1

DOÑA GRACIA MENDES y UN ESTADO JUDIO EN TIBERIAS (1558-1564)

MUCHO TIEMPO ANTES DE HERZL

Ademas de haber salvado y ayudado a miles de sus hermanos judíos, Doña Gracia Mendes Nasí se dedicó a cumplir con un sueño que podría considerarse mesiánico: establecer un “estado judío independiente” en la tierra de Israel.   Recordemos que estamos en Constantinopla, donde Doña Gracia y su sobrino Don Yosef Nasí (1524-1579) que seguía los pasos de Doña Gracia, eran, después del Sultán, la familia más influyente en el Imperio Otomano.  Este Imperio se extendía por todo el medio oriente, incluyendo la tierra de Israel.  Como todos sabemos, siempre vivieron Yehudim en Israel. Y en esos años (1530-1550) se estaba desarrollando un importante centro Rabínico en Tsefat (Safed, en el norte de Israel) liderado por el Rab Yosef Caro, que luego se transformaría también en un centro de estudio de Qabbalá.  En 1560 la población judía de Tsefat contaba con 1.000 familias.Los habitantes de Tsefat eran en su mayoría refugiados Sefaradim que luego de muy peligrosas travesías habían logrado llegar a Israel (esto lo cuento con más detalle en mi libro «Forgotten Giants», en inglés).      En Yerushalayim también había judíos, pero estaban en una situación muy miserable.  Jerusalem era una ciudad por la cual se peleaban constantemente  Cristianos y Musulmanes. Los Yehudim eran odiados por ambos.  Voy a copiar literalmente (y sin eufemismos)  un documento que nos dará una idea de la situación de los Yehudim de Yerushalayim en esa época.  Este texto es de un cura franciscano llamado Francesco Suriano: “Estos perros, los judíos, son pisoteados, golpeados y torturados, como lo merecen. Viven en esta tierra en condiciones de tal humillación que las palabras no pueden describir.   Y particularmente en Jerusalem… donde hasta los musulmanes los tratan peor que a los perros”.

La ciudad de Tsefat estaba en el municipio de la ciudad de Tiberias, pero la ciudad de Tiberias en sí estaba prácticamente en ruinas.. Los Cristianos no la  pretendían y los musulmanes no tenían ninguna pretensión por ella.  Tiberias era una ciudad fantasma, donde reinaba el caos, y en total estado de abandono. 

Doña Gracia tuvo entonces una maravillosa idea: le ofreció al Sultán desarrollar la ciudad de Tiberias y producir impuestos para el tesoro del real.  En 1558 el Sultán le concedió a Doña Gracia la concesión de la ciudad de Tiberias.  Doña Gracia podría reconstruir la ciudad y desarrollarla comercialmente, pero debía garantizar un ingreso anual de 1.000 lingotes de oro para el Sultán.  Doña Gracia aceptó.  El cargo que ella tendría era el equivalente a ser la gobernadora de la ciudad y gozaría de total independencia (mientras la recaudación de impuestos  se mantuviera).  El proyecto de Doña Gracia, que contaba con el beneplácito del Sultán,  era que una vez construida la ciudad, todos los judíos del mundo tendrían un lugar donde podrían establecerse y vivir en paz y seguridad. En especial quienes más urgente lo necesitaban: los anusim, los refugiados Sefaradim de España y Portugal, que vivían escapando de lugar a lugar por Europa, practicando una religión que les había sido impuesta por la fuerza.   Esto sería la realización del gran sueño de Doña Gracia: luego de haber salvado a miles de  Yehudim del cautiverio, cerrar el y círculo y brindarle ahora a su pueblo la oportunidad de vivir libres y seguros nada menos que EN LA TIERRA DE ISRAEL!

En 1561, Don Yosef Nasí (que luego sería asignado como “el Señor de Tiberias”) y el rab Yosef Ben Aderet comenzaron la construcción de  las murallas de la ciudad, algo esencial para que Tiberias pudiera sostenerse.

También, entre los dos comenzaron a embellecer la ciudad y desarrollarla comercialmente. Tal como 500 años más tarde lo hiciera el Keren Kayemet leIsrael, lo primero que hicieron fue plantar árboles: naranjos, pinos y especialmente árboles de moras.  Estos últimos árboles son esenciales para la cría del gusano de seda, una industria muy rentable que se desarrollaría en Tiberias. También introdujeron la apicultura (cría de abejas para producir miel).

En Diciembre de 1564 las murallas de protección de la ciudad, que existen hasta el día de hoy,  fueron finalmente terminadas.  

Don Yosef Nasí invitó a los más importantes comerciantes judíos de Europa, especialmente de Venecia, a transferir sus fabricas a Tiberias.  Don Yosef también mandó barcos a varias ciudades europeas donde habían Yehudimanusim para trasladarlos gratuitamente a Tiberias.  Cuentan que muchos Yehudim, los de Ancona, por ejemplo,  eran tan pobres que no tenían dinero para llegar hasta el puerto. Don Yosef Nasí envió emisarios de su parte para ubicar a estos Yehudim y ayudarlos a llegar al puerto y hacer Aliyá.  

Los judíos comenzaron a llegar de España y de Portugal a la tierra prometida, que ahora era un paraíso terrenal, donde el viento del atardecer perfumaba la ciudad con aroma de pinos y naranjos.

Doña Gracia fundó también una Sinagoga y un Bet haMidrash, una casa de estudios de Torá liderada por el Rab Elazar ben Yojai, de la ciudad de Tsefat.

Y lo más impactante era una gran casa que se estaba construyendo en la ciudad: una hermosa mansión que sería la nueva y definitiva residencia donde viviría Doña Gracia Mendes…

(Mañana, BH, escribiremos el último capítulo la vida de Doña Gracia) .  




