinosaurio carnivoro y muy peligroso, estaba contenido por una cerca eléctrica de 10.000 voltios y esa cerca lo separaba de los cabritos, su comida diaria, y de los humanos que estaban visitando el parque.…

Por alguna razón la electricidad del parque dejó de funcionar, y la cerca era ahora inservible. El tiranosaurio se “había liberado” y ahora seguía sus instintos y devoraba a los cabritos. En nustro caso, Dios “desactivó”, “suspendido” Su protección especial. Y las serpientes quedaron libres y siguiendo su naturaleza comenzaron a morder y causar la muerte de sus víctimas.

¿QUIEN DESACTIVO LA CERCA?
Por qué esta idea es tan importante? Porque nos ayuda a comprender que HaShem protege constantemente a Israel, y no solo en el desierto.… Israel, dijeron los Profetas y los Sabios, es como un cabrito entre las naciones, rodeado de enemigos que lo quieren destruir. Israel está protegido por Boré Olam a través de un invisible firewall Divino, una cerca de 10.000 voltios que mantiene alejados a nuestros enemigos, desbarata sus planes, desvía sus misiles, confunde sus ideas, etc. Cuando nuestra conducta no es la correcta, de alguna manera el firewall Divino se desactiva: HaShem “suspende” su protección especial y los enemigos de Israel hacen lo suyo.… Esta idea esta dicha de una manera muy explícita en Debarim 31:18 , ואנכי הסתר אסתיר פני ביום ההוא , cuando el pueblo judío abandona su pacto con HaShem, el mayor castigo es que HaShem oculta Su presencia, esto es , Su protección especial, hacia nosotros.

Pero creo que lo mas importante —y lo más hermoso— de esta idea de VAYISHAL-LAJ , es comprender que el Creador nos protege permanente y constantemente como pueblo y también como individuos sin que lo pidamos y sin que nos demos cuenta. Piensen, por ejemplo, que alrededor nuestro (o dentro de nuestro cuerpo) hay millones de bacterias, hongos, virus, parásitos y pequeños microbios, muchos de los cuales nos podrían afectar o hasta matar. El Creador nos protege permanentemente de la naturaleza que nos rodea, de accidentes que tan fácil pueden ocurrir. El Todopoderoso nos cuida conteniendo estas fuerzas naturales dañinas. Y tal como sucede con un firewall o un programa antivirus que protege a nuestras computadora, esta «protección Divina»  está permanentemente activa 24/7 sin que que lo percibamos. Todos los días, 3 veces por día, aludimos a este tipo de protección Divina cuando recitamos la berajá MAGUEN ABRAHAM. “Protector de Abraham ” HaShem nos cuida y nos protege con Su invisible escudo protector.

Shabbat Shalom