La Mitsvá del Lulab

0
4679
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

«Y tomaréis en el primer día [de Sucot] un fruto de árbol cítrico (etrog), ramas de palmeras (lulab), rama de mirto (hadas) y sauces de los arroyos (‘araba). Y te alegrarás delante de HaShem, tu Dios, durante siete días « (Lev. 23).

La Torá nos ordena tomar cuatro especies de plantas, tres ramas y un fruto. Tomamos un lulab, un etrog, dos ‘arabot, y tres hadasim. Esta Mitsvá es llamada «las cuatro especies» (arba’at haminim) o simplemente, la Mitsvá del lulab.   Debemos tomar el lulab, los hadasim, y las ‘arabot en nuestra mano derecha y el etrog en la mano izquierda. A continuación, y luego de recitar la bendición correspondiente, realizamos la Mitsvá de netilat lulab, que literalmente significa «levantar o elevar» el lulab. Las cuatro especies deben mantenerse en la dirección que crecen.

LOS NA’ANU’IM:La costumbre Ashkenazi es ‘sacudir’ el lulab (=las cuatro especies) hacia seis direcciones, mientras que la costumbre sefardí es ‘moverlo’ (lena’anea’) en seis direcciones diferentes . La costumbre sefardí es mover las cuatro especies en el siguiente orden: al sur, al norte, al este, arriba, abajo y finalmente al oeste. Esta orden fue establecida por Jajmé haQabbalá.

Este video nos muestra al Rab Mordejay Eliyahu, z»l, realizando los na’anu’im de acerdo a la tradicion sefaradi.

Cuando decimos Hodu (=gracias) en el Halel y movemos el Lulab, tenemos que pensar que estamos expresando nuestra gratitud a quien gobierna los cielos, la tierra y los cuatro rincones del mundo.

EL SIMBOLISMO: Uno de los simbolismos de las cuatro especies es el siguiente: el etrog o «cidra» se asemeja en su forma al corazón, la fuerza que impulsa todas nuestras acciones. El lulab, que es una rama de palma, se asemeja a la columna vertebral, que permite que nos movamos. Las hojas de los hadasim (ramas de mirto), se asemejan en su forma a nuestros ojos, con los que contemplamos el mundo de HaShem. Y las hojas de las ‘arabot, las ramas de sauce, se asemejan a los labios, que dan expresión a nuestros pensamientos y sentimientos. «Tomamaos control» de nuestro corazón, nuestro cuerpo, nuestros ojos, nuestros pensamientos y nuestras  palabras, y elevamos todo nuestro cuerpo y nuestra mente, dirigiendonos hacia HaShem, omnipresente en los cuatro puntos cardinales del mundo, en la tierra y en los cielos .

BERAJÁ: Dos bendiciones se recitan el primer día de Sucot al tomar el lulab: 1. ‘al netilat lulab 2. shehejeyanu. La berajá  ‘al netilat lulab  se repite durante todos los otros días de Sucot.

Cuando decimos la bendición sobre cualquier Mitsvá, la bendición debe ser recitada «antes» de realizar la Mitsvá . Por eso,  algunas personas primero toman el lulab en su mano derecha y el etrog en la izquierda, pero con su florecilla (pitam) hacia abajo, al revés de como se debe tomar. Una vez que  se recita la berajá,  dan vuelta el etrog a su posición adecuada. Otros toman el lulab en su mano derecha y solo toman el etrog en la mano izquierda una vez que han recitado la berajá.

Las mujeres están técnicamente exentas de la Mitsvá del lulab. En la mayoría de las comunidades, sin embargo, las mujeres también realizan esta hermosa Mitsvá, lo cual, de acuerdo a todas la opiniones rabínicas, es muy meritorio. Los Rabinos están divididos en un detalle de este tema:  si la mujer debe o no debe recitar la berajá, tal como lo hace el hombre.  La costumbre Sefaradí es que las mujeres no recitan esta berajá, mientras que de acuerdo a la costumbre Ashkenazi, las mujeres dicen esta berajá.

Cada persona debe seguir las tradiciones de su comunidad.

Las cuatro especies, en Yerushalayim (Ingles, hebreo)

Sucot y las cuatro especies en Majane Yehudá, Jerusalem