GRACIA MENDES (Parte 4) El boicot comercial judío a la ciudad de Ancona

BUENAS RELACIONES
Algo excepcional y sin precedentes, que incluyó la intervención de Doña Gracia Mendes-Nasí, ocurrió en la ciudad de Ancona, un importante puerto comercial en la costa este de Italia. Esta ciudad fue establecida como un «estado papal» en 1429. Los Papas (Clemente III, Pablo III y otros) intentaron desarrollar Ancona como un centro de comercio internacional. Y para lograr este objetivo, le concedieron a los judíos de la ciudad permiso para abrir bancos y ofrecer crédito. Debido a esta actitud pro-judía, muchos judíos anusim (convertidos por la fuerza al cristianismo ) provenientes de Portugal y España comenzaron a establecerse en Ancona, que gracias a su ubicación geográfica privilegiada pasó a ser una base ideal para el comercio marítimo con el Imperio Otomano.  El 21 de febrero de 1547 el papa invito a “cualquier persona … de los reinos de Portugal … incluyendo cristianos nuevos [=anusim] a establecerse en Ancona”. En 1550, la población judía de Ancona contaba con unas 2700 personas. En ese año se construyó allí una de las Sinagogas más grandes de Italia.
EL PAPA VS LOS JUDIOS
Pero todo cambió en 1555 cuando un nuevo Papa, Gian Pietro Carafa (Pablo IV), asumió en el Vaticano. Este Papa, conocido por su indisimulada inclinación antisemita, se volvió contra la población judía de Ancona e ignoró todos los derechos otorgados a los judíos por los papas que le precedieron. Los judíos fueron humillados, privados de sus privilegios comerciales y encerrados en un gueto. El nuevo Papa también restableció la inquisición en Ancona, confiscó los bienes de los judíos y comenzó a perseguir y condenar a los anusim. Cerca de 100 judíos anusim fueron encarcelados por la inquisición y amenazados con ser ejecutados en la hoguera o ser vendidos como esclavos si no renunciaban a su fe judía. Algunos eligieron una conversión forzada para salvar sus vidas y la de sus hijos. Otros fueron privados de su libertad para ser vendidos en el mercado de esclavos de Malta. Y otros 24 anusim, que vivían abiertamente como judíos, se negaron rotundamente a una conversión (incluso ficticia) y fueron ejecutados en la hoguera en un auto de fe de la inquisición.
POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA
La noticia de la ejecución de estos anusim llegó a oídos de Doña Gracia Mendes en Constantinopla. El 9 de marzo de 1556, a instancias de Doña Gracia, el Sultán Suleiman le escribió al papa y le exigió la liberación de los hombres encarcelados, a quienes llamó sus súbditos, ya que les concedió a distancia la ciudadania Otomana. El Sultán también solicitó la liberación de los bienes confiscados. Pero pesar de todos los esfuerzos diplomáticos, esto no resultó, y Doña Gracia planeó entonces una respuesta «judía» que hasta entonces no había tenido precedentes en la historia del pueblo judío: un boicot económico. En este caso, contra la ciudad de Ancona. Muy respetuosa de las autoridades rabínicas, Doña Gracia buscó el apoyo Halájico para su plan e instruyó al Rabino Yehudá Faraj que explicara la situación a los principales rabinos de Constantinopla e Italia y contar con su apoyo para establecer el boicot y hablar con sus correligionarios para que lo apoyaran.
SIN PRECEDENTES
Doña Gracia logró declarar el boicot al puerto de Ancona. Ningún barco de su empresa o de empresas que tenían relaciones con su empresa podía embarcar o desembarcar en Ancona. El puerto a utilizar sería de ahora en más el de Pesaro, o el ya famoso puerto de Venecia. Hay que recordar que Doña Gracia era la cabeza de la familia más acaudalada del imperio Otomano y una de las familias más influyentes de Europa. Y su especialidad era el comercio marítimo. Con su boicot, Doña Gracia logró paralizar al puerto de Ancona que permaneció cerrado y abandonado por un tiempo considerable, lo cual tuvo un efecto devastador para el comercio de la ciudad. Hay un documento del Consejo de la ciudad de Ancona dirigido al papa en el cual le suplican interrumpir los procedimientos inquisitoriales en la ciudad porque estaban antagonizando a los comerciantes otomanos y afectando el comercio de la ciudad. Seguen el historiador Bernard Dov Cooperman, luego de este embargo, Ancona nunca se recuperó de este boicot y su importanica pasó a un segundo plano. Aunque este no fue el primer boicot económico en el renacimiento, fue el primero organizado por los judíos. Nunca antes, hasta los días de Doña Gracia Mendes, habían tendido los Yehudim el poder para defenderse, reaccionar y castigar los abusos de la iglesia y de la inquisición. Doña Gracia Mendes, una vez más, demostró su coraje, su liderazgo y su pasión para defender a sus hermanos judíos.

El libro «Shalshelet HaQabalá»  (p. 276-278) escrito por rabbenu Gedalia Ibn Yajia (1526-1588, ver aquí) relata la historia de estos 24 mártires judíos que fueron ejecutados en la Piazza della Mostra AL QUIDDUSH HASHEM por su negativa de convertirse al cristianismo. Según entiendo la historia también está registrada en los archivos papales

Estos son sus nombres

Simeon Ben Menachem

Yoseph Guascon

Samuel Guascon

Abraham Falcon

Isac Nahmias

Salomon Alguadish

Moses Paggi

Salomon Pinto

Yoseph Moljo

Abraham Cerilia

David Nahas

Abraham di Spagna

Moses Barzilon

David Reubén

Salomon Iahia

David Sadicairo

Yoseph Verdai

Yoseph Pappo

Yacob Cohen

Yacob Montalban

Abraham Lobo

Yacob Mozzo

Abraham Cohen

Y una mujer, cuyo nombre se desconoce.

זצוק»ל

La ejecución de estos Yehudim en 1555 sacudió a las comunidades judías de Europa e inspiró elegías (quinot) que hasta el día de hoy se recitan en comunidades de Italia en Tish’á beAb

Para mas información acerca de los judíos de Ancona, ver este artículo de Wikipedia 




GRACIA MENDES (Parte 3): Recibiendo a los exiliados Sefaradim en Turquía

DE ESPAÑA A TURQUIA

En Turquía los judíos vivían muy bien, bajo los auspicios del Sultan Suleimán el magnífico (1520-1566). Antes de Suleimán,  el Sultan anterior  Bayaceto II (1447-1512) había ordenado a los gobernadores del imperio Turco que recibieran generosamente a los refugiados Sefaradim y que facilitaran su residencia permanente en el imperio. Esta misma política fue continuada por Suleimán, a quien se le atribuye la frase referida a Fernando, el rey de España : «¿A este le llamáis un rey inteligente, que empobrece a sus estados para enriquecer los míos?». Turquía era el refugio ideal para los judíos Sefaradim. Todos soñaban con vivir en Turquía y disfrutar de la libertad religosa y de estar fuera del alcance del horrible brazo de la inquisición. El gran problema era llegar allí (ver abajo).  Las rutas marítimas eran inaccesibles a los bolsillos de los refugiados sefaradim. Incluso, para aquellos que podia costearla, era peligrosísima ya que no contaban con ninguna protección. Los capitanes de los barcos, una vez que los refugiados subían a la embarcación se abusaban de ellos, les robaban sus pertenencias o los vendían como esclavos. Tomemos el caso del rab isaac Caro por ejemplo, que escapó de españa a Turquía, con su esposa y 5 hijos y cuando llegó a Turquía luego de años, solo sobrevivieron él y una sola de sus hijas.  Todo esto nos debe hacer comprender un poco mejor: 1. Que la expulsión de  los judíos de España era virtualmente una sentencia de muerte, que la mayoría no sobrevivió. 2. La enorme importancia de la Misión que Doña Gracia Mendes estaba haciendo al salvar la vida de los refugiados sefaradim transportandolos en sus barcos desde Europa hasta Turquía.

LA REINA DEL JESED

En el año 1553 Doña Gracia Mendes Nasí llegó a de Ferrara a Constantinopla, la ciudad capital del Imperio Otomano (Turquía). Estaba acompañada por un séquito de unas 200 personas y unos 40 custodios.   En Constantinopla Doña Gracia fue recibida con los honores que se le hacen a una reina.  Mientras sus cada vez más exitosos negocios eran administrados por su sobrino Yosef Nasí,  en Constantinopla Doña Gracia se dedicó exclusivamente a obras de caridad y en especial a ayudar al restablecimiento de los anusim, refugiados judíos de España y Portugal, que regresaban a su fe. Cecil Roth escribe algo que no dejó de sorprenderle incluso a él y a los admiradores de Doña Gracia.  Cuenta y documenta que Doña Gracia, viva en una mansion muy lujosa… “y tenia en su casa todos los días, 80 personas pobres comiendo en su propia mesa.”  (p.103).  Escuche de mi tío el rab Yosef Faur z»l, que ella los traía a comer a su propia mesa para dar el ejemplo a los otros Yehudim ricos, que siempre trataban de imitar todo lo que Gracia Mendes hacia. Llevarlos a comer a su mesa, me explicaba mi tío,  elevaba el prestigio de los pobres y su dignidad.Com o era de esperar, el ejemplo de Doña Gracia tuvo el efecto deseado en otras personas adineradas de la ciudad.  Y pobres no faltaban… porque cada vez llegaban a Turquía más y más refugiados de España Portugal y otros países Europeos, que no tenían absolutamente nada para comer.  

