PESAJ SHENI: ¿Por qué un segundo Pésaj?

0
237
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Treinta días después de Pésaj conmemoramos Pésaj Shení o el segundo Pésaj.

Este día no es un día de fiesta formal, en hebreo Yom Tob.  Hoy no se nos ordena descansar de melakha (trabajo, etc.), celbrara el Quidush, etc. Pésaj Shení es mencionado por la Torá en Bamidbar 9: 1-14 cuando Moshé anuncia que el Qorbán Pésaj (sacrificio de Pésaj, un cordero) solo podía ser ofrecido por personas que estuvieran ritualmente puras.

Algunos hombres se acercaron a Moisés y le comunicaron que algunas personas habían estado en contacto con un  cuerpo sin vida lo que los hacía «impuros» e imposibilitados de participar del Korbán Pésaj el día que correspondía, es decir, el 14 de Nisán. Entonces Dios le indicó a Moshé que en el futuro, si alguien no puede participar del sacrificio de Pésaj en el momento debido, debido a la impureza, o por no encontrarse en el lugar del Tabernáculo o del Bet haMiqdash,  debería realizar el sacrificio de Pésaj a los 30 días, es decir, el 14 de Iyar. Todo esto rige cuando tenemos el Bet haMiqdash, el gran Templo de Yerushalayim, en pie. Pero cuando no tenemos el Templo no existe ninguna observancia práctica de Pésaj Sheni porque ya no podemos realizar el sacrificio original de Pésaj el 14 de  Nisan de cualquier manera.

En nuestra comunidad, y en la mayoría de las comunidades, recordamos Pésaj Shení de la siguiente manera:

1. En algún momento del día comemos Matzá, que simboliza el Korbán Pésaj. La costumbre sefardí des recitar la bendición mezonot por la Matzá y la costumbre Askenazí es decir Hamotzí. No hay ningún requisito de la mínima cantidad de Matzá que hay que consumir. También podemos comer Jametz como lo hacemos regularmente.

2. Decimos yehí shem en lugar del viduy  (o confesión, una oración que se suspende en ocasiones alegres) desde la oracieon de Minjá del día anterior.