PARASHAT ZAJOR: Amaleq y el antisemitismo moderno

0
1703
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
El Shabbat que precede a Purim se llama Shabbat zajor (= ¡Recuerda!). Durante este Shabbat sacamos dos Sefarim, uno para leer a Parasha semanal, que este año es “Tetsave”, y el otro Sefer Torá para leer un Maftir especial en Debarim 25:17, zajor. «Recuerda … lo que Amaleq te hizo cuando dejaste Egipto … Amaleq atacó a los indefensos … ¡no lo olvides!».
LA HISTORIA DE AMALEQ
Cuando salimos de Egipto, escapando de un período de 140 años de esclavitud, Amaleq nos atacó. Fue un ataque no provocado, sin razón ni motivo real. Y para ser más efectivo y causar el máximo daño, Amaleq no atacó de frente. Atacó a la retaguardia: a los enfermos, a los ancianos, a los niños.
No había nada específico en los judíos que desencadenó el odio original de Amaleq. No era el poder de los judíos ni el dinero de los judíos. Los judíos acababamos de escapar de un largo cautiverio. ¿Qué poder o dinero tenían los esclavos que recién escapaban ? Tampoco era un problema territorial: estábamos en el desierto ¡Y el territorio de Amaleq no estaba en nuestros planes!
Lo que caracterizó a Amaleq fue que su odio hacia los judíos fue completamente irracional.
Amaleq odia a los judíos «incondicionalmente». No es por lo que los judíos «tenemos» o por lo que los judíos «hacemos», sino por lo que los judíos «somos»: el pueblo de Dios. Es un odio existencial. Lo que los judíos tenemos o hacemos es algo que Amaleq usa como excusa para justificar su odio y disfrazarlo de “políticamente correcto”.
Amaleq y sus descendientes «ideológicos» (conocidos como «zejer Amaleq») pueden ser claramente identificados por las siguientes características:
1. ODIO INCONDICIONAL
El odio de Amaleq hacia los judíos no está motivado por disputas territoriales, por venganza o por sentirse amenazado. Es un odio obsesivo hacia el pueblo judío. Basta recordar por ejemplo a Irán. Irán amenaza con borrar a Israel del mapa, aunque no tiene fronteras comunes con Israel. No hay territorios en disputa entre los dos países.
2. CIVILES
Cuando no puede atacar frontalmente a Israel, Amaleq atacará y tratará de matar civiles judíos: mujeres, ancianos o niños. ¿Recuerdan Ma’alot en 1974? 22 niños pequeños fueron masacrados por Arafat y la OLP en un jardín de infantes. ¿Recuerdan el asesinato de la familia Fogel en Itamar, incluyendo una mujer, niños y un bebé? ¿Recuerdan la sinagoga de Har Nof en Jerusalén? Y muchos casos más. En los últimos años, representantes de Amaleq han matado a judíos en Israel y han apuñalado a judíos también fuera de Israel. En París, Milán, Londres, Bruselas, Miami, California, Buenos Aires, Nueva York, Pittsburg, etc. Y desafortunadamente no hay señales de que esto se detenga.
3. ODIO SUICIDA
El odio de Amaleq por los judíos es suicida. Amaleq está dispuesto a practicar el martirio (autoinmolación, ataques suicidas, etc.) si como consecuencia logra matar a un judío. El odio de Amaleq hacia los judíos es mayor que el amor de Amaleq por sus propias vidas o incluso por la vida de sus propios hijos.
4. UNA OBSESIÓN UNICA
Amaleq puede odiar a otras personas temporalmente, pero su obsesión sin límites es contra Israel. Amaleq no odia a los judíos por lo que sucede en Israel. Por el contrario, Amaleq odia a Israel porque Israel es un estado judío. El antisionismo es la forma en que Amaleq disfraza su antisemitismo.
5. ODIO EXISTENCIAL
El punto más importante y práctico a considerar en nuestra confrontación con Amaleq es que no es posible negociar con Amaleq. Porque Amaleq nunca estará satisfecho con la tierra, el dinero o incluso si cambiamos nuestra religión. Piensen en el Shoa. Los nazis también mataron a aquellos judíos que estaban dispuestos a renunciar a su religión. Amaleq quiere que el pueblo judío desaparezca, punto. Los políticos israelíes y los judíos de todo el mundo están divididos precisamente en este punto: todos los judíos deseamos vivir en paz. Pero algunos creen que la paz con nuestros enemigos se puede lograr mediante negociaciones. Otros creen que, como Amaleq, nuestros enemigos (Irán, palestinos, Hezbolá, BDS, etc.) NUNCA dejarán de atacarnos, incluso si los judíos o Israel cedemos a sus demandas. El mayor conflicto interno de la política israelí moderna tiene que ver con identificar o no identificar a nuestros enemigos modernos con el Amaleq sobre el cual nos advirtió la Tora.