SALONICA: LA CIUDAD REFUGIO

Con el consentimiento del Sultán, los refugiados Sefaradim pobres se instalaron mayormente en la ciudad de Salónica.Esta ciudad portuaria en ese entonces no estaba desarrollada, y pronto se transformó en la única ciudad del mundo con una mayoría de población judía. Doña Gracia se preocupó de que a los refugiados no les faltará ni comida, ni lugar de residencia, ni trabajo. Además de contratarlos para la actividad portuaria, que era la especialidad comercial de los Mendes, Doña Gracia también estableció en Salónica una empresa textil.  El idioma predominante, y creo que así fue hasta medidos del siglo pasado, fue el ladino. En Salónica Doña Gracia  se ocupó también de una Mitzva que los Rabinos del talmud la consideran como la mas importante: .

PIDYON SHEBUYIM

habían sido liberados de manos de piratas. En esa época era muy común que los piratas atacaran otros barcos y capturaran a los pasajeros para venderlos como esclavos. Los piratas siempre encontraban compradores que pagasen un precio elevado por los esclavos judíos, ya que sus hermanos Yehudim hacían lo imposible para liberarlos. אין לך מצווה גדולה כפדיון שבויים Permanentemente llegaban al puerto de Salónica barcos con cargamento humano judío. Doña Gracia, como no podia ser de otra manera, estaba detrás de los esfuerzos y negociaciones para liberar a todos los cautivos Yehudim, sin importar el precio,  y cumplir esta enorme Mitsvá, (rescate de prisioneros).  Hay documentación historica que registra que un barco que fue secuestrado por piratas de Malta fue llevado a Salonica y allí ofrecían a la venta 70 judíos. Se dice que a veces el precio era tan exorbitante que se llegaba a pagar hasta 500 ducados (=monedas de 3.5 gramos de oro) por persona. Gracias a los esfuerzos de Doña Gracia miles de Yehudim fueron rescatados y liberados de su cautiverio.

EDUCACION JUDIA

En Salonica Doña Gracia también fundó un Talmud Torá, escuela judía, que con el tiempo llegó a tener 10.000 alumnos y 200 maestros. También fundó y mantuvo una prestigiosa Yeshibá (academia rabínica) encabezada por el famosísimo Ribbí Shemuel de Medina. Esta era una Yeshibá muy especial. Ademas de mantener a los alumnos regulares, cada año Doña Gracia invitaba y apoyaba a 3 Rabinos de otras comunidades judías para que estudiaran por un año con Ribbí Shemuel de Medina, la mente Halájica mas brillante de la diáspora en esos tiempos. Doña Gracia también  fundó una Sinagoga muy especial en Salónica, Leviyat Jen. Esta Sinagoga había sido concebida exclusivamente para los anusim, es decior, aquellos Yehudim que habían sido convertidos por la fuerza en España y Portugal al cristianismo y no sabian nada de hebreo. En esa Sinagoga lentamente se les enseñaba el idsiom hebreo y las bases de la Torá y la Tefilá antes de que se integraran activamente en la comunidad.

NOTA AL LECTOR:  Originalmente pensé en escribir uno o dos emails sobre Doña Gracia, pero a medida que fui escribiendo me pareció que es muy meritorio conocer la historia de esta excepcional Tsadequet, ya que no solo es un honor a su (injustamente olvidada!) memoria sino que creo que puede inspirar a muchos de nosotros a seguir sus pasos y dedicar nuestros esfuerzos y nuestros medios a la Torá y a las buenas acciones con nuestros hermanos.




GRACIA MENDES (Parte 2): La Biblia de Ferrara

RESUMEN
Estamos recorriendo brevemente la vida y obra de Beatriz de Luna conocida luego como Doña Gracia Mendes. Recordemos que cuando la inquisición se estableció en Portugal resultó imposible para los judíos seguir viviendo allí, y en el año 1538, cuando fallece su esposo Francisco Mendes, Beatriz junto con su hija Ana y su cuñado Diogo se trasladan a Flandes (hoy Amberes, Bélgica), la capital financiera de Europa en ese entonces. Allí estuvo al mando de la exitosa empresa de comercio internacional y del banco que había fundado su fallecido marido. Beatriz utilizó su fortuna y su influencia para ayudar a sus hermanos judíos a escapar de Portugal y llegar a Turquía.
EN LOS PAISES BAJOS
Flandes pertenecía en ese entonces al Imperio de Carlos V de España. Y por lo tanto los temas religiosos  estaban bajo la autoridad de la inquisición. Por ese motivo, y hasta que llegara a su destino final, Turquia, Beatriz todavía seguía ocultando su condición judía. Con su altísimo perfil, cualquier pequeño error podría costarle la vida a ella y a su familia. Y como explicamos anteriormente, era muy tentador para la inquisición acusarla de judaizar ya que en caso de ser encontrada culpable se quedarían con su inmensa fortuna. Mientras estuvo en Flandes Beatriz seguia creciendo en fama y en éxito. Trató comercialmente con el rey Henry II de Inglaterra; con el emperador Carlos V; con el rey de Francia y hasta con los Papas Pablo III y Pablo IV . Estas relaciones involucraban actividades comerciales, préstamos de enormes suma de dinero a los monarcas, y sobornos a la iglesia para que la inquisición no persiguiera a los judíos anusim (conversos contra su voluntad) en España y Portugal. La historia completa de Beatriz en Flanders es fascinante, pero demasiado larga para relatarla en unas pocas lineas.
BEATRIZ EN VENECIA
En 1544, luego de una jugada política en su contra para tratar de desenmascarar su identidad judía,  Beatriz escapó de Flandes y se instaló en Venecia. En ese entonces Venecia era una “república” independiente del papado, y tenía territorios en Croacia, Eslovenia, Grecia y hasta Chipre.   La República de Venecia era conocida por su pragmatismo y Beatriz fue muy bien recibida allí, ya que su compañía comercial beneficiaba inmensamente a esta ciudad. En ese entonces Venecia tenía sus propias reglas con los judíos. Por un lado, ofrecía garantías a los anusim conversos para que pudieran dirigir sus vidas discretamente sin ser molestados por la Inquisición. Sin embargo, los que querían vivir abiertamente como judíos debían establecerse en el famoso Gueto de la ciudad. Recordemos que el primer Gueto judío de la historia  fue el de Venecia, establecido en 1516. Beatriz continuó en Venecia con sus negocios hasta 1549.
LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE “GRACIA”
De Venecia Beatriz se trasladó a Ferrara, en ese entonces, un lugar excepcional para los judíos . La única ciudad-estado de Europa en la cual se les permitía a los judíos practicar libre y abiertamente su religión (esta buena situación persistió solo hasta 1597). Ya a finales del siglo 15 Ferrara había aceptado a mas de 20 familias de refugiados Sefaradim otorgándoles libertades civiles impensables en otras regiones, como por ejemplo, el derecho de ejercer la medicina.  Y fue allí,  en Ferrara, en el año 1549 donde “Beatriz” finalmente dejó definitivamente atrás su nombre gentil y comenzó a  llamarse “Gracia” (la traducción típica Sefaradí del nombre “Janá”;  “Jen” en hebreo significa “gracia” ) “Nasí”, que era su apellido judío de soltera. Y por primera vez en su vida comenzó a practicar abiertamente su amada religión judía, algo que continuó hasta el ultimo día de su vida. En esos días existía también una incipiente pero importantísima comunidad judía, en su mayoría refugiados sefaradíes , en Erets Israel, especialmente en Tsefat (Safed). Allí estaba por ejemplo, el rabino Yosef Caro (1488-1575), su maestro, Ribbí Ya’aqob Berab, y sus alumnos, como rabbi Moshé Alshej haQadosh y otros genios de la Torá y de la Qabbalá. Doña Gracia y los judíos de Ferrara apoyaban económicamente a estas colonias judías y academias Rabínicas de Tsefat y Yerushalayim.
EDUCACION JUDIA PARA LOS QUE MAS LA NECESITABAN
Doña Gracia seguía ayudando a los “conversos” de Portugal y España a escapar de la inquisición. Pero su tarea no se limitó a la ayuda material a los anusim. Uno de los proyectos más importantes que inició Doña Gracia Mendes fue el financiamiento de libros judíos en español.   ¿Por qué era esto tan importante para ella? Porque había decenas de miles de refugiados judíos de España y Portugal que no sabían leer hebreo -o no lo comprendían- y su único acceso a la Biblia, por ejemplo, era a través de las traducciones cristianas al Latin, como la Vulgata, que en los textos clave presenta una versión anti-judía del Libro de los Libros.   Pero la Biblia no era el único libro que había que traducir.  Hacia falta un libro de oraciones para que los refugiados judíos “anusim” entendieran lo que estaban diciendo al rezar y pudieran así reforzar su fe en Dios.  En 1552 Doña Gracia financió el “Libro de oracyones para todo el año”, traducido  por el Rab Yom Tob Atias (cuyo nombre anterior era “Jerónimo de Vargas”.) También financió la publicación de “La Consolación para las Tribulaciones de Israel”, un libro de historia e historias escrito por el Rab Samuel de Usque, publicado en 1553.  Y fue en ese mismo año que estos dos rabinos estuvieron a cargo de la primera traducción “judía” de la Biblia al español: la famosa “Biblia de Ferrara”. En la introducción ambos Rabinos le escribieron una emocionante carta de dedicatoria y agradecimiento que podemos ver aquí abajo. 

