Un día como hoy, 52 años atrás

0
406
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

UN DIA MUY IMPORTANTE 

La guerra de los Seis Dias comenzó en un día como hoy, el 26 de Iyar de 1967 —que en ese año cayó el lunes 5 de Junio— cuando Israel reaccionó a los actos de guerra de Egipto y lanzó un ataque con una flotilla de 197 aviones que partieron de Israel a las 7.15 de la mañana para destruir los aeropuertos militares egipcios y poner así a los aviones egipcios fuera de combate.  La razón por la cual Israel envió a tantos aviones es porque preveían que naturalmente la mayoría de esos aviones serían identificados por los radares enemigos, atacados por sus modernos sistemas de defensa y destruidos en batallas aéreas por los poderosos Mig 21 soviéticos. Pero eso no sucedió y casi todos los aviones llegaron a destino, cumplieron su delicada misión y lo que es mas: regresaron a sus bases para realizar otras operaciones. Ya explicamos lo que providencialmente sucedió ese día (ver abajo) hoy mencionaremos un tercer evento que tuvo lugar a aproximadamente esa misma hora, las 7.30 de la mañana del 26 de Iyar.  

JORDANIA SE UNE AL ENEMIGO

A pesar del pedido de Israel para que no su uniera a la guerra, Jordania se alió a Egipto y puso su ejercito al mando de un general egipcio, el gneral Riyad, para hacer mas efectiva la coordinación entre ambas fuerzas. Los jordanos tenían radares muy avanzado y a las 7.20 de la mañana los radares jordanos se llenaron de puntitos que indicaban la invasion de los aviones de Israel que cruzaban hacia la peninsula de Sinai. Inmediatamente dieron la voz de alerta a los egipcios. Pero algo extraordinario ocurrió: los oficiales egipcio no pudieron descodificar el mensaje que llegaba repetidamente desde Jordania y quedaron tan frustrados que terminaron desconectando la comunicación con el servicio de inteligencia jordano. ¿Qué ocurrió? ¿Por qué los egipcios no pudieron descodificar el urgente mensaje jordano? 

MILAGROS EN CODIGO  

Este mensaje de emergencia anunciando el ataque Israeli se transmitía con un código secreto, que para que no fuera identificado por el enemigo, eso es Israel, se cambiaba frecuentemente.  El experimentado operador de radares en Aman, Jordania, que detectó los aviones israelíes envió el código de emergencia: “anab”, que en árabe significa “uvas”. Pero ese día a las 0 horas de la noche anterior, el código secreto había sido cambiado, y el agente jordano providencialmente “se equivocó”, y usó el código anterior, que no podia ser identificado como autentico por los agentes egipcios.  Cuando los agentes egipcios se dieron cuenta que podría tratarse de un error humano ya era demasiado tarde: Israel ya había destruido los aeropuertos enemigos y los aviones en tierra.   


DEMASIADA CASUALIDAD… 

Cuando nos ponemos a pensar en las 3 cosas que pasaron esa mañana entre las 7.30 y las 7.45, 1. las defensas egipcias inactivas por una hora, por los vuelos VIP del ejercito egipcio (ver aquí) 2. Los Mig 21 que se retrasaron unos minutos en despegar para su inspección de rutina (ver aquí) y 3. el error en la transmisión del código de alerta, es imposible no ver la Intervención Divina.  Todos estos inusuales hechos, fácilmente verificables en cualquier libro de historia sobre la Guerra de los Seis Días, permitieron también que esos mismos aviones pudieran regresar, recargarse de armas y combustible y comenzar nuevas misiones. Ese mismo día, a las 9.30 horas Israel atacó el aeropuerto del Cairo, destruyó sus pistas y todos los aviones militares en tierra: 100 aviones egipcios más (aparte de los primeros 200) fueron destruidos en esta segunda operación, y sólo un avión israelí fue derribado. Ese mismo día a las 14.30 Israel, con su fuerza aérea prácticamente intacta, respondió al ataque de Siria y Jordania, e increíblemente inutilizó los aeropuertos militares de esos dos países y una misión posterior, destruyó el aeropuerto militar Irakí H3, que se disponía a enviar aviones y atacar a Israel.  

INTERVENCION DIVINA EN LA BATALLA

La Perashá de esta semana, Bejuqotai, comienza con la promesa de la bendición Divina (en hebreo hashgajá) cuando cumplimos nuestra parte del Pacto. La Intervención Divina proveerá la lluvia y hará que la tierra produzca sus frutos en abundancia. Y la Intervención Divina también se manifestará en el campo de batalla. Copió los dos versículos de la Torá que se refieren a este tema: VAYIQRA 25:3. Cuando obedezcan Mis preceptos [los ayudaré para que]… ustedes venzan al enemigo.… 8   [Y haré que] cinco de ustedes puedan vencer a cien [enemigos], y cien de ustedes a diez mil, y [haré que ] vuestros enemigos caigan ante ustedes a filo de espada.

Quiera HaShem seguir protegiendo a Israel de sus enemigos. Y que nosotros, Su pueblo, aprendamos a apreciar, reconocer y agradecer Su permanente intervención y protección. Amén!

RAB OBADIA YOSEF sobre Yom Yerushalayim