6. AUTO ODIO
Para muchos judíos, especialmente aquellos que no están familiarizados con el concepto bíblico de Amaleq, es extremadamente difícil reconocer y aceptar la verdadera naturaleza de Amaleq. Y dado que el comportamiento de Amaleq está más allá de la racionalidad, muchos judíos inteligentes pero extremadamente ingenuos, creen que algo «racional» debe estar desencadenando el odio de Amaleq hacia nosotros. Y en lugar de aceptar la naturaleza irracional del odio de Amaleq, ¡nos culpan a nosotros mismos! Asumen, por ejemplo, que los ataques terroristas o el asesinato de civiles judíos por parte de Amaleq; o la lucha del movimiento BDS para deslegitimar a Israel, son la consecuencia, por ejemplo, de un nueva colonia en Judea y Samaria. O que el odio hacia los judíos tiene que ver con que algunos judíos sean ricos o poderosos.…  Cuando un judío acepta la narrativa de Amaleq, puede terminar odiando a su propio pueblo y religión, en lugar de reconocer la monstruosa naturaleza a Amaleq.
7. NEGACIÓN
Previendo el peligro de que un judío bien intencionado pero ingenuo “olvide” la naturaleza de Amaleq, la Torá nos dijo no solo “zajor» (recuerde) a Amaleq sino que excepcionalmente, en el mismo texto, la Tora nos exhortó a “no olvidar” (lo tishkaj!) la obsesión suicida e la irracionalidad de Amaleq.
Nuestros Sabios indicaron que debemos leer públicamente el texto donde la Torá menciona a Amaleq el Shabat antes de Purim. ¿Por qué? Porque Hamán fue el primer descendiente de Amaleq que estuvo a punto de borrar del mapa a todo el pueblo de Israel.
La Torá nos asegura que HaShem no permitirá que Amaleq nos destruya. Pero nos exhorta a no ser ingenuos acerca de la verdadera naturaleza y las intenciones de Amaleq. Olvidarlo puede resultar tremendamente costoso para nosotros.
Parashat Zajor tiene el estatus especial de ser un texto bíblico cuya lectura es una obligación directa de la Tora. También se espera que las mujeres cumplan con esta obligación y asistan a la Sinagoga para escuchar la Parashat Zajor.
R. Yosef Bitton
SHABBAT y CORONAVIRUS
El siguiente texto es una traducción de una carta enviado a la comunidad con las pautas halájicas y generales que hemos adoptado en nuestra Sinagoga, Shaare Rachamim, en Great Neck, NY.
Queridos amigos,
Aunque para muchos de nosotros, el coronavirus, COVID-19, ha causado mucha ansiedad y preocupación, en los Estados Unidos no hay recomendaciones específicas de los organismos pertinentes como el CDC (Centro de Control de Enfermedades) que afecten a reunirse en las sinagogas.
1. Como se ha informado ampliamente, en la actualidad, les pedimos a todos los presentes que se laven las manos regularmente con agua y jabón o con un desinfectante liquido para manos a base de alcohol, si no hay agua y jabón disponibles.
HALAJA: El lavado de manos con agua y jabón o el uso de desinfectantes para manos (líquido, gel o espuma) están permitidos en Shabbat.
2. También son importantes las buenas prácticas de higiene personal, como cubrirse la boca cuando uno tose o estornuda. Otras acciones apropiadas incluyen evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos y desinfectar objetos y superficies que uno toca con frecuencia.
HALAJA: Recomendamos abstenerse de besar las Mezuzot, los Sifré Torá o los libros religiosos como Sidurim, Jumashim etc. especialmente en la sinagoga. También es recomendable abstenerse de estrechar la mano. Por lo tanto, nadie debería sentir en absoluto ninguna presión social para extender o corresponder un apretón de manos, o sentirse ofendido por alguien que no acepte darle la mano.
3 . Se recomienda seguir asistiendo a la Sinagoga para rezar, asistir a programas de estudio, aprendizaje o actividades sociales y religiosas como siempre, sin otras limitaciones.
HALAJA: Sin embargo, si uno está enfermo, o cree que pueda tener alguna enfermedad respiratoria potencialmente contagiosa, si tiene fiebre o síntomas similares a la gripe, debe abstenerse por completo de venir a la sinagoga. Esto incluye Parashat Zajor, la lectura de Meguilat Ester, o incluso recitar el Kaddish por Yohrtzait, aniversario o por duelo. En este último caso se podrá pedir a otra persona o a cualquiera d los rabinos de la comunidad que digan Kaddish en su lugar.
Rezar con Minyan, recitar Kaddish y, sin duda, escuchar Parashat Zajor son Mitzvot extremadamente importantes y deben ser tratadas con suprema reverencia. Sin embargo, proteger y preservar la vida de uno mismo y la de otros, previniendo el riesgo de contagio, es una Mitzvá más importante.
Por lo tanto, una persona con fiebre, gripe o cualquier otro síntoma de enfermedad respiratoria NO DEBE asistir a la sinagoga y exponer así a otras personas al contagio.
 Que HaShem nos mantenga a todos sanos y felices para que podamos continuar asistiendo a la sinagoga, servirlo y agradecerle por todo lo que nos da.
Rab Yosef Bitton