 

Ofrezco aquí mi transcripción del español antiguo 

“No parecía razón, muy magnifica señora (Doña Gracia Mendes YB), qiue habiéndose de imprimir la Biblia en nuestra lengua española traducida del hebreo palabra por palabra (obra tan rara y hasta nuestros tiempos nunca vista) fuese a parar en personas de cuyo favor no se pudiese valer, sino a alguna tan noble y magnánima que na su nobleza acrecentase ornamento. Por la cual causa la quisimos dirigir (=dedicar) a vuestra merced como a personas que sus méritos entre todos los nuestros (=los judíos) siempre tuvieron el mas sublime lugar , así por sus grandezas lo merecer como porque la propia naturaleza y amor a la patria (= la nación de Israel)   nos pone esta obligación tan debida. Que vuestra merced (Gracia Mendes) la acepté con la voluntad que nosotros se la ofrecemos y la favorezca y defienda con el animo que siempre favoreció a todos los que su ayuda hasta hoy impetraron (= imploraron).  Y porque su nobleza naturalmente esta acostumbrada a estos oficios, quedamos seguros de algún recelo que por diversidad de juicio podríamos tener, pidiendo que su memoria no se olvide de nuestro deseo que tan inclinado es a su servicio. Nuestro Señor  por muy largos años guarde a su persona y prospere su magnífico estado.  Servidores de vuestra merced   Yom Tob Atias y Abraham Usque.  

LOS JUDIOS DE FERRARA
La comunidad judía de Ferrara estaba compuesta íntegramente por Sefaradim que habían llegado de España un poco antes de 1492, y que allí, viviendo en total libertad, estaban progresando en su vida espiritual y floreciendo materialmente. Era tanta la prosperidad que los judíos seguían llegando ,y antes de terminar el siglo 16 vivían allí más de 3,000 judíos que representaban más del 10% de la población total. La vida privilegiada y dedicada a la Tora y Ma’asim Tobim (filantropía) de los judíos de Ferrara en esa época,  la describe con sublime belleza Cecil Roth en su libro “Doña Gracia”. Digamos brevemente que las familias más prestigiosas de la ciudad como los Abarbanel (los hijos del Rab Don Isaac Abarbanel), los Modena y los Nasí eran benefactores de toda causa judía que se presentara. Las casas de estos mecenas y filántropos estaban siempre abiertas para recibir a los Talmidé Jajamim (Rabinos y estudiosos de la Torá), apoyándolos económicamente y facilitándoles acceso a algo muy preciado y difícil de encontrar en esa época: bibliotecas, con libros y manuscritos hebreos, que estas familias adineradas poseían en sus casas. La libertad que gozaron los judíos de Ferrara duró relativamente poco. En 1597 muere el principe, sin dejar ningún heredero varón y el Papa reclamó y tomó el ducado recibió después de una breve resistencia. En medio de los gritos de júbilo de la gente que saludaba al Papa se escuchaba también un nuevo a inusual grito en la ciudad: «¡Abajo los judíos!». Una gran ansiedad se apoderó de la comunidad, especialmente de los anusim que temían el gobierno del Papa; y aproximadamente la mitad de los judíos de Ferrara emigraron a Módena, Venecia y Mantua.



DOÑA GRACIA MENDES (Parte 1): Salvando la vida y la dignidad de los refugiados judíos

GIGANTES OLVIDADOS

Doña Gracias Mendes (1510-1568), también conocida como Doña Gracia Nasí, fue probablemente la mujer que más hizo por el pueblo judío en la diáspora de la era post-bíblica. Tal como ocurrió con Esther HaMalka, que usó su posición de reina del Imperio Persa para salvar del genocidio a los judíos que vivían en su reino,  Doña Gracia utilizó su poder –una inmensa fortuna y una extensa red de contactos comerciales, financieros y políticos– para rescatar y salvar de la muerte, de la miseria y de la esclavitud a decenas de miles de «anusim», judíos expulsados de España y Portugal.  La historia de su vida es apasionante y parece pertenecer más al género de la fantasía y la leyenda que a la historia.  Sin embargo, la documentación que existe sobre su vida, incluyendo los datos más increíbles,  están perfectamente documentados en artículos y libros que hoy están al alcance de cualquier persona interesada en conocer más sobre Doña Gracia.  Mi deseo es que esta información despierte la curiosidad del lector y ayude a rescatar del olvido la memoria de esta gran mujer de Israel.

DE ESPAÑA A PORTUGAL
Nació en Lisboa, Portugal, en el año 1510. Su nombre de nacimiento era «Beatriz de Luna». Recordemos que en 1492,  entre 600.000 y 800.000 judíos fueron expulsados de España.  Aproximadamente 120.000 de esos judíos huyeron a Portugal, donde el rey Juan II les exigía una enorme suma de dinero, 100 monedas de oro por familia,  para otorgarles residencia permanente. La mayoría de los refugiados judíos  habían abandonado todo lo que tenían en su España natal, y no podían afrontar esos exorbitantes costos. El rey les ofreció entonces que por el pago de 1 moneda de oro se quedaran en Portugal temporariamente, por 6 meses.   Había sin embargo, 600 familias judías que eran adineradas y pudieron pagar las 100 monedas para obtener la residencia en Portugal.  La familia Nasí –este era su apellido judío antes de haber adoptado por la fuerza el gentil «de Luna»– era una de estas familias. La historia de las tremendas dificultades que los judíos sufrieron en Portugal en esta época es muy larga compleja para describirla en una pocas líneas. Pero digamos brevemente que luego de interminables negociaciones se llegó a un acuerdo, alrededor del año 1500, con el rey Manuel, el sucesor del rey Juan: los judíos se convertirían “nominalmente» al cristianismo, pero el rey no permitiría que se estableciera en Portugal el tribunal de la Inquisición (ver aquí).   La Inquisición estaba a cargo de verificar que los conversos no practicasen ninguna otra religión en privado.  Entonces, al no haber Inquisición los judíos podían vivir una doble vida: exteriormente estaban obligados a pretender que vivían como cristianos,  pero en la privacidad, y con discreción, eran prácticamente libres de obrar como quisieran. En este ambiente nació y se crió beatriz de Luna.  Y como era habitual en esos tiempos, recién a los 12 años los padres de Beatriz le revelaron a su hija que era judía. Contarle a un niño o una niña menor de esa edad su identidad secreta podía ser muy arriesgado y peligroso para la familia y para el propio infante.

