AYUNO DE GUEDALIA: El exilio despues del exilio

0
4855
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Hoy observamos «Tsom Guedaliá», un día de ayuno instituido para recordar el asesinato de Guedaliá ben Ajiqam, gobernador de Yehudá (Judea) durante los días de Nebujadnetsar, rey de Babilonia. Este ayuno se observa hoy,  el tercer día del mes hebreo Tishrí (así es la pronunciación hebrea original del nombre de este mes), un día después de Rosh HaShaná.

A continuación presentamos una breve reseña histórica de los acontecimientos que llevaron a que se decretara en este día una jornada de ayuno público. 

Cuando Nebujadnetsar, el emperador de Babilonia, destruyó el Templo de Jerusalem (año 586 antes de la era común), asesinó a una gran parte de la población del Reino de Judea (Yehudá), cuya capital era Jerusalem. También llevó como cautivos de Babilonia a decenas de miles de judíos. Muchos otros judíos escaparon del ataque Babilonio hacia las naciones vecinas: Amon y Moab, lo que hoy es Jordania, o Edom, hoy parte del Negueb.  

Una vez que Jerusalem fue destruida, el Estado Judío independiente dejó de existir. Y Nebujadnetsar declaró a Yehudá como una provincia del imperio de Babilonia. Los babilonios permitieron a un sector de la población judía vencida, campesinos muy pobres, permanecer en Israel trabajando la tierra y pagando tributos a Babilonia. Nebujadnetsar nombró como gobernador de Judea a Guedaliá ben Ajiqam. Guedaliá pertenecía a una familia, que se había establecido en Babilonia desde el exilio de Yejoniá (597 AEC), Shafán, y que gozaba de la confianza del emperador. Siguiendo las directivas del profeta Yirmiyahu (Jeremias) Guedaliá se mantendría leal al rey de Babel a la espera que algún día permitiera a los judíos de Babel regresar a Judea.  Pero antes de que eso sucediera, ocurrió algo maravilloso que llenó de esperanza al pueblo judío.  Cuando Guedaliá fue asignado como gobernador,  los judíos que habían escapado a Amon, Moab y Edom regresaron jubilosamente a Israel. Se asentaron en la tierra, la trabajaron y cosecharon sus frutos con mucho éxito.   Con Guedaliá al mando, las perspectivas de volver a la normalidad y reconstruir el Bet haMiqdash eran meas reales que nunca.

Pero entonces ocurrió algo que nadie imaginó. Un hombre muy violento, descendiste del rey David, Yishma’el Ben Netaniá, se opuso a la designación de Guedaliá, diciendo que este último no pertenecía a la dinastía de David y no podía ostentar el cargo de gobernador de Judea.  Al mismo tiempo, Ba’alis, el rey de Amón (= hoy Jordania) sabía que si Guedaliá era el gobernador de Judea le sería más fácil a Babilonia conquistar a Amón. Ba’alis aprovechó el deseo personal de personal de Yishma’el dde proclamarse rey y lo animó a asesinar a Guedaliá, ofreciéndole su ayuda para el magnicidio y su apoyo politico para proclamarse rey y liberarse de Babilonia.

Al comenzar el séptimo mes hebreo (Tishrí) Yishma’el y un grupo de hombres muy violentos llegaron a la ciudad de Mitzpá, donde fueron cordialmente recibidos por Guedaliá con los honores debidos a un descendiente de la dinastía de David. Guedaliá había sido advertido de la posibilidad de un atentado contra su vida, pero se negó a dar crédito a sus informantes, convencido de que un Yehudí nunca mataría a otro Yehudí, y además, ¿por qué pondría en peligro las esperanzas de redención de todo el pueblo de Israel? Inexplicablemente Yishma’el y sus hombres asesinaron a Guedaliá y a los otros hombres que estaban con él en Mitzpá, incluyendo a algunos funcionarios Babilonios. 

Este asesinato se consideraba un acto de guerra e insubordinación a Nebujadnetsar. Un golpe de estado judío para independizarse er Babilonia.  Cuando la notica de este terrible crimen fue escuchada los judíos que se habían establecido en Israel tuvieron que huir a Egipto por miedo a las represalias de Nebujadnetsar. Y la tierra e Israel quedó una vez más sin población significativa.  Ahora las esperanzas de volver a Yerushalayim se desvanecían. Fue como revivir una vez más el exilio sufrido unos años atrás. Como si el Primer Templo se hubiera destruido por segunda vez. Y ahora, este nuevo exilio, había sido causado por un individuo de nuestro propio pueblo.

En recuerdo de esta gran tragedia nuestros Sabios instituyeron el Ayuno de Guedaliá el tercer día del mes hebreo de Tishrí.

.

¿Quiénes están exentos del ayuno de hoy?
Los menores de edad: niños menores de 13 años y niñas menores de 12 años están completamente exentos de este ayuno.
Las mujeres embarazadas están exentas del ayuno de Guedaliá.
Mujeres lactantes. En muchas comunidades Sefaradíes la tradición es que después de dar a luz las mujeres están exentos de ayunar durante 24 meses, incluso cuando ya no están amamantando a su bebé. En otras comunidades Sefardíes y en las comunidades Ashkenazíes sólo se excusa de ayunar a las mamás durante 24 meses si todavía siguen amamantando a sus bebés.  Consulte con el rabino de su comunidad respecto a la costumbre a seguir.
Una persona que se siente mal, por ejemplo, con síntomas de gripe o fiebre, o una persona con una enfermedad crónica, como  diabetes, no debe ayunar.
Las personas mayores de edad deben consultar con sus médicos para determinar si el ayuno afectará su salud. En cuyo caso están exentos de ayunar.
El ayuno se observa desde el amanecer de hoy hasta el anochecer.  
Vea aquí los horarios de su ciudad de residencia.