CASARSE CON EL RAB MENDES

A los 18 años Beatriz se casó. Su marido era Francisco Mendes.  “Mendes” (en Europa se los conocía también como «Mendés») era el apellido no-judío que había adoptado en estas circunstancias la familia “Benbeniste» (o Benveniste), que procedía de una dinastía de rabinos y estudiosos de la Torá. La ceremonia de casamiento se llevó a cabo en la catedral de Lisboa. Y como era costumbre, luego de la ceremonia cristiana, y una vez en la privacidad de su hogar,  celebraron la Jupá, la ceremonia de casamiento judío, y la firma de la Ketubá. Francisco Mendes no era un converso más. Francisco era un hombre que amaba y observaba el judaísmo y era muy conocedor de la práctica religiosa. Tanto era su conocimiento, que él actuaba como maestro de ceremonias y eventos religiosos. Francisco Mendes era conocido como el RAB HA-ANUSIM, “el rabino de los conversos”.    Fue a través de su esposo, Francisco, que Beatriz se interesó y conoció cada vez más y mejor la Torá, y fue gracias a su esposo que su amor por el pueblo judío y por la educación judía se transformó en la pasión de su vida.

NEGOCIOS EN ALTA MAR

Francisco, junto con su hermano Diego (Meir) crecieron inmensamente en el plano comercial.  Los dos hermanos estaban a cargo de comercializar en el mercado internacional toda la carga marítima que llegaba a Portugal desde Brasil, Africa y la India. Recordemos que el principio del siglo 16 era una época de inmenso apogeo económico para Portugal, que por un lado había descubierto la mejor ruta para llegar a la india, el Cabo Verde,  y por el otro lado explotaba sus colonias en Brasil. Comercialmente, Portugal era la puerta de entrada a Europa de todas las mercaderías exóticas (pimienta negra y otras especias, tabaco, maderas, metales y piedras preciosas, etc.) que llegaban a Lisboa. Todo este comercio que beneficiaba a la corona portuguesa estaba administrado de principio a fin por los hermanos Mendes.  El éxito de los Mendes y su fortuna fue tan grande que también crearon un banco,  «La Casa Mendes» (ver este interesante artículo de Wikipedia en Francés: https://fr.wikipedia.org/wiki/Banque_Mend%C3%A8s  ) , que llegó a ser el segundo banco más importante de Europa en el siglo 16.

DUDOSAS INTENCIONES

No solo a los Mendes les iba bien económicamente en Portugal.  Los judíos en España era famosos por sus talentos en el comercio, un área que no era la especialidad de los gentiles. Y libres para desarrollar sus aptitudes, los refugiados sefaradim en Portugal llegaron a alcanzar un  gran nivel de prosperidad.   Pero luego de 35 años de bonanza,  la situación para los judíos de Portugal se complicó. El Papa insistía en instalar la inquisición en Portugal. Más allá de los motivos religiosos y políticos, el establecimiento de la inquisición era una excelente fuente de recursos económicos para la iglesia, ya que cuando la inquisición descubría que algún converso  «judaizaba», es decir,  observaba algún ritual judío aunque fuera en privado, el acusado era condenado a morir  «y  todo su dinero, bienes y propiedades eran confiscados y pasaban a manos de la iglesia».  Y no solo ocurrió en Portugal que la iglesia presionaba para establecer su tribunal de inquisición justamente cuando los judíos triunfaban económicamente,  y sus numerosos bienes podían ser confiscados.    Este importantísimo detalle sobre las intenciones non-santas es sospechosamente omitido por muchas publicaciones cuando describen la actividad de la iglesia contra los conversos judíos.  Ver por ejemplo, Wikipedia,  aquí .   Los judíos trataron por todos los medios de postergar la llegada de la inquisición, pero finalmente en 1536 la presión papal se impuso y el temido tribunal se instaló en Portugal. Desde ese momento, para los judíos resultó imposible permanecer allí.

SALVAR VIDA Y DIGNIDAD

En 1538 Francisco Mendes falleció, y dejó su posición y su fortuna a su esposa Beatriz. Ese mismo año Beatriz, su hija Ana y su cuñado Diego Mendes se instalaron en Amberes (Antwerp), Bélgica, el centro financiero más importante de Europa en ese entonces, y siguieron adelante con su exitosa empresa. Beatriz aún mantenía su identidad judía en secreto. En Amberes y junto a Diego Mendes, y más tarde con la ayuda de su sobrino el duque Yosef Nasí, Beatriz comienza a transformarse en una figura gigantesca para el pueblo judío. En primer lugar, Beatriz utiliza la ruta comercial de la empresa Mendes para ayudar a los judíos de Portugal a escapar clandestinamente en sus barcos de las manos de inquisición.  Las familias de anusim escapaban escondidos en los barcos comerciales de los Mendes, que tenían paso libre y seguro por todo Europa. Decenas de miles de refugiados llegaban desde Lisboa hasta Amberes, desde Amberes hasta Venecia o Ancona en Italia, y desde allí muchos continuaban hasta Turquía, donde los judíos, como veremos más tarde, eran muy bien recibidos.

Beatriz no solo se ocupaba de que los refugiados judíos pudieran escapar vivos de Portugal y llegar a salvo a destino, sino que también evitaba que perdieran todos sus bienes. ¿Como? A través de sus múltiples y leales agentes, la empresa de Beatriz se ocupaba de comprar y vender las propiedades y los bienes de los judíos anusim en Portugal,  y le enviaban el dinero a los refugiados judíos a través del banco Mendes.

Continuará….




SHELAJ LEJA y el origen de Fake News

LOS HECHOS
El pueblo judío está en el desierto, preparándose para la conquista de la tierra prometida. Moshé decide enviar 12 hombres para una misión de inteligencia: ingresar disimuladamente en territorio enemigo y explorar sus debilidades y fortalezas. Esta información es absolutamente necesaria para que la conquista militar de Canaan fuera un éxito y haya que lamentar el menor número posible de muertes. Los 12 espías exploran la tierra de norte a sur. Al cabo de 40 días, cuando llegan de regreso al desierto, son rodeados por las multitudes. La gente con la entendible ansiedad de tener alguna información acerca del territorio en el que muy pronto van a vivir, se congrega alrededor de los espías para escuchar lo que le cuentan a Moshé. Y allí empiezan los problemas… porque se crea una trágica situación que va a afectar, literalmente, a toda una generación. Al principio no lo notamos porque parece como que todos los espias hablan con una misma voz, pero muy pronto vemos que hay dos grupos “enfrentados” entre los espías. Los que quieren ir a Israel y los que no.
El discurso de los espías que expresan su oposición a Israel es un magnífico ejemplo de demagogia y retórica usada para manipular y persuadir a las masas, algo de mucha relevancia en nuestros tiempos de Fake News, donde el periodismo objetivo ha desparecido y se ha transformado en propaganda de estadoo o partidos politicos.
Veamos algunas ilustraciones.
EL MIEDO A LA LIBERTAD
Lo primero que nos aclara la Torá es que los espías tenían ya formada su opinión «antes» de ir a explorar la tierra. Estos lideres de Israel no querian una tierra por la cual tuvieran que pelear: preferian regresar a la estabilidad de la esclavitud de Egipto, donde seguramnte serian recomopensados por haber traido a los esclavos de regreso.  Y cuando uno ya tiene una idea determinada, y desea el beneficio que de esta idea derivará, los datos o la realidad nunca lo harán cambiar de opinion.  Hace unos años dos congresistas de Estados Unidos anti israelíes (y antisemitas) informaron que querían visitar Israel «para ver con sus propios ojos la situación de los palestinos allí». Algunas personas pensaron inocentemente que era una extraordinaria oportunidad para que vieran la realidad de Israel, entendieran que los árabes que viven en Israel son los más privilegiados del Medio Oriente,  y cambiaran de opinión. El gobierno de Israel fue menos ingenuo: no importa lo que vean o dejen de ver, pensó el gobierno, la opinión anti-israelí de estas dos congresistas ya está formada y nada las va a hacer cambiar de parecer. En todo caso va a ser peor: van a regresar con Fake News:  “Ahora ya vimos Israel y es mucho peor de lo que pensábamos”.
Es posible, pero es muy difícil que la gente cambie su opinión cuando ya está formada su ideología.
EMPIEZA POR LO QUE QUIERES DESCARTAR
Los 10 espías, critican a Israel pero sorprendentemente comienzan hablando bien de Israel: “Israel es una tierra que mana leche y miel”, es decir, que es apta para la cría del ganado (para obtener la leche) y para la agricultura (miel, que no indica en este caso la miel de abejas, sino el dulce zumo de los dátiles maduros).  ¿Por qué? En el campo de la retórica es sabido que cuando uno quiere convencer a su audiencia de que “A” es mejor que “B”, no puede simplemente ignorar los argumentos de “B”.  Si lo hace, a la gente siempre le quedará la duda. Por lo tanto, hay que presentar brevemente a “B”, con argumentos seleccionados, como para pretender que uno tiene objetividad, para así quitarle puntos al lado contrario. Y algo más: cuando uno quiere convencer a la audiencia que “A” es mejor que “B”, ¿tiene que empezar presentando “A” o presentando a “B”? Respuesta: cuando un juez presenta su fallo y, digamos que en su veredicto declarará al acusado “inocente”, va a presentar en primer lugar los argumentos que demuestran la “culpabilidad”, luego los descartará, y terminará presentando los argumentos de “inocencia”.  Por lo general, cuando un individuo presenta dos posibles ideas, los primeros argumentos que presenta, son los que al final va a descartar.
METER MIEDO
Cuando un demagogo quiere que la gente lo escuche y lo siga, no dirige sus palabras hacia la inteligencia de su audiencia, sino hacia sus emociones. Las masas se dejan llevar por las pasiones, no por los argumentos “lógicos”. Una de las emociones más efectivas para la manipulación de las masas es  el miedo. No importa si lo que uno dice es verdad, exagerado o imaginario. El miedo penetra en nuestro ser, sin pasar por el filtro de la mente. Los 10 espías arman toda una campaña de intimidación. Dicen por ejemplo: 1. “Los hombres contra los cuales tendremos que luchar son ¡salvajes!” Nos van a vencer militarmente, y los que no mueran en la batalla, serán torturados por el enemigo. 2. Además de salvajes, «¡Son gigantes!», Parecen jugadores de rugby.  Frente a ellos nos veíamos como insectos. 3. “Amaleq”, el primer enemigo de Israel, que atacó a mujeres, niños y ancianos, “habita en el sur” y ¡serán los primeros enemigos que tendremos que enfrentar (recuerden que el solo escuchar el traumático nombre de Amaleq, causaba pánico en el pueblo) 4. “La tierra de Israel se traga a sus habitantes”. ¿Piensan que podrán vivir allí en paz? ¿Cultivando la tierra y criando ganado? En realidad, la tierra es hostil. Tanto que “se traga a sus habitantes” que mueren de forma constante. En sus esfuerzos por desmoralizar al pueblo los espías describían a Israel, la tierra fertil, como si fuera Islandia: una región rocosa, esteril, volcánica y donde los movimientos sísmicos (que tragan a la gente) abundan.
Hoy en día el discurso del miedo es el preferido de algunos personajes políticos. Los tiranos y dictadores por lo general “inventan” un enemigo al que culpan de todos lo males «que en realidad, ellos mismos producen» y persuaden al pueblo que el enemigo “los amenaza”, etc. y así dominan la mente de las masas.
¡NO SE PUEDE!
Los espías fueron enviados con una misión de inteligencia: identificar objetivamente el poder y las debilidades del enemigo. Pero tal como lo hacen algunos periodistas del “Fake News”, en lugar de reportar los hechos, los espías se convirtieron en «asesores politicos» y reflejando sus miedos (o sus intereses personales, según otra opninión) proclaman la derrota antes de empezar la guerra: LO NUJAL LAALOT. ¡No podremos conquistar la tierra!
El pueblo comenzó a llorar, gritar y entrar en un estado de pánico y desesperación. Los dos espías leales, Yehoshua y Caleb, intentan hacer entrar al pueblo en razón y les ofrecen argumentos racionales: ¿Ya se olvidaron del poder de HaShem y las 10 plagas en Egipto? ¿Ya se olvidaron que venció al poderoso ejército del Faraón? ¿No se dan cuenta de que es Dios quien nos está guiando hacia allí y que Él nos prometió cedernos esta tierra? «¡No teman! Con la ayuda de Dios, ¡vamos a poder conquistar la tierra!”
Pero ya era demasiado tarde. Los argumentos “lógicos” de Caleb y Yehoshúa no pueden eliminar ni apaciguar el efecto desmoralizador del Fake News y sus palabras de sabiduria caen en oídos sordos. El resto, es historia conocida.
Entre las líneas de esta Perashá, podemos aprender a identificar los principios de la demagogia y la manipulación. Muy importante para que no seamos ingenuos y no nos engañe el aceitado mecanismo del Fake News.
SHABBAT SHALOM



BEHAALOTEJA: Humildad y Liderazgo en el Pueblo Judío

¿DE QUE ESTAN HECHOS LOS HEROES?
Los pueblos de la antigüedad no exaltaban las virtudes morales como la integridad personal o la humildad. Las civilizaciones antiguas admiraban el poder físico de sus líderes (Hércules); su ingenio militar (Alejandro Magno), o su astucia engañosa (Hermes). La humildad nunca fue vista como una virtud por los paganos. Por el contrario, la humildad se asociaba con la debilidad. La Torá, sin embargo, no enfatiza la fuerza militar o el poder físico de un líder: el buen líder judío es aquel que sabe que la victoria en el campo de batalla, en última instancia, es otorgada por Dios.
EL GENERAL MOSHE
Esta es la razón por la cual muy pocas personas recuerdan que Moshé fue un «poderoso» líder y guerrero por otros pueblos, ya que entre otras cosas
*Moshé enfrentó y derrotó al Faraón, el hombre más poderoso del mundo en ese momento.
*Moshe llevó de la esclavitud a la libertad a tres millones de personas.
*Moshé triunfó en las gloriosas batallas contra Sijón y ‘Og.
Sin embargo, lo que destaca la Torá no son las victorias militares y políticas de Moshé sino su carácter y personalidad de Moshé. Particularmente, su humildad. ¿Qué es la humildad de un líder judío? ¿Y por qué es tan importante?
TORA Y POLITICA
Un líder puede tener dos tipos de objetivos: sus aspiraciones públicas y sus aspiraciones personales. Las aspiraciones públicas consisten en lo que el líder quiere hacer por el bien de su comunidad, su pueblo o nación. Las aspiraciones personales consisten en lo que el líder quiere hacer para su beneficio personal: su riqueza, su imagen y prestigio, etc. A veces estas dos dimensiones coexisten armoniosamente. . Y  otras veces estan dimensiones se vuelven inversamente proporcionales. En este último caso, cuando el principal objetivo de un líder político es su beneficio personal, el líder estará dispuesto a sacrificar el bien de su comunidad para alcanzar sus objetivos personales.
Hay muchos ejemplos de este tipo de liderazgo. Lo que no hay es muchos ejemplos de situaciones inversas.
Cuando un líder está dispuesto a sacrificar su propio honor, sus bienes materiales y hasta su dignidad personal por el bien de su pueblo.
Veamos ahora algunos ejemplos del liderazgo de Moshé Rabbenu para descubrir qué tipo de líder era él.
EL BECERRO DE ORO
Moshé reacciona con indignación e ira cuando desciende del monte Sinaí y ve al pueblo adorando al becerro de oro. Habían reemplazado a  Dios con un ídolo egipcio y lo estaban adorando. La indignación de Moshé en ese momento fue tan severa que rompió las Tablas.
LA GENTE SE QUEJA
En la Parasha de esta semana, cuando el pueblo se queja diciendo con insolencia que “solo tenían el maná para comer en el desierto” y comienzan a reclamar en voz alta lo que comían en Egipto, Moshé también «se ofende” (ובעיני משה רע), porque esas quejas estaban dirigidas hacia HaShem, y no hacia la persona de Moshe …
MÁS QUEJAS
En el desierto, el pueblo se quejó nuevamente diciendo «¿Por qué HaShem, Dios, nos sacó de Egipto y nos trajo a este desierto para hacernos morir de sed y hambre?” La gente se quejó «de HaShem» y allí fue cuando Moshé reaccionó con ira, llamando al pueblo de Israel «rebeldes» (שמעו נא המורים).
Estos tres casos, en los que Moshé reacciona con enojo y se ofende tienen algo en común: las quejas no están dirigidas hacia Moshé: el pueblo, lamentablemente, se estaba comportando con desagradecimiento e insolencia hacia su Dios.
Ahora que sabemos que Moshé es capaz de reaccionar con enojo ante ciertas crisis y ofensas, veamos otros tipo de situaciones que normalmente hubieran merecido una reacción por lo menos similar, si no mayor, de parte del lider de Israel: Moshé.
COMPETENCIA
En la Parashá de esta semana, dos individuos, Eldad y Medad, estaban «profetizando» en el campamento de Israel. «Profetizar» era una prerrogativa exclusiva de Moshé hasta ese entonces. Este evento irreverente fue notado por Yehoshua, quien inmediatamente informa a Moshé y le propone neutralizar a estos dos hombres que le hacian la «competencia» a Moshé. ¿Cuál fue la respuesta de Moshé a Yehoshua? (Bamidbar 11:29): «Y Moisés respondió (a Yehoshua): ¿Acaso estás celoso por mí? ¡Ojalá todo el pueblo de Dios se volvieran profetas
OFENSAS PERSONALES
En otro episodio, también en nuestra Parashá (Bamidbar 12: 1-2). «Miriam y Aarón hablan falsamente en contra de Moshé…». En esta ocasión, nuevamente, Moshé no se enoja ni reacciona. No hay celos ni reproches ni contraataques. Moshé lo deja pasar y permanece en silencio.
¿Por qué?
Porque Moshé se «ofende», reacciona, o se siente agraviado y actúa con pasión cuando se trata de defender el honor Divino.  Moshé se preocupa apasionadamente por la causa y el honor de HaShem. SU MAYOR ASPIRACION ES QUE EL PUEBLO DE ISRAEL SE COMPORTE COMO EL PUEBLO DE DIOS. Y esa aspiración «publica» se transformó en la «única» aspiración que merece ser defendida.
Por eso, cuando se trata de temas personales, que afectan su honor propio, Moshé no se molesta ni se ofende, ni actúa con arrogancia PORQUE PARA MOSHE NO HAY ASPIRACIONES POLITICAS PERSONALES. No le importa la competencia en el liderazgo. Todo lo contrario: quiere estimularlo.
Estos gestos son una clara indicación de lo que significa la humildad en el judaísmo: desplazar nuestros intereses personales hacia la periferia, y establecer el «interés Divino» en el centro de nuestras vidas. Moshé, como individuo y como líder, representa el epítome de este tipo de humildad.
Y por eso la Torá dice acerca de Moshé:
«Y Moshé fue un hombre muy humilde, más [humilde] que cualquier otro hombre sobre la faz de la tierra»



RESUMEN DE LA PARASHA BEHA’ALOTEJA

Primera Aliá:  Aharon recibe instrucciones de encender la Menorá, el candelabro de 7 brazos que iluminaba el interior del Tabernáculo, y se repasa la construcción y la función de la misma. La Menorá estaba hecha de una sola pieza, fundida de oro puro. Todas las velas de la Menorá se inclinarían hacia la vela del medio, mientras que la vela del medio se inclinaría hacia el lugar central mas sagrado, o Kodesh haKodashim.

Segunda Aliá: A Moshé se le ordenó preparar a los Leviyim (levitas) para el servicio religioso del Tabernáculo, el templo construido en el desierto.  Los Leviyim son instalados en su servicio que duraba desde los 25 hasta los 50 años.

Tercera Aliá: El pueblo de Israel mantiene su segundo Pésaj desde que salió de Egipto. Las leyes de Pésaj Shení – el segundo Pésaj (un mes después de Pésaj) se establece para aquellos que no pudieron traer el sacrificio de Pésaj en el momento apropiado. Nuestros sabios dicen que las personas que estaban impuras en ese momento eran las que habian cargado el sarcófago de Yosef.  Yosef les había hecho prometer a sus familiares que lo enterraran en la tierra de Israel. Cuando estas personas acudieron a Moshe para preguntarle qué hacer, Moshé no sabía que contestar. Moshe tuvo que pedirle instrucciones a Hashem, porque todo lo que Moshé hizo o dijo fue a través de la comunicación directa con Dios

Cuarta Aliá: Esta Aliá  relata el comienzo de la tan esperada travesía hacia la tierra prometida. El Tabernáculo o Mihskán estaba ya terminado  y ya se había delgado todas las tareas relacionadas al mismo a los Leviyim y a los Cohanim. Ahora, finalmente ¡era el momento de partir! ¡Antes de eso, los Yehudim necesitaban algún tipo de referencia (un GPS!) para saber cuándo partir y hacia donde ir. Recordemos que eran aproximadamente tres millones de personas.   HaShem les ordena que elaboren trompetas de plata para avisar a todo el campamento cuándo tenían que partir.  Además, la nube que se posaba sobre el Tabernáculo en todo momento se elevaría repentinamente y se movería en la dirección en la que tenían que ir.

Quinta Aliá: La nube del Mishkán se levanta el 20 de Iyar y así comienza la travesía que debía haber llevado meses y término llevando 40 años. La Aliá también nos habla de Yitró que se había unido a nosotros antes de la entrega de la Tora y ahora, un año y medio después, decide regresar a su tierra en Midyán.  Finalmente, la Torá nos cuenta que el Aron ha’Edut , el Arca del Pacto, siempre viajaría delante de todos. Eso es muy interesante porque indica que  principio, el Pueblo de Israel debe encaminarse siguiendo el Aron, es decir, la Torá. 

Sexta Aliá: El famoso versículo  «Vayhi Binso’a haAron» que  cantamos antes de sacar la Tora es lo que da comienzo a esta Aliya que describe las quejas del pueblo ante las condiciones de vida en el desierto. La Torá describe el «man» y lo hace para dejar en claro que tenían comida suficiente aunque estaban en pleno desierto y así dejar en claro que los que se quejaban no lo hacían por una necesidad real. Moshé expresa su gran frustración por el comportamiento de la gente. Dios, sin embargo,  promete esta vez satisfacer sus deseos y envía un contingente de «selav»,  codornices, para que erl pueblo coma carne. Moshé recibe instrucciones de nombrar un tribunal o Sanhedrín para ayudarlo a gobernar y enseñar la Torá a la nación.  Moshé, el profeta más grande de todos los tiempos, no puede liderar solo a todo un pueblo. El mensaje de la Torá es que siempre se debe tratar de liderar junto a otras personas capacitadas.

Séptima Aliá: Las codornices descienden sobre el campamento en una gran cantidad, por lo que la carne alcanzó y sobró. Por supuesto que este comportamiento obsesivo con la comida, tal desesperación por la carne cuando tenían el «man», no era apropiado para el Pueblo de Dios. E inmediatamente después de comer en exceso enormes cantidades de carne, muchos mueren.

Aharón y Miriam hablan acerca de Moshé en forma negativa (Lashon Hara) diciendo que Moshé estaba casado con Tzipporá pero estaba tan ocupado ocupándose de su misión con el pueblo que nunca estaba en su casa.  Aharón y Miriam también pensaron que no era correcto que solamente Moshé tuviera acceso a la comunicación con Dios o profecía, ya que ¡ellos también eran profetas y aparte tenían una vida normal con sus familias! HaShem responde que no pueden compararse con Moshé. Moshé era un profeta «de tiempo completo» que estaba en comunicación directa con Dios las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana. No era posible que tuviera una vida familiar normal. Por supuesto, Moshe fue la única excepción en toda la historia que estuvo exento de tener una familia. Y aún así, ¡estaba casado e incluso tenía dos hijos! Miriam es castigada con una especie de lepra por hablar contra Moshé, pero Moshé intercede por ella y se cura.

By Rab Jacob Bitton




SUMMARY OF PARASHAT SHELACH LEKHA

EL PLAN 

Con el consentimiento Divino,  Moisés envía espías para una misión de reconocimiento en la tierra de Canaán en preparación la invasión y conquista de esa tierra por parte de los israelitas. Un miembro de cada tribu, con la excepción de la tribu de Leví, fue elegido para esta tarea. Moisés instruyó a los exploradores para que trajeran un reporte militar sobre la naturaleza de los habitantes de Canaan, sus fortalezas y sus debilidades para definir una estrategia de ataque. También les ordenó que trajeran muestras de los productos de la tierra.

EL REPORTE

Los exploradores están en la tierra prometida por 40 días y al acabar regresan al campamento de Israel con muestras de los frutos de Canaán. Y también con el informe de militar. “La tierra mana leche y miel” dijeron,  pero luego, quizás por miedo a luchar,  comenzaron a exagerar la fortaleza de la población, que los hombres eran gigantescos y salvajes. También dijeron que “las ciudades estaban fortificadas hasta el cielo y que era imposible conquistarlas”. Solamente dos de los exploradores, Caleb y Yehoshua, disintieron y dijeron que la tierra era magnífica y que no había razón para preocuparse por sus habitantes, ya que Dios iba a traer la victoria a los israelitas en la batalla. El pueblo judío se dejo convencer por los espías pesimistas y pasaron la noche llorando y expresando su deseo de regresar a Egipto antes que ser asesinaos en la batalla por los cananeos. Para peor, quieren matar a Yehoshua y Caleb. Dios, finalmente interviene haciendo aparecer Su Gloria sobre el Tabernáculo. 

LAS CONSECUENCIAS

Dios le informa a Moshé Su decisión de eliminar inmediatamente a los israelitas debido a su inestable falta de fe en Dios. Moisés invoca con éxito la misericordia de Dios y señala que esta ejecución en masa provocaría una profanación del nombre de Dios.  Dios aceptó no eliminar de inmediato a los israelitas, pero determinó que esa generación no entraría en la Tierra de Israel y los instruye a cambiar de rumbo y regresar al desierto. Los israelitas deberán vagar por el desierto durante cuarenta años. Durante ese tiempo, todas las personas mayores de veinte años, con la excepción de Josué y Caleb, perecerían. Y la próxima generación entraría en la Tierra Prometida. Los diez exploradores que trajeron el desalentador informe mueren. Cuando los judíos son informados acerca de la decisión Divina se lamentan, se entristecen y un grupo de personas decide ir por su cuenta a conquistar la Tierra de Israel, sin que Dios así lo haya indicado.  Este grupo es abatido por los amalequitas y los cananeos.

LEYES DE LOS SACRIFICIOS

A los judíos se les dice que al entrar en Israel, una persona que se comprometa a traer un sacrificio también debe traer un acompañamiento que consista en una libación de vino y una ofrenda de harina mezclada con aceite de oliva, y se detallan las cantidades de vino, harina y aceite que se deben traer con varias especies de ganado.

JALA Y DEMAS

La mitzvá de Jalá está contenida en esta sección: cuando uno amasa, se debe tomar una porción y dársela al sacerdote (Cohen). Si el Sanhedrín (corte suprema rabínica) permite erróneamente un acto de idolatría, y la comunidad actúa con este permiso, el Sanhedrín debe traer una ofrenda especial por ese pecado, detallada en esta sección. Aprendemos las reglas con respecto a un individuo que es culpable de una práctica idolátrica, ya sea sin darse cuenta o intencionalmente. Un hombre es encontrado profanando el Shabat y es ejecutado. 

TZITZIT

La última parte de la Parashá de esta semana trata sobre el mandamiento de poner tzitzit (flecos) en las prendas de cuatro puntas. Al mirar los flecos recordamos todos los mandamientos y nos abstenemos de seguir las tentaciones del corazón.




Resumen de la Parashá NASO

LOS LEVIIM Y SUS FUNCIONES

Dios le informa a Moshé acerca de las funciones y los deberes de las familias de Guereshón y Merari, de la tribu de Leví. La familia Guereshón debía transportar las cortinas y las cubiertas de tela del Tabernáculo, cuando este se desmantelaba para su relocación. La familia Merari se encargaría del esqueleto del Santuario, es decir:  las vigas de madera, y los pilares. También se presenta el número de miembros de la familia de Kehat, que eran  2.750, en edad de servicio, entre 30 y 50 años. La familia de Guereshón eran 2.630 en esta edad. La familia Merari: 3.200. Así, el total de levitas elegibles para ocuparse de desmantelar transportar y volver a contruir el Tabernáculo  era de 8.580 individuos.

PUREZA E IMPUREZA 

Dios instruye al pueblo judío acerca de las leyes de pureza e impureza y explica que las personas ritualmente impuras deben alejarse del campamento de Israel temporiaramente hasta su purificación. 

RESTITUCION Y ARREPENTIMIENTO

También se discute el tema de restitución en el caso de robo y el sacrificio del Templo que se requiere del que roba a su prójimo y luego jura falsamente para mantener su inocencia y se aclara el tema de restitución cuando la víctima de robo ya no está con vida.  Otro tema muy importante que trata nuestra Parashá es la confesión verbal, a uno mismo,  de los pecados que uno cometió como parte del preciso de Teshubá, o arrepentimiento.

OTROS CASOS ESPECIALES

También se describe el caso de “Sotá”, una ceremonia ritual en el caso de sospecha de adulterio por parte de la esposa. Se mencionan asimismo las leyes del “nazir” , un individuo que toma sobre sí mismo restricciones adicionales a las que ha prohibido la Torá: por ejemplo, no beber vino.  En esta Parashá encontramos también las bendiciones de los Cohanim,  o sacerdotes, que siguen siendo pronunciadas hasta nuestros días.  

LA INAUGURACION DEL TABERNACULO

La sección mas extensa de esta Parashá –que dicho sea de paso, es la más extensa de la Torá– describe la inauguración del Tabernáculo, y las ofrendas voluntarias que los líderes de cada tribu trajeron en le momento de la inauguración. Por ejemplo: carretas y bueyes para  transportar el Tabernáculo de un lado al otro.  Dios instruye a Moshé aceptar estas ofrendas, que la Torá describe individualmente. El último versículo de la Parashá menciona cómo Dios se comunica con Moises, Su voz emanando de entre los dos Querubines que reposaban sobre el Arca Sagrada.